Santiago Carrillo cree que "IU ha llegado a un techo" y ve necesario ir a la "construcción" de un partido a la izquierda de PSOE

Santiago Carrillo.
EP
Actualizado 22/04/2008 2:08:59 CET

ESTIMA QUE LA MEMORIA HISTÓRICA NO TIENE "FINALIDAD DE REVANCHA", SINO DE QUE LOS PUEBLOS NO OLVIDEN SU PASADO PARA QUE NO SE REPITA

El ex secretario general del Partido Comunista de España (PCE), Santiago Carrillo, afirmó hoy que Izquierda Unida (IU) "ha llegado a un techo", y consideró que en España, "donde es necesario un partido de izquierda, y además socialista, a la izquierda del PSOE, sería necesario ir a la construcción de ese partido, no como un partido contra el PSOE, sino que ejerciera una influencia de izquierda real en la sociedad y en el mismo PSOE".

Durante su intervención en la presentación del libro 'Dolores Ibárruri. Pasionaria, una fuerza de la naturaleza', escrito por él mismo, agregó que este nuevo partido tendría que ser además "aliado" del PSOE en la "lucha dura y compleja contra la derecha española, que es muy nacional, muy carpetovetónica y muy fuerte", y que el país "tiene la desgracia de padecer".

En presencia del coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, Carrillo apuntó que IU nació "no de un movimiento de unidad de la izquierda real y efectivo, sino de lo que los dirigentes del PCE en esa época consideraron útil como carátula electoral". "Desde el principio, a pesar de los esfuerzos muy meritorios que han hecho los dirigentes de hoy, IU todavía sigue dependiendo en gran medida del humor y de la actitud de los dirigentes de eso que fue el PCE", aseveró.

En esta situación, añadió, en el "seno de IU personas como Gaspar Llamazares y Rosa Aguilar tratan de dar a la formación las características que debería tener hoy un movimiento de unidad de la izquierda". Según aseguró, se trata de personas que han "conquistado el respeto y el prestigio merecido por su buen juicio político y por la honestidad que están demostrando".

REFORMA DEL SISTEMA ELECTORAL

Por otro lado, defendió la necesidad de reformar el sistema electoral por ser "inicuo" y haberlo "sido siempre". "Hablando con Herrero de Miñón él mismo ha confesado que esta ley se hizo para reducir la representación comunista en el Congreso de los Diputados, y él sabe lo que dice porque fue uno de los que intervino en aquello", expuso.

A su juicio, si alguien intentara reformar esta ley "reduciendo la representación de los nacionalismos periféricos cometería un error tremendo", ya que, según dijo, "eso en vez de unir a este Estado nuevo que se está tratando de consolidar, le dividiría seriamente". Así, añadió que los nacionalismos son "una parte importante del Estado español, no sólo por el número, sino por el peso que las nacionalidades en las cuales actúan tienen en la economía, en la política y en la cultura del país".

El ex dirigente comunista dedicó gran parte de su intervención a hablar de la figura de 'Pasionaria'. Sobre ella destacó que en los años de la Guerra Civil se convirtió en una "especie de símbolo de la lucha contra el fascismo a nivel mundial, y recordó que incluso "aparecieron 'pasionarias' en todos los países donde había opresión".

Por eso afirmó que en aquellos "años decisivos para la historia de la humanidad en los que la causa de la libertad fue defendida heroicamente en todo el mundo, Pasionaria fue "una de las figuras mundiales más significativas de esa lucha, aunque en la actualidad la propaganda que refleja lo que se llama correcto en política la haya olvidado o procure olvidarla ignorando lo que ella representó".

Carrillo explicó que al hablar de este olvido, se refiere por ejemplo a que "cuando uno ahora en los medios trata de seguir las emisiones que se refieren a la Segunda Guerra Mundial, parece que todo se solventó con el desembarco de las tropas estadounidenses en Normandía y que no hubo más que el holocausto".

"Todo lo demás ha desaparecido en la forma de presentar hoy ese conflicto, y entre lo que desaparece está el hecho de que quien destruye la fuerza del ejército nazi es la fuerza del ejército rojo de la Unión Soviética, y en los tiempos inmediatos a la victoria de la democracia sobre el fascismo, hubo incluso elogios unánimes de prensa y políticos occidentales hacia el tan vilipendiado, en algunas cosas justamente, Stalin", planteó.

MEMORIA HISTÓRICA

En este punto, Carrillo aseguró que la Memoria Histórica no tiene "ninguna finalidad de revancha ni de vuelta de la tortilla, sino simplemente de que los pueblos no olviden lo que vivieron sus antepasados para que no vuelva a repetirse aquello".

Por eso, explicó que la Memoria Histórica en estos momentos es "también volver a renovar, a presentar la imagen de esta gran mujer que sin duda hoy sería muy feliz contemplando cómo España ha avanzado en estos últimos treinta años y sobre todo en los últimos" desde su fallecimiento en 1989.

Preguntado por la situación actual del comunismo, aseguró que en España todavía quedan "bastantes", entre los que se incluyó a sí mismo. "Lo que pasa es que algunos de los que quedamos, muchos, no reconocemos en lo que hoy se llama PCE a aquel otro PCE en el que luchamos contra el fascismo, por la democracia, de la transición democrática. Ese ya no es lo que hoy se llama PCE", puntualizó.

Asimismo, indicó que el capitalismo de hoy tiene características distintas a las que tuvo anteriormente, por lo que "hoy no solo los marxistas, comunistas o socialistas, piensan que hay que cambiar el sistema". Según resaltó, hoy eso lo piensan también "muchas gentes inteligentes que vienen del campo de la intelectualidad, de la burguesía, que no son marxistas, sino libre pensadores, a veces creyentes incluso".

En su opinión, todos ellos están comprobando que el sistema capitalista "no funciona y que hay que cambiarlo". Agregó que el "instrumento de lucha que fue el PCE seguramente ya no es útil hoy para transformar la sociedad, sino que hacen falta instrumentos distintos más amplios, más flexibles e integrantes de gentes de raíces ideológicas diversas que pueden coincidir en la necesidad de cambios de sistema".

"Quizás hoy en ese sentido en la idea no de lo que se ha conocido siempre como socialismo, sino del socialismo efectivo, que supone libertad y democracia además de igualdad en el terreno económico y social, el nombre de comunista quizás no es el más adecuado", subrayó el ex dirigente comunista.

A este respecto, añadió que actualmente hay un debate en el mundo sobre lo que debe ser la nueva izquierda, y expuso que "hay que construir una nueva izquierda más amplia, más flexible, más democrática, y que el mundo actual necesita grandes reformas y cambios". Pero puntualizó que "hoy no se puede concebir, como hace 80 o 100 años, la transformación de la sociedad por los mismos caminos, por los mismos métodos".

RECUERDO A DOLORES

En el recuerdo a Dolores Ibárruri, Carrillo recalcó que este libro aparece "en un momento en el que la causa de la liberación de la mujer está empezando a triunfar, y esta fue una de las causas por las que ella luchó en su vida". Recordó que en hace años en España "el machismo estaba en todas partes, mucho más en el ejército", y por eso valoró especialmente que Carme Chacón sea la nueva ministra de Defensa.

"Dolores luchó en una sociedad de hombres, en la que las mujeres, a veces por casualidad, se distinguían y aparecían en la primera fila. Para esto era necesario que la mujer tuviera unas cualidades excepcionales, y Dolores las tenía, con una personalidad de líder carismática y capaz de representar los sentimientos e ideas de gran parte de la población", resaltó.

Finalmente, afirmó que en la Guerra Civil fue la "madre coraje de miles de soldados, que vieron en ella la representación de la España republicana", al tiempo que indicó que ella "contribuyó a levantar la moral de Madrid con aquellas frases como 'No pasarán', y fue un símbolo de la lucha contra el franquismo a nivel mundial".