Actualizado 26/03/2008 16:46:05 +00:00 CET

Julio Murillo pone en entredicho la muerte de Hitler en su novela ''Shangri-La'', ganadora del Premio Alfonso X El Sabio

Julio Murillo, junto a su obra "Shangri-La".
EP

LA NOVELA FINALISTA ''EL VENENO DE NAPOLEÓN'', DE EDMUNDO DÍAZ CONDE, JUEGA CON EL POSIBLE ENVENENAMIENTO A NAPOLEÓN

La novela de Julio Murillo, ''Shangri-La. La Cruz bajo la Antártida'' ganadora del VIII Premio de Novela Histórica Alfonso X El Sabio, pone en entredicho la muerte de Hitler en el búnker de Berlín. Mientras que la novela finalista de este galardón, ''El veneno de Napoleón'', del escritor Edmundo Díaz Conde, juega con el posible envenenamiento del emperador francés. La novela ganadora ha obtenido 50.000 euros y la finalista, 15.000.

El periodista y escritor, Julio Murillo reconoció hoy en rueda de prensa ser un "apasionado de la historia". La elección de la II Guerra Mundial fue para el escritor "todo un reto" ya que se trata de un periodo histórico sobre el que "todavía existen grandes lagunas informativas sin aclarar" y que sigue provocando "una gran curiosidad". La extraña y todavía incierta desaparición de Hitler y la sospecha de que no murió realmente en el búnker son el punto de partida que permite a Murillo fantasear el que pudo ser el destino de Hitler.

Finalista de este mismo premio en 2005 con su primera novela 'Las Lágrimas de Karseb', Murillo comentó que, esta vez, quería cambiar de registro y centrarse en la historia contemporánea a la que no había dedicado ninguna novela y señaló que 'SHANGRI-LA. La Cruz bajo la Antártida' fue concebida con el carácter de un thriller.

EL REFUGIO

Un periodista recibe una fotografía perturbadora de un biólogo noruego desaparecido durante una expedición científica a la Antártida, "una imagen imposible" que le lleva a entender que toda la Historia de la segunda mitad del siglo XX se construyó sobre "una monumental mentira que no terminó en 1945; y que en la Conferencia de Potsdam, Churchill, Stalin y Truman optaron por silenciar un hecho terrible e inquietante", alegó Murillo.

En cuanto al título, Murillo explicó que desde 'Horizontes perdidos', la película de Capa donde unos aviadores se estrellan en el valle de Shangri-La del Himalaya, éste fue sinónimo de refugio. "Esta idea de refugio se acentuó cuando un comandante de la marina nazi declaró que habían logrado crear un 'shangri-la al otro lado del mundo", concluyó.

NOVELA ROMÁNTICA

Por su parte, Edmundo Díaz Conde señaló que su intención al escribir 'El veneno de Napoleón' fue ambientarla en la época apasionante de la Revolución Francesa y situar a dos personajes Napoleón y 'el sin nombre' en el centro de ésta. Díaz Conde, quien admitió que le influyó a la hora de elegir el tema que este año se celebre el bicentenario de la Guerra de la Independencia, también defendió en su trama que Napoleón murió envenenado, "en contra de las últimas investigaciones realizadas". Por eso, su protagonista, que ni siquiera tiene nombre y que es abandonado de niño en un prostíbulo, "se convierte en el experto en venenos más temido de París", espetó.

El finalista del Premio informó que concibió la estructura del libro "por entregas, como las novelas del siglo XIX, para que incluyese grandes dosis de aventuras y romanticismo". 'El veneno de Napoleón' es una obra épica cuyo desarrollo no hubiese sido posible sin la ayuda de su mujer, que le ayudó a profundizar en el mundo de las emociones femeninas, que calificó de "mucho más maduras que la de los hombres".

El jurado del Premio Alfonso X El sabio elegió a ambas novelas entre las 253 obras presentadas en esta octava edición, convocada por la editorial Martínez Roca y la Caja Castilla la Mancha. El jurado estuvo integrado por: Ana María Matute, Almudena de Arteaga, Soledad Puértolas, Jesús Sánchez Adalid, Juan Sisinio Pérez Garzón, Felipe Pedraza Jiménez, Martín Molina y Carmen Fernández de Blas, como secretaria del jurado sin voto.