Inés Ballester vuelve los sábados a Televisión Española con "El día por delante"

La popular presentadora.
EP
Actualizado 04/06/2008 13:11:17 CET

"SIEMPRE HE SIDO DE LEVANTARME TEMPRANO, MUY ALEGRE Y CON LAS PILAS PUESTAS"

Inés Ballester vuelve a Televisión Española con un nuevo programa los sábados por la mañana que se llama El día por delante . La conocida presentadora había dejado en Semana Santa su programa diario que realizaba desde hacía seis años y fue sustituida por Pepa Bueno, que continúa al frente del formato.

Según asegura la valenciana, el año pasado ya empezó a estar cansada después de llevar tanto tiempo con el mismo programa y eso, unido a un giro en el que se le iba a dar más peso a lo informativo, dio paso a que Inés dejara definitivamente Por la mañana . Por aquel entonces, ya le hicieron la oferta de este nuevo espacio, con el que se encuentra radiante y feliz, ya que dice que la veremos más gamberra y divertida que nunca, como a ella le gusta.

Inés, te vemos muy ilusionada con este nuevo programa pero, en un primer momento, cuando acabó Por la mañana , ¿cómo te sentó?

Yo en el mes de junio le dije a Televisión Española que necesitaba un descanso largo. Llevaba seis años y estaba muy cansada, además es que estaba dispuesta a irme porque estaba muy agotada, cansada de los malayos y todo ese rollo, y necesitaba un respiro. Yo sabía que volvía en septiembre, y tuve una reunión con el director de la cadena en la que me dijo que estaban pensando en dar un cambio a las mañanas, tirando más hacia informativos y que eso me podría afectar a mí. Cuando pasaron las navidades, la audiencia era buena, y pensaba que a lo mejor terminaría la temporada, pero no fue así porque decidieron terminarla a la vuelta de Semana Santa. Y justo en ese momento en el que me llamaron para decirme que había llegado ese momento de cambio me propusieron este programa, que me puso como una moto, además me dejaron que escogiera equipo, aceptaron todas mis propuestas.

Así que estás contenta...

Sí, porque ya estaba cansada de los madrugones durante estos seis años (ríe), es un cambio, y además vuelvo un poco a mi registro de antes de hacer más el ganso, de reírme más. Hay gente que se va a sorprender porque ya llevaba muchos años haciendo lo de la mañana en un tono más serio, pero quienes me conocen saben que en este programa voy a ser más yo que nunca.

En tu vida, ¿cómo va a influir pasar de hacer un programa diario a hacerlo el sábado?

Todavía tengo que cambiar el chip porque me sigo despertando a las seis y media de la mañana, es tremendo, ¡ahora que puedo dormir!, lo que pasa es que yo siempre he sido muy madrugadora, incluso cuando trasnochaba, siempre he sido de levantarme temprano, muy alegre, con las pilas puestas, entonces si puedo sigo acercando a mi hijo al cole y ahora me cunde muchísimo el día. De todas maneras, estamos al principio y suelo ir casi todos los días a trabajar y ver cómo van las cosas. Me quitan el sábado, que yo siempre he dicho que para mí era un placer, el levantarme tranquilamente, estar en pijama hasta las doce, con miles de periódicos, suplementos, mi cafetera delante, era uno de mis momentos de mayor placer de la semana. Pero bueno, lo disfrutaré el domingo y luego el lunes, que tampoco está mal, así cuando todos trabajas tú sales a la calle y les das un poco de envidia (ríe).

¿Cómo ves ahora a Pepa Bueno, al frente de las mañanas?

Bien, Pepa es estupenda y yo creo que lo está haciendo fenomenal.

Cuando dejaste Por la mañana y de repente te ves un lunes en casa viendo a Pepa Bueno, ¿qué sensación tuviste?

Pensé que debería haber visto más la tele, porque sacaba defectos a todas (ríe). No,es broma, yo siempre digo que hay que ver mucho la tele, sobre todo para ver lo que no hay que hacer, y no es por criticar a las demás, sino por cosas que yo había hecho, en ese momento, pensaba lo bueno que hubiera sido si me hubiera podido ver en directo. He aprendido muchísimo viendo a las compañeras, machaqué a todas, cada día me ponía a ver a una, minutaba, apuntaba cosas,y al día siguiente comparaba las audiencias. Estaba como de ejecutiva en casa con pijama (ríe). Lo que he hecho ha sido no ponerme ni una gota de maquillaje en todo este tiempo.

¿Qué destacarías de cada una de ellas, de Concha, de Ana Rosa, de Susana Griso?

Susana está que se sale, ella sabe que desde que nos hemos ido nosotros ella se ha hecho un hueco, hacen más show, más espectáculo y le está funcionando muy bien. Ana es Ana, ella está de reinona y los tiene a todos dominados, Concha está subiendo, y Pepa creo que está buscando todavía el formato definitivo, pero como nos pasará a nosotros también. Se está haciendo una televisión de calidad y que cuatro mujeres estén llevando las mañanas a mí me gusta mucho, me parece que este país es un país interesante.

En el programa tenéis muchos colaboradores, y sorprende el fichaje de Cándida, ¿cómo surgió?

Creo que el director del programa ha trabajado algo con ella y lo tenía clarísimo. Yo la conocía de cuando hacía la radio con Gomaespuma, y la verdad es que es buenísima. El otro día nos tronchábamos de risa con ella. Es muy divertida.

¿Y en casa cómo han recibido que ahora vayas a trabajar los sábados?

Tendremos que cambiar un poquito los hábitos porque, evidentemente, los fines de semana van a ser distintos. Mi hijo ya es más mayor, así que si me escapo un fin de semana hasta el lunes estará encantado de quedarse una vez solo en casa, para qué nos vamos a engañar.

Inés, hasta ahora, ¿tu tele estaba apagada los sábados por la mañana?

Yo hacía un zapping, pero solía poner música, en mi casa siempre se ha puesto música a toda pastilla, así que habrá que hacer un cambio ahora.

¿Ahora te verán, no?

Eso espero, si no les mataré (ríe), les voy a pasar la lección. Mi hijo no sé si se habrá levantado a las 11.30, me imagino que me verá más bien hacia las dos (ríe).

A partir de ahora, que se acueste pronto los viernes para verte por las mañanas y ya está.

Sí, pero no es imprescindible para ver a los amigos salir por la noche (ríe), yo lo he transformado y hago comiditas con los amigos, en vez de cenas. Lo de la noche es que ya me puede, creo que cuando éramos jóvenes era una buena razón para vernos, pero también es que se puede quedar para cenar a las nueve y a las doce estar en la cama.

Tú te levantas pronto de forma natural como las madres que ya tienen ese hábito, ¿no?

Efectivamente, desde que tenemos al bebé ya te levantas, o bien por si se ha dormido, o luego para ver si ha llegado a casa (ríe)