Pablo Motos: "La fama te da esa oportunidad falsa de ser como Beckham"

Actualizado 14/09/2007 13:19:12 CET

SU PROGRAMA, "EL HORMIGUERO" PASA A SER DIARIO POR LAS NOCHES

Pablo Motos vuelve con El hormiguero , pero esta vez lo hará todas las noches. Dado el éxito de la pasada temporada, el programa, que antes se emitía los domingos por la tarde, ahora pasa a ocupar el prime time nocturno. Esto le ha llevado a separarse de su radio, con la que dice que se tiene una relación íntima , como la que se tiene con una novia. El valenciano ha estado siempre muy unido a la radio, fue locutor de Radio Requena, de Radio Nacional y de Onda Cero, entre otras cosas, pero a parte ha escrito guiones de El club de la comedia y de obras de teatro como cincohombres.com y cincomujeres.com , algo que demuestra su gran sentido del humor.

 ¿Es cómodo trabajar contigo?

 Soy una buena influencia como jefe pero que cuando se enfada lo hace de manera muy violenta.

 ¿Eres muy exigente?

 Sí, pero lo soy conmigo también. Una vez estaba escuchando un programa de radio y me gustaba mucho como estaba saliendo y, una vez me di cuenta de que era yo -el coche de al lado tenía una grabación de mi programa, empecé a encontrarme fallos y a no gustarme y tuve que subir la ventanilla. Soy una persona que nunca está conforme, entonces sí que sueño con un buen minuto de televisión, con una cosa que haya salido muy chula, algo que sea realmente nuevo y que emocione a la gente.

 ¿Y por eso decidiste pasarte a la televisión?

 En la tele tú no mandas. Estás en la radio, te hacen la primera oferta y dices que no; te hacen la segunda y dices que no y luego, de repente vienen y te dicen venga chaval, tú te vienes ya a la tele y a callar . La maquinaria de la televisión tiene tanta fuerza que tú eres, nunca mejor dicho, una hormiguita. Te convencen desde todos los puntos de vista.

 ¿Qué es lo que te impulsó a hacerlo?

 Siempre que algo me da miedo, tengo la necesidad de hacerlo, aunque me haga daño. Voy con unos amigos que hacen puenting y me muero de miedo, pero tengo la necesidad vital de tirarme una vez, aunque luego lo pase fatal y me tire enfermo una semana porque duele muchísimo tirarse en puenting, no se lo recomiendo a nadie. Y en este caso, cuando te dice gente importante que hagas un programa de televisión diario, te mueres de miedo pero dices, allá voy .

 ¿Cuál es la relación con tus compañeros?

 Siempre se dice que tú no debes de ser amigo de la gente con la que trabajas, porque te impide ser objetivo. Yo no creo en esto, yo creo que si hay admiración por las dos partes, si a mí me gustas tú y a ti te gusto yo, los dos sabemos que el trabajo es el trabajo pero además podemos decírnoslo desde la amistad. Y nosotros somos amigos. Es verdad que este verano hemos quedado, es que parecemos una secta, salimos de repente a tomar una paella en mi casa de Valencia y aparecemos ciento y la madre allí.

 ¿Cómo eliges tú a un colaborador?

 Lo huelo. Eso es de la única cosa de la que estoy orgulloso de mí sin falsa humildad, yo el talento lo sé ver.

 El año pasado te debiste sentir muy halagado ya que unos te decían que te quedaras con ellos, otros que te fueras a la televisión, ¿cómo viviste ese momento?

 Hubo un momento de ciencia ficción, y no cogí la oferta económica más importante.

 ¿Por qué no?

 Siempre dicen que las cosas se consultan con la almohada, en realidad se consultan con el techo. Yo creo que los techos de los dormitorios tienen mucha sabiduría. Yo por la noche le digo ¿qué hago? y, por la mañana, cuando me levanto, me dice haz esto .

 ¿Qué es lo más difícil a lo que crees que os enfrentáis al hacer un programa diario de televisión en una franja horaria tan competitiva?

 Lo más difícil es comprar este cepillo de dientes. Tu vida entera desaparece, ya no existe. Todavía no ha empezado el programa y hoy, una persona que me ha hecho una entrevista, me ha traído este cepillo de dientes porque llevo una semana intentando comprarlo. No he podido salir de aquí; tenemos muchas reuniones, y no tengo tiempo para comprar. Ayer tuve que robar papel higiénico de aquí porque en mi casa ya no tenía.

 El hacer un libro solidario, para ayudar a gente, salió de vosotros

 Yo tengo una historia con los de la fibrosis quística que es triste, y es que yo entrevisté en la radio hace mucho tiempo a dos niños que tenían esta enfermedad, y quedé con ellos para después del verano. Tenían siete u ocho años y, después del verano habían muerto los dos. Yo tendría unos dieciocho años, y me prometí que si alguna vez pudiera ayudar a los de la fibrosis quística lo haría.

 Y la gente responde, porque ya va por la quinta edición.

 Yo es la primera vez que cuento esta historia. Yo no quiero que a la gente le de pena, yo quiero que la gente tenga un producto que sea divertido y que, además, ayudamos a esta gente. El problema de la fibrosis quística es que es una enfermedad no común y no hay dinero suficiente para la investigación.

 ¿Es muy difícil separarse de la radio?

 Con la radio lo que hay es una relación íntima, de pareja, es como si de repente dejas a una novia a la que quieres muchísimo, y no lo soportas, tienes una depresión. El último día me prometí que no iba a llorar, y no es que llorara, es que lloré que no había forma de parar, como Bustamante. Me metí en el baño diez o quince minutos para que la gente no me viera llorar. Todavía no lo he superado, sólo llegar a Gran Vía ya es demasiado. Iñaki Gabilondo me decía el otro día que todavía no ha sido capaz de pasar por la Gran Vía, pasa siempre por la paralela de un lado o de otro.

 ¿Te hubiera gustado hacerlo por la tarde, después de comer?

 No, es que no me veo yo en la tarde, me parece que soy más de otro horario, no me veo en la sobremesa como Jaime Cantizano, porque él tiene una belleza exterior que yo no tengo. Yo por dentro soy muy guapo, pero por fuera soy como un vendedor de mantecados de Almagro. En ese horario no hay mucha gente joven, y creo que no encajo.

 ¿Qué cualidades crees que tienes?

 Determinación, tengo mucha fuerza de voluntad.

 ¿Y algún defecto que puedas contar?

 No hay ninguno que no tenga. El único que no tengo es que no me considero una mala persona, puedo hacer mucho daño, pero es sin querer.

 ¿Eres como te vemos en televisión, siempre estás de buen humor?

 Sí, tengo buen humor. Normalmente, estoy siempre con un buen talante, pero cuando me enfado, me enfado de repente y mucho. Además, se me nota mucho el sufrimiento. Tengo los estados de ánimo con mucha intensidad y el que manda es el sentido del humor.

 ¿Cómo ves la fama? ¿Has pensado en lo que puede suponer hacer un programa diario?

 El nivel de fama que he tenido con El hormiguero ya ha provocado muchas situaciones de las que había oído hablar, pero no había tenido nunca esa sensación de estar en las escaleras de El Corte Inglés, que la gente te mire y te sonría, tú haces lo mismo y, de repente, alguien hace una foto y aparecen treinta con sus cámaras. Antes nos reíamos de los japoneses porque iban siempre haciendo fotos, pero ahora somos nosotros los que vamos siempre con cámaras. Pero esto también tiene cosas buenas porque he vivido ese momento de ir a un restaurante, decirte que no hay mesa y yo preguntar ¿seguro? , y al final te dan una mesa. Además, también ahora tengo una oportunidad falsa de ser como Beckham. Yo soy feo, no muy feo, pero lo que está claro es que no soy guapo. Yo no he tenido éxito con las mujeres, salvo currando mucho, y ahora, llegas a un sitio, y las tías buenas te miran. La televisión te hace guapo.

 ¿Sabes reírte de ti mismo?

 No hago otra cosa, ni yo ni el equipo. Si te tomas en serio, vas a estar siempre mal. Pensar en uno mismo solamente produce tristeza, nostalgia y ruina. Me preocupo de mí y me gusta estar bien, y claro me gustaría ser como George Clooney, pero pienso en mí lo justo. Se descojonan de mí continuamente, y me parece bien. Si se ríen y son felices, a mí me encanta.

 ¿Eres espectador de televisión?

 Soy un drogadicto de 24 , me la meto en vena; también soy de Perdidos , muy de Prison Break . Me gusta mucho la serie comprimida, grabada y poder meterte cuatro de repente con palomitas y coca cola.

 ¿Te las bajas de internet?

 Sí, hago todo lo ilegal.