Myriam Gallego protagoniza junto con Leonardo Sbaraglia la película "Concursante"

Actualizado 11/04/2007 20:47:44 CET

LA ACTRIZ GALLEGA, PROTAGONISTA DE LA SERIE "PERIODISTAS", COMPAGINA SU TRABAJO CON SU PASIÓN: LA MÚSICA Y EL CANTO

Nos reunimos con ella en el restaurante Furama, de Madrid. Un local con cierto toque oriental. Al llegar, Myriam Gallego se queda prendada de una mesa que alberga una pequeña fuente de agua. Puntual y dispuesta a lo que le echen poniendo la mejor de las sonrisas. Se nota que es madre (desde hace tres años y medio), como ella dice es toda una madraza . Luna, su niña, comparte con ella su pasión por la actuación, la música, el baile, la pintura... Sin duda, Myriam será sólo el principio de una familia de actores.

A esta gallega de voz angelical la hemos podido ver en las series de televisión Lobos y Periodistas . Ahora podemos disfrutar con su trabajo en Concursante , la nueva película de Rodrigo Cortés, donde comparte cartel con el atractivo argentino Leonardo Sbaraglia.

¿Por qué tenemos que ir a ver El concursante ?

A mí me ha interesado esta película primero por el guión, porque es muy inteligente, ácido, irónico. Es una tragicomedia maravillosa. Yo ya había visto algún corto de Rodrigo (Cortés), me apasionó el de Quince días . Tuve una reunión, enganchamos y empezamos a hacer la película. La historia me es muy fácil de vender, porque es un producto muy bueno.

¿Cómo es Laura, tu personaje?

Laura es una mujer de treinta años, fotógrafa. Si tuviese una escala de valores, el dinero sería su primer valor. A partir de ahí va todo: el amor, la familia... pero lo que a ella le importa es el dinero, el estatus social y tener un poder en la sociedad. Es un poco vampiresa en la relación con Martín (Leonardo Sbaraglia). Absorbe la personalidad de Martín para cambiarla y poco a poco lo va llevando a su terreno. Por ella Martín entra en este concurso. Ella es la que le lleva de la mano, es su guía hacia los infiernos.

¿Hay algo en común entre tú y tu personaje?

Nada, nada... ¡Es una loca! No tenemos nada que ver. Por eso a mí me interesa, porque el personaje de ella es muy alejado a mí.

"LUNA Y YO JUGAMOS MUCHO EN CASA A QUE SOMOS ACTRICES, NOS PINTAMOS, NOS MAQUILLAMOS"

¿Te importa tanto el dinero como a tu personaje?

A mí el dinero claro que me importa, quiero comer todos los días y tengo una hija. Cuando eres mamá, evidentemente, te importa llegar a fin de mes. El dinero lo necesito para vivir, pero no necesito tener el megacoche ni la megacasa. Necesito a mi gente. Yo soy muy de mi gente.

¿Qué te gusta hacer en tu tiempo libre?

Soy muy de casa, muy de parques, aunque no me hace mucha gracia bajar todos los días al parque, es agotador, pero me encanta porque es parte de mi vida ahora mismo. Soy muy de mi pareja, de hacer comidas en casa y de ir al campo. Si tengo un fin de semana libre me voy a esquiar, o a mi pueblo con la nena. Me gustan los deportes de riesgo, y soy muy poco de sofá, porque tengo mucho nervio.

¿En qué ha cambiado tu vida desde que has sido madre?

Ahora miro más los proyectos. Me planteo qué giras puedo hacer. Si el proyecto realmente merece la pena, lo hago y para adelante. Yo quería ser madre, era lo primordial en mi vida, pero mi trabajo es mi otra parte de equilibro. Yo sin Luna no soy nada y sin mi trabajo tampoco. Si antes me levantaba a las nueve, ahora me levanto a las siete y cuarto para preparar el desayuno, llevarla al cole, me la traigo a comer. Soy muy madraza.

¿Por qué la habéis llamado Luna?

Tiene cara de luna, blanquita con ojos negros.

Si tienes una gira de teatro, ¿va Luna contigo?

Hasta ahora nunca me la he llevado, intento no cambiar el ritmo de Luna para nada. Ella va al cole ya, tiene tres añitos y medio, y si falta que sea por enfermedad, nunca por problemas míos. No quiero romperle su espacio. Que si lo tengo que hacer en un futuro, yo no lo sé, pero de momento no. Ella sabe que su mamá es actriz, y jugamos mucho en casa a que somos actrices, nos pintamos, nos maquillamos, y ya está.

Si te sale actriz, ¿que harías?

Solo la incentivo porque tengo una parte creativa, entonces pintamos, cantamos, bailamos, hacemos gimnasia, pero porque me gusta que tenga esa parte activa. ¿Que ella elige esto? Yo la apoyaré, pero si puede ser panadera o fontanera, yo también estaría encantada.

"DE NO SER ACTRIZ, ME HUBIERA GUSTADO HACER UN TRABAJO DE AYUDA SOCIAL EN ÁFRICA"

Desde niña, ¿siempre has querido ser actriz?

Yo no sabía lo que era la palabra actriz, mi familia no tiene nada que ver con este mundo, pero sí me gustaba. Desde pequeña yo era la típica de la clase que salía al escenario, la que cantaba, la que bailaba... Sí, estaba muy relacionada con esto. Cuando empecé en el Instituto me metí en la compañía de teatro del Instituto y ahí ya lo tuve claro, gracias a Begoña Muñoz, que fue mi profesora, mi guía espiritual en todo esto, la mujer de mi vida.

Si no hubieras sido actriz, ¿qué estarías haciendo ahora?

De pequeña decía misionera, porque era lo que tenía metido en la cabeza. Yo creo que hubiese tirado por algún trabajo de ayuda social. No sé en qué tipo, pero creo que eso me tira mucho. Irme a África o a otro sitio con mi maletuca, lo que pasa es que no estoy formada, pero me hubiera gustado.

Cuando en tu casa dijiste que querías ser actriz, ¿cómo se lo tomaron?

No me dijeron nada, me vieron con las ideas muy claras. Me imagino que mis padres, en sus adentros, pensarías: Dios mío, qué miedo . Sobre todo mi padre, mi madre quizá lo tenía más claro. Me imagino que mi padre hubiese preferido que fuese médico, arquitecto, algo con más futuro y menos caótico. Pero me parece normal, yo soy actriz y lo pienso de Luna. Pero nunca ninguno de los dos me ha dicho nada. Me imagino que se lo han comido en silencio, y a mí me han dado mucho apoyo. Me han dado todo el dinero que podían, que era bien poquito. Nos somos de familia rica, ni mucho menos, somos obreros todos.

¿Qué sientes cuando vuelves a tu tierra -Galicia- y te reencuentras con tu gente de siempre?

Yo soy de Orense, que es una ciudad pequeña, y allí más o menos todo el mundo se conoce. A mí ya me conocían porque mi padre tenía un bar, y como eso es tan pequeño, me llamaban la niña del bar Gallego . Luego fui muchos años la niña de la tele , la niña del teatro ... Pero la gente del pueblo sigue igual, le da igual que sea bombero o lo que sea. Yo soy la hija de. A mí eso me parece estupendo. Por eso allí me siento muy relajada.

Te has instalado en Madrid, pero ¿echas de menos tu tierra?

¡Mucho! Lo que pasa que ahora veo imposible irme a mi tierra. Cuando llegas a una posición en esta carrera, a lo mejor te lo puedes permitir, pero yo no estoy en ese sitio, yo estoy en el currar día a día. A lo mejor llegas a ser X personaje, y puedes irte más alejado y ahí ya te llaman. Yo aún estoy en la vorágine de que mañana tienes una prueba con tal director y tienes que estar aquí. Mi sueño es tener mi casita en el norte con mi terreno y mis lechugas. Poder pintar, escribir. Todo lo que toca el arte es lo mío: pinto, canto... A mi nivel y para mí, pero es lo que me llena.

¿Qué sientes cuando estás sobre un escenario?

Es un subidón de adrenalina tan gordo que yo digo: la gente, si fuera actor, no se drogaría . Este subidón es una adrenalina tan pura que me imagino que es un poco sensación de drogas a muerte, pero que acabas y estás estupenda, no tienes el resacón del vino o de lo que sea. Y después, es diferente lo que sientes en cada medio. A nivel de sensación, la más brutal para mí es el teatro, porque es salir y oír respirar. Es una respuesta inmediata, oyes la risa, el lloro, ves las caras, y tu interpretación varía. En el cine no, en el cine sí sientes a tu equipo, pero es distinto.

¿Qué otros proyectos tienes?

Ahora estamos que no sabemos si vamos a seguir en el cine, pero sería para 2008. Estoy acabando de leer guiones. A lo mejor hay alguna cosita de teatro, pero no hay nada firmado. Yo sigo con mi música, sigo cantando, estoy haciendo mi estudio de música en casa.

¿Tienes un grupo?

No. Estoy con mi profesora de canto, y en cuanto tengo más tiempo libre le doy cañita al canto. Estoy componiendo en mi casa, con mis melodías. Yo escribo. Estoy jugando. Que de aquí sale algo bonito, olé. Si no sale, es algo que ha quedado para mí.

¿Te gustaría trabajar en un musical?

(Sin dudarlo) Sí, pero aún no creo que esté preparada. Necesito estar muy segura. La interpretación es algo que he estudiado, y sí me atrevo. Saldrá mejor o peor, pero creo que tengo las herramientas. En el canto aún no. Quizá creen más los que me acompañan en que puedo hacerlo que yo, pero yo tengo que sentirme segura.