Jordi Évole, el conflictivo "Follonero" estrena su propio programa

Jordi Évole.
EP
Actualizado 09/06/2008 13:26:08 CET

"PARA MÍ, ANDREU BUENAFUENTE ES COMO MI 'PAPÁ' TELEVISIVO, ME HA AYUDADO MUCHO"

Jordí Evolé, más conocido como 'El Follonero' por su colaboración en el programa de Andreu Buenafuente, se ha lanzado al mundo de la televisión, aunque esta vez sin la ayuda de su mentor. El gamberro de LaSexta no deja de lado su papel en 'Salvados', una saga de programas en los que se acercará a los hábitos e instituciones más arraigados de la sociedad española, como los toros, la Iglesia o el fútbol. En el primero de ellos, 'Salvados por la Iglesia', Evolé tratará de entrevistar a Rouco Varela, santificar a Federico Jiménez Losantos y conseguir que el Papa Benedicto XVII bendiga la guitarra del Chikilicuatre, además de recuperar a personajes entrañables de la televisión, como el Padre Mundina.

-¿Quienes son más duros de tratar, los políticos, los curas, los militares...?

-Con mucha distancia, el capítulo más duro ha sido el de la Iglesia. Los políticos están acostumbradísimos a que venga el graciosito de turno con el micrófono y les haga cuatro chistes, y se los comen, porque saben que les lleva a salir por la tele, tener votos y demás. La Iglesia no, está ahí desde hace dos mil años y ahí estará muchos más, no necesitan la tele ni nada, y menos un gracioso que quiera buscarle las cosquillas. Ha sido el mundo más hermético, cerrado, que cuesta franquear, aunque con excepciones, como un cura rural que te explica su día a día y te abre las puertas de su casa y de su Iglesia. Con eso te das cuenta de que la jerarquía eclesiástica no tiene nada que ver con el día a día de muchos curas que están ahí currándoselo.

-¿Y cómo es el mundo de los toros?

-Me lo esperaba como un mundo más sagrado. Y lo es, pero la gente es muy amable y nos han tratado bastante bien . Nosotros intentamos sortear un poco la susceptibilidad con estos temas, que son sagrados, porque esto en España es tan sagrada una misa como la vuelta al ruedo de un torero, pero hemos intentado no ofender, o no querer ofender con una voluntad expresa de ir a meter cizaña. A mí me gusta que la gente se exprese, explique su película, sea de un bando o de otro, y haciendo preguntas incisivas, pero que la gente se pueda explicar.

-¿Ha tenido algún problema en concreto al hacer el reportaje de la Iglesia?

-En el Vaticano, que es un mundo muy cerrado, todo el mundo se conoce, entonces al hacer la broma de Losantos, fue como una ficha de dominó, que cae una ficha y caen otras detrás. Lo de la santificación de Federico lo hicimos por la mañana, y por la tarde tuvimos la recepción oficial con el embajador, a la que estábamos acreditados. Yo creo que alguien que nos vio por la mañana haciéndolo, luego por la tarde dejo oír que podíamos ponernos a tirar en la embajada octavillas a favor de Federico, y por eso nos echaron. Pero es increíble el micromundo del Vaticano, donde hay muchos intereses y amistades. Para mí tuvo mucho mérito lo de llegar con la guitarra del Chikilicuatre hasta el Papa. Para nosotros lo de la guitarra era una anécdota, era para saber cuánto costaba acercarse al Papa de Roma, cuánto costaba tocarle, darle la mano o darle un regalo. Estábamos impresionados por la foto del tricornio, de hace un par de años, de unos guardia civiles que se lo dieron. Le dimos la guitarra porque el estreno del programa era el día después de Eurovisión. Pero se barajaron desde un sombrero cordobés hasta una barretina, ya que el Papa tiene mucha afición a ponerse gorros.. Yo creo que lo cogió porque todo el mundo que lleva regalos al Papa los enseña antes a la gente de seguridad, los muestran, los revisan. La seguridad que lleva el Papa es acojonante. Pero la guitarra nadie la miró, nadie hizo caso, porque al llevarla los novios todo tenía carácter festivo, y al dársela ya no levantó más sospechas.

-A pesar de que el programa es divertido, ¿cómo lo tomará la Iglesia después de haber dicho que ibais a marcar la casilla de las ONGS en la declaración de la renta?

-Nos da un poco igual , no es algo que nos afecte, suponemos que será polémico, Imagino que Federico hará algún comentario sobre nosotros el lunes, aunque ya los hace, así que no me sorprende, nos da igual.

-¿En qué está centrado el siguiente programa?

-Creo que en el segundo programa va a haber más secuencias con un poco menos de blancura. Tiene mucho OPUS, aunque también esté el cura rural que nos enseña su día a día, y nos muestra una cara que no tiene nada que ver con la oficial. También hay un infiltrado que va a confesarse con el mismo pecado a varios confesores a ver si nos aplican la misma pena, Hemos pensado hacer un confesometro pero lo estamos estudiando, porque lo que enseña es un poco duro. Es el mismo Richi de la campaña, el cubano que se infiltró en los mítines de Zapatero y de Rajoy, y estamos en un debate para ver si lo emitimos o no, ya que el secreto de confesión hay que tenerlo en cuenta. A mí, personalmente, me da igual , pero para otras muchas es un precepto muy importante.

-¿Habéis grabado ya todos los programas?

-No, aún no, hemos hecho dos sobre fútbol, ya que haremos dos especiales para la Eurocopa, pero el grueso del programa se grabará en Austria. El de toros lo tenemos bastante avanzado, y el ultimo no sabemos ni sobre qué va a ser.

-¿Mantiene una buena relación con su mentor, Andreu Buenafuente?

-Si, de puertas afuera si...

-¿Qué consejos le ha dado Andreu para afrontar su nuevo programa en solitario?

-Que lleve cámara siempre... que no me la olvide. La verdad es que me ha ayudado mucho, y esto que lo diga yo que lo pongo a parir cada dos por tres en antena, tiene su cosa. Para mí es un poco mi 'papá' televisivo, e incluso el día que vinimos a presentar el programa a la Sexta me acompañó.

-¿Ha hablado con Luis Aragonés?

-No he hablado con Luis desde que tuvimos ese incidente el día que lanzó las declaraciones de que cuántos mundiales había ganado Raúl. Nosotros estábamos grabando y unos aficionados le insultaron, y Luis saltó. Nosotros estábamos grabando a los aficionados pero también grabamos lo de Luis. La cámara no estaba oculta, aunque no la vio, por que sino no habría dicho eso. Yo creo que Luis Aragonés no se acuerda de eso, o eso espero...

-¿Cómo ha sido el contacto con el mundo del fútbol para hacer el programa?

Hay mucha diferencia entre cómo se muestra un futbolista retirado a una estrella, igual porque ahora ya no tienen tanta presión mediática. El otro día estuvimos con Michel, ex jugador del Real Madrid, y nos divertimos muchísimo. Ese mismo día fuimos a entrevistar a un actual jugador del Madrid, y fue todo lo contrario. Parecen intocables. Los curas son muy difíciles, pero los jugadores son como estrellitas frágiles, que parece que no puedas tocar, y cuesta que te den una declaración interesante. Luego tienes sorpresas de chavales jóvenes , como uno que juega en el Valencia, Albiol, que fue todo un showman, o Xavi o Pujol, del Barça.

-En su programa una de las secciones es una entrevista en profundidad, ¿A quién se la hará en el programa sobre fútbol?

A Michel. Había un cántico en su época que cantaban en todos los campos, y él, con los años lo ha asumido. Una de las preguntas era; Michel, completa esta frase: Michel, Michel, Michel... Y el contesta. Maricón. Es sensacional.

-¿Sabía el padre Mundina de qué iba el programa antes de colaborar?

-El sabía que era un programa de tono distendido, ademas a él le gusta mucho ayudar a la gente joven con problemas, como nosotros. Estuvo encantado de sacarnos del arroyo, se ha dedicado mucho a ayudar. Se encontraba a veces a un yonqui en el metro, les echaba una bronca del copón, les da diez euros y les decía que un día les fuese a ver, y a veces, muy pocos, acaban yendo a verle. Es muy entrañable y peculiar.

-¿Ha habido respuesta por parte del Vaticano tras entregarle la guitarra del Chikilicuatre al Papa?

-El Vaticano no dice nada, ni bueno ni malo. A la Sexta tampoco. Yo creo que lo habrán visto y no habrán sabido ni lo que era, habrán pensado que era el juguete de un niño español, o igual sí, si es que ha llegado a Italia lo de la guitarra del Chiki Chiki...

-¿Hubo actitudes incomprensibles en su visita al Vaticano?

-No se qué coño se pensaron que íbamos a hacerle a la Embajada, se pensaron que íbamos a reventar el acto y eso no es algo que nos guste. Nos gusta ir y participar, y muchas veces la gente se lo pasa bien con lo que hacemos. Aun hay gente que piensa que cuando te ve en un acto vas a reventarlo, y yo creo que eso pasó en la Embajada.

-A Federico Jiménez Losantos le has llamado ponderado , igual eso no le gusta...

-Federico no se puede quejar de lo que hemos hecho, estamos diciendo que ha conseguido un milagro, que es multiplicar la audiencia de la Cope, y un segundo milagro, que en un país que va hacia la crisis económica le han renovado el contrato, o sea que más milagro que eso no hay.

-Con tanto trabajo, ¿te queda tiempo que dedicar a otras cosas?

-Bueno, tengo abandonada a mi familia y una demanda de separación de mi mujer....

-¿Se esconden de ti por la calle por miedo de que les hagas algo?

-Lo que se piensan que van a salir perjudicados sí, pero muchos, incluso en una iglesia, me decían: ¿Qué pasa, que ya vienes a liarla?

-¿Van a salir todas las cadenas en el especial que tiene previsto acerca de la televisión?

-Sí, van a salir otras. El primer capítulo intentará demostrar eso que nos dicen la gente de que toda la televisión es mentira, intentar comprobar si esa frase es verdad, en algunos casos. Hacemos un experimento en un programa que no es el nuestro.

-¿Vais a volver a intentar concertar una entrevista con Rouco Varela, ya que el primer intentó ha resultado fallido?

-Él nos dice que llamemos al gabinete de comunicación, pero hemos llamado, y ¿a ti te han contestado?. Todavía no nos han dicho nada ni nos lo dirán. Estamos pensando en entrevistar a la sobrina, que esta mas accesible... Rouco es quizás uno de los tíos que más impresiona. Cuando se acerca y lo tienes delante...

-¿Cree que todavía nos sentimos aplastados por la autoridad de la Iglesia?

-Yo creo que sí, al menos yo. Si has tenido una educación con un componente religioso, en mi caso moderado pero que lo ha habido, es un mundo que no sé qué tiene. Hubo una visita a casa de un obispo, y vive en un palacio episcopal, y a medida que subíamos escaleras y te vas cruzando con sotanas, alzacuellos y demás, llegué a la sala acojonado...