Actualizado 22/01/2007 18:31 CET

La Fundación Mapfre recupera el cubismo de Lhote en la muestra "André Lhote y los lenguajes de la Modernidad"

El Instituto de Cultura de la Fundación Mapfre acoge, por primera vez en España, la exposición André Lhote y los lenguajes de la Modernidad con la que se pretende reavivar la importancia de este artista, considerado uno de los más relevantes pintores del cubismo francés.

Los comisarios de la muestra, Françoise Garcia, conservadora de Patrimonio del Musée des Beaux-Arts de Burdeos y Eugenio Carmona, profesor de la Universidad de Málaga, destacaron la relación de Lhote con España --se exhiben dos cuadernos de bocetos que el artista hizo durante sus viajes por el sur y norte de España y sus particulares representaciones de ciudades como Sevilla, Toledo o Ávila-- y su respecto a la tradición con dentro de los lenguajes pictóricos de la modernidad.

La exposición abierta, del 23 de enero al 18 de marzo, reúne 75 obras, en su gran mayoría óleos, que proceden de prestigiosas colecciones internacionales como la del Ateneum Art Museum de Helsinki, el Musée d'art Moderne de la Ville de Paris o el Musée des Beaux Arts de Pau y están ordenados "casi cronológicamente" según explicó Eugenio Carmona, y en función de los diversos temas que Lhote trabajó en su vida como el paisaje, el tratamiento del desnudo, la vida en el puerto o la mujer burguesa, entre otros.

Durante la presentación, el comisario Eugenio Carmona destacó la "visión de modernidad" de este artista y su capacidad de "hablar con un lenguaje moderno de la realidad que le circundaba" sin olvidar el respeto a la tradición que dejó plasmado en sus textos.

En esta misma línea, resaltó su "gran capacidad teórica o reflexiva" sobre el arte en uno de sus principales textos teóricos que realizó para una conferencia que impartió en Madrid.

"ENTRAÑABLE Y SEDUCTOR"

Por su parte, el director del Musée de Beaux-Arts de Burdeos y el director del Musée des Beaux-Arts de Burdeos Olivier Le Bihan, apuntó que Lhote fue un autor, teórico e intelectual "entrañable" y "seductor" que supo "asimilar la tradición".

En la primera parte de la exposición, se exhiben sus obras más cercanas al fauvismo, así como algunos de sus primeros paisajes en los que se aprecia la influencia de Cézanne.

Pero el nuevo concepto de belleza y las nuevas formas de observar la naturaleza hicieron que Lhote planteara la posibilidad de otro enfoque cubista, como se muestra en esta exposición, que alcanza el reino de lo popular y lo actual, llevando un nuevo lenguaje a los temas de la vida cotidiana como la intimidad de la mujer, la vida de los puertos, la prostitución o la representación de la imagen de la sociedad burguesa.

DEL FAUVISMO A LA ACADEMIA

André Lhote, Burdeos, 1885 - París, 1962, iniciÓ su aprendizaje artístico en su ciudad natal, con un escultor ornamental y asistiendo a algunos cursos de escultura en la escuela local.

En 1907 se traslada a vivir a París, donde se desarrolla su primer estilo (entre 1907 y 1909), bastante cercano al fauvismo debido a su uso franco del color y la pincelada, así como a la simplificación de planos y volúmenes.

En 1909 obtiene el premio de estancia en la Villa Médicis fundada cerca de Evreux, donde pasará dos años de investigación que le orientarán hacia el cubismo. Su atención se dirige principalmente hacia el Cubismo de Salón abanderado por Gleizes y Metzinger, del que su propia pintura, a partir de 1911 es una digna representante.

Lo más destacable de su etapa madura se sitúa en el terreno de la pintura mural: desde su participación en la Exposición Internacional de las Artes y las Técnicas de París de 1937, con la ejecución de los murales del Palais de la Découverte, al conjunto de paneles Gloire de Bourdeaux para la Facultad de Medicina de su ciudad natal, de 1950.

Pero Lhote fue casi más conocido y valorado como profesor y por la calidad de sus escritos ya que desde 1918 se dedicó también a la enseñanza; impartió clases en distintas academias hasta que en 1922 fundó su propia escuela, la Académie Montparnasse, que le permitió influir en toda una generación de artistas más jóvenes.