Actualizado 08/01/2007 18:24 CET

El PSOE pide un "diálogo a fondo" entre demócratas sin exclusiones para recuperar la unidad frente a ETA

El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, propuso hoy un "diálogo a fondo" entre todas las fuerzas democráticas, sin exclusiones y sin borradores previos, para buscar los puntos de encuentro que permitan recuperar la unidad frente a ETA. En ese sentido, cree que la manifestación convocada para el sábado en Madrid es una "excelente oportunidad" para escenificar esa unidad y emplazó al PP y a la Asociación de Víctimas del Terrorismo a que se sumen.

Blanco, que por ese diálogo entre partidos justificó el apoyo de los socialistas a la manifestación de Bilbao convocada por el lehendakari, también señaló que sus palabras sobre los posibles fallos de interlocución o información en los días previos al atentado de Barajas fueron sacadas de contexto y malinterpretadas, y proclamó que en su partido hay una "única opinión", que es la defensa de la actuación del Gobierno.

INEQUÍVOCA VOLUNTAD DE ETA DE SEGUIR ATENTANDO

Mientras transcurría la reunión de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE, Blanco compareció en rueda de prensa para asegurar que el llamado proceso de paz "ha llegado a su punto final" por obra de los "criminales fanáticos" de ETA, que han hecho lo contrario de lo que se pedía como requisito para el diálogo. "ETA ha mostrado una inequívoca voluntad de seguir ejerciendo la violencia --se lamentó--. Han dado un enorme paso atrás".

A su juicio, la paz sigue siendo el único destino y debe quedar claro que a un lado están los que desean ese objetivo y creen en la libertad, "y al otro lado" están "los terroristas". Por ello, expresó el respaldo de la Ejecutiva a las reuniones convocadas por el Gobierno con las distintas formaciones parlamentarias.

Según Blanco, "se necesita un diálogo a fondo" para buscar los elementos de encuentro entre los demócratas, y en ese objetivo enmarca la entrevista del presidente José Luis Rodríguez Zapatero con el líder del PP, Mariano Rajoy. Admitió que hay "serias diferencias" con los 'populares' pero recalcó que ahora lo principal es "fortalecer lo que nos une" y no profundizar en los desacuerdos.

SIN TEXTOS PRECOCINADOS

En ese afán de buscar puntos de encuentro, rechazó la idea de que el Gobierno plantee mañana un texto a los grupos parlamentarios para un posible texto alternativo al Acuerdo por las Libertades y contra el Terrorismo. "No vamos a partir de posiciones prefijadas", dijo. Eso sí, incidió en que "nadie sobra" en la tarea de conseguir el final del terrorismo y que "nadie debe quedar excluido".

En su opinión, la manifestación que los sindicatos y la comunidad ecuatoriana ha convocado para este sábado en Madrid es una "excelente ocasión" para mostrar esa unidad. Por ello, emplazó al PP y a la Asociación de Víctimas del terrorismo a secundarla: "Les pido que superen las dudas y se unan en lo que une a los demócratas, que es estar juntos contra ETA", señaló.

Respecto a la otra manifestación, convocada por el lehendakari, Juan José Ibarretxe, y que incluye en su lema un llamamiento al diálogo, Blanco confirmó que el PSOE respalda la decisión de los socialistas vascos de secundarla para "no quebrar la unidad", si bien recalcó que el diálogo debe producirse entre las fuerzas democráticas.

En cuanto a sus controvertidas palabras sobre la "autocrítica", cuando aseguró que "la información que tenía el Gobierno no se correspondía con la voluntad de ETA" y que "pudo haber un problema de información o de interlocución", el 'número dos' del PSOE explicó que fueron "sacadas de contexto". "Ha sido una mala interpretación de mis palabras", indicó, ratificándose en la versión que ofreció Zapatero de que no hay indicios de error.

Igualmente, negó visiones críticas en la dirección de su partido. "No ha habido dos planteamientos, sino una única opinión --proclamó--. La Ejecutiva ha ratificado que el Gobierno ha hecho lo que tenía que hacer por el objetivo de alcanzar la paz. Hemos respondido adecuadamente frente a la oportunidad de conseguir la paz".

Por último, restó importancia a las encuestas de estos días que apunta a una caída del PSOE y una subida del PP tras la ruptura del alto el fuego y el atentado de la T-4 de Barajas. Tras indicar que el PSOE entiende que "por encima del interés partidistas está el interés del país", explicó que nunca encarga sondeos inmediatamente después un acontecimiento singular porque considera que el estado de opinión debe "reposar". De hecho, recordó que nada más declararse el 'alto el fuego', las encuestas también se dispararon, aunque en sentido contrario. "No me creo ni unas ni otras", confesó.