Actualizado 25/10/2007 21:32 CET

Guillermo Summers y su mujer Marita se meten entre fogones

EL PRESENTADOR ACABA DE PUBLICAR "COCINA PARA VAGOS", SU TERCER LIBRO

Guillermo Summer y su mujer Marieta se meten entre fogones para presentar Cocina para vagos , el tercer libro que saca a la venta el veterano presentador, una divertida forma de acercarse a la cocina que no gasta prejuicios en usar enlatados y precocinados, en este recetario todo lo rico vale cuando se trata de experimentar. Según nos explica ella no hay mejor manera de reforzar los lazos matrimoniales pero la cocina también sirve para cultivar amistades ya que Cocina para vagos es también iniciativa del guionista Fernando García Serrano, otro veterano de la pequeña pantalla que se embarco en el proyecto llevado por el paladar y contando con la también inestimable y paciente ayuda de su mujer Paz. Los cuatro disfrutan como niños cuando descuelgan el delantal.

-¿Como surgió la idea de escribir Cocina para vagos ?

-Guillermo: A mi me gusta dibujar y a Fernando García le gusta mucho la cocina, el es muy creativo y yo soy un vago, de ahí lo de apostar por la Cocina para vagos , a mi me ha costado sesenta y seis años aprender a cocinar algo.

-Fernando: Yo con treinta no sabía hacer nada pero lo que más me ha gustado siempre en la vida ha sido comer, gracias a eso he ido poco a poco probando cosas nuevas y recopilando recetas. Esto es cocina en linea recta, siempre usamos el camino más recto para llegar a nuestros platos, no tenemos prejuicios contra las latas ni los precocinados aquí vale todo lo que esté rico.

-¿Cual es vuestra receta estrella?

-Fernando: La paella con bogavante es insuperable pero no es algo para iniciados.

-Guillermo: El revuelto de berberechos es una de las cosas más ricas del libro, los mancheguitos también están buenísimos, se hace con lomo a la plancha y mayonesa. Con este libro incluso las tradicionales lentejas con chorizo y morcilla se hacen en un momento.

-¿Admitís haber contado con ayuda femenina?

-Guillermo: Claro que sí, Fernando cocina como hobby pero yo confieso que lo máximo que hago en casa son unos huevos fritos. Todas las mañanas le hago el desayuno a mi mujer, tostadas y un buen zumo de naranja natural, todo con mucho cariño pero eso es todo lo que hago.

-Y las mujeres, ¿qué decís vosotras de esta aventura en la que os han embarcado?

-Paz: Lo bueno ha sido que probando unas y otras recetas nos hemos ido librando de hacer muchas cenas.

-Marita: Estamos encantadas de ayudarles. La vida es esto, divertirse e innovar, la cocina es una forma muy bonita de compartir para los matrimonios.

-¿Cómo se consigue perder el miedo a la cocina?

-Guillermo: Aún lo ignoro.

-Fernando: Probando y experimentando, este libro es cocina para uno mismo, para la familia y para los amigos.

-Dices que no cocinas pero ¿tienes un paladar exigente?

-Guillermo: No puedo ser exigente porque marina cocina muy bien, no tengo motivos para exigirla más, es una gran cocinera. Tengo buen paladar para distinguir pero como de todo y no protesto con calidades medias, me he tirado muchos años comiendo en el comedor de Televisión Española y eso es una prueba de fuego para cualquier estómago.

-¿Habéis descartado definitivamente volver a televisión Salas y tu?

-Guillermo: Somos demasiado mayores para esas cosas, ya estamos retirados de televisión.

-Como ilustrador, ¿eres aficionado a alguna tira cómica?

-Guillermo: No soy muy de cómic si tuviera que elegir Charlie Brown me ha gustado siempre mucho, casi más que Mafalda. Empecé dibujando cómic y de pequeño me encantaban pero superé esa etapa y ya de mayor he llegado incluso a odiar los dibujos animados. Ahora estoy dedicado a pintar pero he dibujado mucho. Mi hermano Manolo y yo hacíamos treinta dibujos diarios para televisión y quieras que no la destreza se te queda en la mano.

-Tu hijo ha heredado esa creatividad que te caracteriza...

-Guillermo: Estudió Bellas Artes y ahora es un pintor de los serios, me ha superado con creces, más quisiera yo tener su altura.

-¿En qué proyectos estás inmerso ahora?

-Guillermo: Tengo una exposición en Córdoba, se trata de una locura que me dio por hacer, escenas taurinas hechas a base de latas, Latauromaquia . Además de eso estoy enredado en experimentar con materiales reciclados, a partir de objetos de hierro y cosas que me encuentro modelo esculturas y la verdad es que me divierto mucho.

-¿Estas completamente recuperado de aquel pequeño susto que te dio el corazón?

-Guillermo: Creo que sí pero siempre digo que eso mismo pensaba veinte minutos antes de que me diera aquello. Estoy muy bien, estoy muy controlado y hago una vida normal. Como, bebo y hago todo lo que quiero, lo único que tengo que hacer es cuidarme el colesterol que fue lo que me hizo caer en aquel maldito infarto. Pasó muy rápido y no dañó el corazón, lo único que me ha dejado es una medicación adecuada.

-¿Para cuando una galería de arte propia?

-Guillermo: Me encantaría pero es muy complicado, no sólo hay que tener mucho dinero también hay que conocer el mundo del arte.