Natalia Mateo: "Alberto San Juan es el hombre más guapo de España"

Natalia Mateo.
EP
Actualizado 16/04/2008 14:05:30 CET

"MI MEJOR FORMA DE DESCONECTAR DEL TRABAJO ES EN LOS COLUMPIOS JUGANDO CON MI TEO, MI NIÑO"

Natalia Mateo protagoniza La vergüenza , junto al atractivo Alberto San Juan. La película está dirigida por su pareja, David Planell, veterano director de cortos, para quien La vergüenza supone su primer largo. La guapa actriz que ha intervenido en éxitos cinematográficos como Azul oscuro casi negro o Express asegura que no sueña con trabajar en Hollywood porque le supone un drama personal rodar fuera de casa. La mejor forma de desconectar del trabajo es jugar en los columpios con el hijo que tiene con David, Teo, de cuatro años.

-Llevas toda una vida junto a David Planell y has participado en todos sus cortos. En su primer largo, La vergüenza , era lógico que intervinieras.

-Sí, sí. Estamos todas las chicas que siempre hemos trabajado con él como Marta Aledo y Esther Ortega, que son mi familia. Y también David, que es mi aire. Este guión se lo he visto pensar y todo surgió de forma muy natural.

-Es el primer largo de David, ¿has notado la diferencia con respecto al rodaje de cortos?

-Sí, sí, hay muchísimo más estrés, menos tiempo. En el cortometraje todo el equipo es absolutamente libre. En el largo hay unas reglas.

-Alberto San Juan es el nuevo del equipo, ¿cómo ha sido la experiencia de trabajar con el ganador del Goya al mejor actor?

-Pues imagínate, ha sido increíble. Alberto es el hombre más guapo de España. Es un tío estupendo que se ha adaptado muy rápidamente a nuestra forma de trabajar.

-¿Cómo valoras la situación del cine español actualmente?

-Yo estoy un poco enfadada por lo que se dice. Dicen que los españoles no van al cine pero creo que hay gente que ama el cine español y sí que va. Siento que la gente tiene bastante interés cinematográfico.

-¿El Oscar de Bardem puede contribuir a impulsar el cine español?

-Ojalá. Es un Oscar muy merecido. El cine español nos está dando muchas alegrías y estamos obteniendo muchos reconocimientos a nivel europeo e internacional.

-¿Sueñas con trabajar en Hollywood?

-No, qué va. Yo soy de Cuenca. Sueño con estar en mi casa, hacer magdalenas, hacer torrijas. Quiero vivir de mi profesión y trabajar con mis amigos. Ya me supone un drama personal estar cuatro semanas rodando a 600 kilómetros de mi casa. Estar fuera de España no me apetece nada.

-Habéis rodado La vergüenza en cuatro semanas. Teniendo un hijo pequeño, ¿os ha resultado fácil compaginar el rodaje con el cuidado del niño?

-He estado ocho semanas rodando en Guadalajara y allí he echado mucho de menos a mi hijo y a mi novio. Ahora con La vergüenza , sólo he echado de menos a mi hijo. Creo que es muy difícil para cualquier mujer compaginar lo laboral con lo personal.

-Su hijo tiene cuatro años, ¿ya entiende cuál es la profesión de sus padres?

-Ayer mi hijo lloraba cuando yo le dije que había terminado la peli. Él entiende que mamá está o no está. Él ha venido al rodaje, sale en un plano de lejos en esta película. Él conoce este mundillo muy bien porque ha ido desde siempre al cine y al teatro. Es hijo de actriz y director. Pero, sobre todo, lo que él entiende es si estamos o no estamos.

-¿Y si en un futuro le dijera que quiere dedicarse al cine?

-Que sea lo que quiera pero que estudie un montón y que viaje muchísimo. Yo le apoyaría en lo que quisiera ser. Me gustaría que fuera actor porque así le apoyaría en el camino. Me daría mucha pena si quisiera ser matemático porque entonces no sabría qué hacer con eso.

-Cuando dijiste en casa que querías ser actriz, ¿qué tal se lo tomaron tus padres?

-Mal. Como cualquier padre que ve que un hijo se va de casa. Supongo que les hubiera gustado otra cosa, pero ahora están encantados.

-¿Qué hacéis para desconectar de todo esto?

-Es una faena, porque mi hobby es ir al teatro y al cine. Así que al final acabo teniendo una mirada deformada de mi profesión. Pero, bueno, realmente como mejor desconecto es en los columpios jugando con mi Teo, mi niño.

-¿El físico es importante en el cine?

-Sí, muchísimo. Es súper importante porque estamos absolutamente condicionados por nuestro aspecto y te puede importar o no, pero yo no juego a eso, no me cuido casi nada.

-Y la fama, ¿qué tal la llevas?

-Bueno, por ejemplo he estado una temporada entera en Amar en tiempos revueltos , y no he podido ir a merendar a las pastelerías, porque las señoras se volvían locas, me llamaban Amparito y mi niño se enfadaba y gritaba que yo no me llamaba así. Pero bueno, forma parte de este trabajo. Hay periodos en los que no te conoce nadie y los hay en los que te conoce todo el mundo. Pero lo más importante es que en tu trayectoria personal y profesional tengas tu prestigio. Eso no son momentos estelares.

-Si tuvieras que escoger entre teatro, cine y televisión...

-Si me das a escoger sólo una cosa de mi trabajo me quedo con los cortometrajes, el nacimiento de todo, el principio del fin.