Actualizado 16/05/2007 21:27 CET

"Móvil" de Sergio Belbel llega al Centro Dramático Nacional de la mano de Miguel Narros

LA OBRA CRITICA EL USO QUE EL HOMBRE HACE DE ESTE ARTILUGIO MODERNO "QUE LE ENTIERRA EN UNA NUEVA PRISIÓN", SEGÚN EL DIRECTOR DE ESCENA

'Móvil', de Sergio Belbel, llega al Teatro María Guerrero del Centro Dramático Nacional de la mano del director de escena Miguel Narros. La obra critica el uso que el hombre hace de este artilugio moderno "que le entierra en una nueva prisión", según declaró hoy el propio director de escena.

María Barranco, Nuria González, Raúl Prieto y Marina San José dan vida a los cuatro personajes (dos madres y sus respectivos hijos) de esta función (estrenada el 23 de febrero en Alicante), que tiene como desencadenante un atentado terrorista. 'Móvil' narra así la historia de dos mujeres, Sara y Claudia, y de sus hijos, Jan y Rosa. Cuatro personas que se comunican casi exclusivamente a través de sus teléfonos móviles y cuyas vidas se entrecruzan en un aeropuerto donde acaba de producirse un atentado con bomba que transformará sus vidas.

Precisamente estos cuatro personajes apenas se encuentran en escena. Existe entre ellos una serie de "paredes inexistentes" y esto convierte la obra en "difíciles monólogos", según explicó la actriz María Barranco que encarna a un ama de casa que empieza a tomar las riendas de su vida.

Raúl Prieto (Jan) es un joven con mucha vitalidad que, sin embargo se encuentra muy atado a una persona. "Su desarrollo en la obra es el proceso de ese desligamiento", declaró el actor.

Por su parte, Nuria González interpreta a Claudia, "una mujer que ha encontrado su sitio en el mundo y se aferra a él aunque en esta obra pierde el suelo", dijo la actriz. Finalmente, Rosa (Marina San José), "es una chica moderna en apariencia pero muy tradicional en el fondo, que se subestima aunque consigue demostrar su fortaleza".

DOBLE CRÍTICA

Para Narros, que bucea ahora en esta dramaturgia contemporánea después de haber dirigido 'Así es (si así os parece)' de Pirandello para el CDN esta temporada, la obra de Belbel ofrece "una doble crítica: al móvil por un lado y al ser humano que se ha dejado vencer por él por el otro", dijo. El director de escena añadió que esta fábula, como la define su autor, muestra el "egoísmo" humano mientras el espectador asiste a la capacidad que tienen esos personajes de matar a través del móvil. "Estamos enganchados al móvil y, en ocasiones, peligrosamente. Debería ser un elemento liberador pero también es un elemento de muerte", apostilló.

DIFÍCIL PUESTA EN ESCENA

El hecho de centrar toda la dramaturgia en la comunicación a través del móvil, ha dificultado mucho la puesta en escena. El espacio sonoro y la música que ha creado al respecto Luis Miguel Cobo ayudan a solucionar esta cuestión.

Narros precisó que se ha recurrido a una "relación natural y normal" de los personajes a través del móvil, "unos seres que están atados a la vida por cordones umbilicales de los que no saben desligarse", explicó.

El humor también está presente en esta función aunque como dice Belbel y recordó Narros "es como una carcajada en mitad de un funeral solemne". "Hay un grito amargo que es el que puede con todo", agregó.

Por último, Miguel Narros comentó alguno de los proyectos en que está embarcado. Concretamente 'El beso de Judas', de David Hare, sobre la vida de Oscar Wilde.