Actualizado 19/05/2008 14:33:16 CET

Manu Tenorio ahora cantante de zarzuela

Manu Tenorio, el cantante sevillano participará en una zarzuela.
EP

EL POPULAR CANTANTE COMIENZA EN JUNIO LA GIRA DE SU ÚLTIMO TRABAJO "TRES PALABRAS", UNA SELECCIÓN DE CLÁSICOS CUBANOS QUE PRESENTA AL MÁS PURO ESTILO DE LOS AÑOS TREINTA

Manu Tenorio se lanza a la aventura de cantar zarzuela. El sevillano, que está a punto de comenzar la gira de su último trabajo, participará en el homenaje a Federico Chueca que ha preparado el Ayuntamiento de Madrid para celebrar las Fiestas de San Isidro. Una zarzuela muy especial en la que compartirá reparto con gente tan dispar como Greta, Las Supremas de Móstoles, Malú, David Venancio Muro o Charo Reina entre otros. Manu ha regresado a la escena musical con su cuarto disco Tres Palabras , una selecta recopilación de clásicos cubanos de los años treinta y cuarenta con los que ha querido homenajear a Omara Portuondo. El cantante compagina su época de más trabajo con los preparativos de boda, en septiembre contraerá matrimonio con Silvia, la periodista con la que comparte su vida desde hace más de un año, el cantante parece haber encontrado la felicidad a su lado y no duda en reconocer que le gustaría ser padre pronto.

-¿Les ha costado mucho convencerte para que participaras en el proyecto?

-Que va, dije que si desde el principio, con los ojos cerrados, ha sido luego cuando he empezado a asustarme. Me lo estoy pasando muy bien pero he de reconocer que lo estoy sufriendo un poquito, dentro del equipo hay gente con mucha experiencia pero están siendo muy pacientes conmigo.

-¿Impone mucho la zarzuela?

-Me da mucho respeto, es un reto bastante importante para mi porque he escuchado mucha zarzuela en mi casa a lo largo de toda mi infancia pero cantarla de manera profesional nunca la había cantado. Me está costando trabajo pero sé que voy a disfrutar.

-¿Con que nos vais a sorprender en Plaza Mayor de Chueca?

-Se trata de un homenaje a Federico Chueca, es un espectáculo muy divertido y la gente lo va a disfrutar mucho. Se trata de una mezcla de fragmentos de Agua, azucarillos y aguardiente , El bateo y La Gran Vía con un toque moderno. Una versión concierto de ciento cincuenta personas trabajando juntas para darle a Madrid la zarzuela que se merece en sus fiestas.

-¿Te vamos a ver vestido de chulapo?

-No, voy a vestir de frac pero no me importaría.

-¿Te ha costado mucho sacar tu lado más chuleta?

-Se hace lo que se puede, lo he practicado bastante e intento sacar la chulería pero lo que hago mayormente es cantar.

-Ya no queda nada para que comiences la gira...

-El treinta de este mes la presento en directo en la sala Galileo Galilei. Los discos son la justificación para hacer una gira, lo que se disfruta realmente es el directo con la gente, ofrecerles tu arte y cantan las canciones contigo. Lo que más se disfruta es la puesta en escena.

-¿Qué tres palabras te definen a ti?

-Me quedo con un clásico bolero de la tuna: Alma, corazón y vida, esas tres palabras son las que me encarnan de manera más fiel. La música es mi vocación y en ella lo pongo todo.

-¿Qué tal van los preparativos de boda?

-Ahí andamos, quedan muchas cosas aún por concretar pero faltan todavía unos meses por delante así que estamos tranquilos.

-¿Agobian tanto como se dice?

-No, la verdad es que no pero no puedo hablar mucho porque he de confesar que me ocupo de poco, me estoy limitando a dar el OK a Silvia, si o no, nada más.

-¿Sabéis ya en qué iglesia será la boda?

-No, aún no, faltan muchas cosas por ultimar.

-¿Qué has encontrado en Silvia?

-Todo, Silvia ha hecho suyas mis inquietudes, mi lucha y mis frustraciones, gracias a ella me siento un poco menos solo en el mundo.

-¿Para cuándo una familia propia?

-Si todo sigue como está no creo que tarde mucho, ya no soy un crío y no me gustaría ser demasiado mayor cuando naciese mi primer hijo.

-¿Echas de menos Sevilla?

-Sí, la verdad es que sí, pero tampoco es malo distanciarse un poco porque cuando vuelves a encontrarte con tus raíces produce mucha satisfacción. Se me pone la emoción a flor de piel cada vez que me reencuentro con mi gente. Es bueno distanciarse para poder volver a llenarte de tu ambiente y sentir la fuerza de la calle que te vio crecer.

-Dicen que en la cumbre uno siempre esta sólo...

-Sí, ahora no estoy ni mucho menos en la cumbre pero en una etapa de mi vida sentí lo que era aquello y la verdad es que no me gustó demasiado, es una vida muy aislada. La gente no te entiende como tu quisieras, no te comprende como a un ser humano cualquiera, sólo ven las luces de las cámaras y eso te mantiene demasiado aislado.

-¿Disfrutas ahora más la profesión?

-Sí, ahora estoy mucho más a gusto, me gusta vivir de lo que hago pero no me gusta ser un esclavo de la profesión, ahora siento que hay un buen equilibrio entre mi vida profesional y mi vida personal.