Muere el hijo de John Travolta tras sufrir un ataque debido a una extraña enfermedad

Actualizado 10/01/2009 12:59:56 CET
- Reuters

MADRID (EUROPA PRESS)

Inicio de año trágico para John Travolta y su familia. El hijo mayor del actor, Jett, de 16 años, falleció el pasado sábado en la residencia que Travolta posee en el Old Bahama Bay Hotel, en las Islas Bahamas. Jett fue encontrado en la bañera por una de las empleadas del hogar y trasladado inmediatamente al Hospital de Freeport, pero los médicos no pudieron hacer nada por salvar su vida. En un principio, se especuló con que el joven hubiera muerto a causa de un golpe en la cabeza tras sufrir un ataque provocado por la extraña enfermedad que padecía, el Síndrome de Kawasaki. Pero, después de realizar la autopsia, se supo que Jeff había fallecido debido a un ataque y no como consecuencia del golpe que sufrió al desmayarse en la bañera. Según han confirmado los abogados de la familia, Jett Travolta sufría graves y frecuentes ataques que conllevaban la pérdida de la conciencia, pero le habían suspendido la medicación por miedo a serios efectos secundarios.

En medio del dolor provocado por esta pérdida, John Travolta y su esposa, Kelly Preston, que tienen otra hija, Ella Blue, de 8 años, han tenido que enfrentarse a los rumores que apuntaban a que su hijo pasó más de diez horas solo. La pareja ha manifestado su malestar por estas informaciones, pero ha querido compartir su dolor con todos sus seguidores a través de la página web del intérprete. "Jett era el hijo más maravilloso que unos padres podrían desear, y enriqueció las vidas de todas las personas con quienes se encontró. Tenemos el corazón roto porque el tiempo que compartimos con él fuera tan corto. Conservaremos el tiempo que compartimos con él por el resto de nuestras vidas", afirma el matrimonio, quien también agradece todas las muestras de cariño recibidas en estos momentos, sin duda los más tristes de sus vidas.

Por otra parte, Amy Winehouse ha recibido una oferta de trabajo fuera del mundo de la música. La prestigiosa marca de ropa británica Fred Perry le ha ofrecido la posibilidad de diseñar su propia colección, algo que ha ilusionado sobremanera a la diva del soul. Tanto es así, que Amy ya ha presentado varios bocetos con sus ideas. Esta nueva faceta como diseñadora confirma que la cantante está dispuesta a iniciar una nueva etapa en su trayectoria artística, empañada en los últimos meses por los escándalos con las drogas y por su debilitado estado de salud. De hecho, parece que Amy se ha pasado a la vida sana; hace unos días pudimos verla jugando al fútbol en una playa del Caribe y ella misma ha comentado que ha cambiado las patatas fritas, el curry y el pollo frito por las frutas y las verduras. Esperemos que la recuperación de Amy no se quede sólo en buena intenciones y que la inglesa vuelva pronto a los escenarios.

Si Amy Winehouse espera su momento para regresar al espectáculo, Daniel Craig está viviendo la etapa más dulce de su carrera. El actor ha confesado que meterse en la piel de James Bond le ha salvado de la crisis de los cuarenta, ya que está afrontando esta década como el agente 007 y no como él mismo, mientras "conduzco un Aston Martin y visto con un traje hecho a medida y estoy rodeado de mujeres hermosas". Además, el papel de Bond ha convertido a Craig en el actor británico mejor pagado del momento, algo a lo que él no aspiró jamás. "Yo sólo quería hacer una forma de vida de ello. Ya sabes, pagar el alquiler y disfrutarlo. Pero la idea de ganar grandes cantidades de dinero y tener este éxito no pasó por mi cabeza", declaró el intérprete a 'contactmusic.com'. No obstante, a pesar de todo lo bueno que le está deparando ser el agente secreto más famoso del cine, Daniel Craig no tiene prisa por protagonizar una nueva aventura de Bond.

En la crónica nacional, Fernando Alonso ha sufrido un percance con su jet privado en Kenia. El accidente parecía grave, ya que el diario italiano 'Corriere della sera' publicó que el piloto asturiano había salido ileso después de que una de las alas del aparato se rompiese cuando iba a despegar. Sin embargo, el representante de Alonso, Luis García Abad, aseguró que el bicampeón del mundo no se encontraba en el interior del jet cuando esto ocurrió y que el ala se rompió al chocar con una caseta del aeropuerto cuando lo aparcaban. "No os creais todo lo que se publica porque no siempre es cierto", señaló. Fernando Alonso se encontraba en el país africano con su esposa, Raquel del Rosario, y sus cuñados invitado por el propietario de Renault, Flavio Briatore, que posee una espectacular mansión en el país africano y todos los años organiza una exclusiva fiesta de fin de año. Una pequeña aventura africana que afortunadamente se quedó sólo en eso.