La incombustible Mercedes Milá vuelve con el "Gran Hermano" más longevo del mundo

Actualizado 10/09/2007 21:34:08 CET

"GRAN HERMANO NO ES SÓLO UN PROGRAMA DE TELEVISIÓN, SINO ALGO QUE FORMA PARTE DE MI VIDA"

Por fin vuelve Gran Hermano y esta vez llega a la pantalla cargadito de novedades. ¿Por qué tanta sorpresa? Tal vez porque después de batir el récord mundial de emisión, nada más y nada menos que nueve temporadas, sea más necesario que nunca volver a la esencia del primer Gran Hermano , donde todo era desconocido. Para descolocar al público y, sobre todo, a los concursantes, el reality cuenta con nuevas normas de funcionamiento pero en lo que no se la juega, y con razón, es en un cambio de presentadora.

Merdedes Milá, vuelve a la carga para presentar el programa que ha cambiado su vida, un formato en el que siempre ha creído a pesar de las críticas de sus propios compañeros de profesión. Ilusionada, o mejor, entusiasmada como el primer día, nos cuenta sus impresiones sobre los entresijos de Gran Hermano más longevo del mundo.

¿Qué supone para ti Gran Hermano?

Gran Hermano no es sólo un programa de televisión, sino algo que forma parte de mi vida. Estoy encantada de volver a presentarlo.

¿Qué se siente después de ocupar el cuarto puesto dentro de un ránking que ha medido la credibilidad de los comunicadores en España?

Después de Matías Prats, Iñaki Gabilondo y Luis del Olmo estaba yo, así que imagina, fue muy emocionante. Con Gran Hermano he tenido que aguantar mucha presión e insultos, muchos compañeros me comentaban que era una pena que yo participase en un programa como este. Pero yo me he defendido y el público así lo ha visto, he combinado Gran Hermano y Diario de siendo siempre la misma. El resultado de esta encuesta es la demostración de que si haces las cosas con rigor y en serio el público lo nota; ocupar el cuarto puesto en el ránking de credibilidad periodística ha sido el mejor regalo del año.

¿Tu hermano te ha felicitado?

Sí claro, además, mi hermano estaba entre los diez primeros periodistas españoles con más credibilidad, mis padres todavía no se han recuperado (risas).

¿Y no hay celos entre hermanos?

No existen celos entre mi hermano y yo porque lo que él hace no tiene nada que ver con los programas que hago yo. Soy una fan absoluta de su telediario, me parece que hace un grandísimo trabajo y él es seguidor de Gran Hermano y Diario de , así que no tenemos ningún problema.

¿Has preparado alguna campaña para este nuevo Gran Hermano como la antitabaco que organizasteis en ediciones anteriores?

He preparado novedades, pero prefiero no comentarlas hasta que me vean. Sólo voy a decir una pista: no va a ser como la edición de Gran Hermano del año pasado, que se utilizó el chaleco para dar mensajes a la sociedad. De momento no sé cual será la causa social que vamos a defender, pero estaremos siempre con los oídos muy abiertos para apoyar cualquier movimiento o causa que nos parezca de justicia.

¿Utilizarás nuevos estilismos?

Con respecto al estilismo, me voy a acoplar al plató de este año que es más grande y conlleva más espectáculo. Voy a ir vestida en función de eso y mis estilistas están pensando en ello.

En esta nueva edición, la audiencia, a través de sus votos, podrá decidir el emplazamiento de una cámara adicional dentro de la casa, ¿Qué pasaría si la quisieran colocar en el baño, por ejemplo?

Desde que empezó el programa hay un compromiso: nunca se emitirán imágenes innecesarias en el terreno íntimo, sea momento retrete o momento ducha; ni de sexo explícito, nosotros creemos en lo sugerente. Si alguien quiere sexo que se compre una película porno, esto no es un programa pornográfico sino un reality de convivencia en el que algunos concursantes se acuestan. Hay que ofrecer sugerencias pero nunca obviedades, las primeras son más divertidas.

Si pudieras elegir donde colocar una cámara dentro de la casa, ¿dónde la ubicarías?

No lo sé, porque la verdad toda la casa está cubierta por las cámaras pero si tengo que decir un lugar la pondría dentro de un armario, para ver las caras que los concursantes ponen cuando lo abren.

La casa de Gran Hermano este año es muy pequeña, ¿cómo la ves tú?

No lo sé, porque no la he visto al completo, lo que sí puedo decir es que estoy incomodísima dentro de la casa. No me gusta estar en la casa porque trabajo para la gente y si quiero estar lo más cerca del público debo permanecer fuera. Esta casa es muy especial, la gente va a vivir mucho aquí dentro y se va a jugar mucho, su futuro, por lo que hay que respetar las paredes de Gran Hermano .

"ME GUSTABA MUCHÍSIMO DAVID, UN CONCURSANTE DE LA QUINTA EDICIÓN, QUE ME RECORDABA A MI NOVIO DE AQUELLA ÉPOCA, CARLOS CASTILLO"

Todos los años te vemos contentísima de empezar una nueva temporada con Gran Hermano , ¿esta nueva temporada también estás así de ilusionada?

En este trabajo hay que estar siempre ilusionada y tener mucha curiosidad. Es una suerte tener la capacidad de entusiasmarse por las cosas y yo la tengo.

¿Y nunca te has cansado de presentar este reality?

Jamás. El año que no presenté Gran Hermano fue porque no pude trabajar durante todo el año en otro programa de la cadena, si las cosas hubiesen sido diferentes no lo habría dejado nunca.

El periodo de tiempo que pasa mientras presentas Gran Hermano tiene que ser muy absorvente. ¿No te quedas vacía cuando se termina el reality?

Sí claro, cuando termina Gran Hermano me quedo muy vacía, aunque, por otra parte, Diario de me llena muchísimo así que cuando se acaba el reality me agarro a este último.

¿No sigues ningún otro reality?

Sí, sigo algún que otro reality para seguir aprendiendo, pero con la intensidad que Gran Hermano no.

¿Podrías hacer un pronóstico de cómo será este Gran Hermano ?

Imposible. No conozco los perfiles de los concursantes como para saber lo que va a pasar, es más, espero que me sorprendan. A mí me gustaría que pasara de todo, como en la vida misma.

En más de una ocasión has dicho que ya no quieres dar más explicaciones de por qué presentas Gran Hermano .

No tengo que dar más explicaciones porque no me da la gana, estoy harta de dar explicaciones. He llegado a la conclusión de que el formato del programa es tan absolutamente potente que ya no tengo que dar explicaciones, sólo las gracias. Mucha gente me dice que hago el programa porque me pagan muy bien, efectivamente que me pagan bien, pero si presento Gran Hermano es porque me entusiasma el formato de este programa, me parece un producto televisivo sumamente interesante.

Has pedido cambios para esta novena edición del reality, ¿no te gustaban las estrategias?

No es eso, yo pedí cambios para renovar, para descolocar. A mí me gusta mucho descolocar a la gente en todos los ámbitos: en el amor, en la comida, en la amistad... me gusta desolocar, no dar nada por hecho porque eso es un seguro de vida.

Después de tantos años en el programa, ¿crees que conoces más la psicología de la gente?

Totalmente, Gran Hermano me ha ayudado mucho a conocer a la gente y a conocerme a mí misma.

¿Te has enamorado de algún concursante?

Enamorarme no, pero me gustaba muchísimo David, un concursante de la quinta edición, que me recordaba a mi novio de aquella época, Carlos Castillo.

¿Y has odiado a alguno?

Nunca he odiado a ningún concursante, pero sí he rechazado actitudes como la prepotencia, deslealtad, falsedad... todo eso no me gusta.

Si tienes un efrentamiento con algún concursante en el plató, ¿no te da miedo a que diga algo inconveniente?

¿Qué va a decir? En el programa no hay secretos. El problema del plató es que me implico tanto con el programa que a veces me paso de la raya, eso tengo que vigilarlo.

¿No crees que precísamente por tu implicación el público de Gran Hermano es tan fiel?

¡Pues si eso es así no sé que hacer entonces! Por una parte me critícan porque me implico, por otra, que si no me implico no me ven... ¿en qué quedamos? Habrá que ser como soy. Es mejor ser como uno es y si te equivocas pedir perdón.

¿Harías un informativo a tu manera, donde pudieses hacer lo que tú quisieras?

Todas las propuestas que me hacen las escucho con interés, porque lo he pasado tan mal en mi vida profesional y he tenido tantos momentos de cero trabajo que todo lo que me ofrecen, aunque sea la locura más grande, lo escucho con interés. Quién sabe si algún día haré un informativo a mi manera...