Actualizado 27/12/2006 19:16 CET

Santiago Segura habla de su primer beso en pantalla

EL ACTOR COMPAGINA SU ÉXITO EN EL MUSICAL "LOS PRODUCTORES" CON SU NUEVA PELÍCULA "ISI DISI, ALTO VOLTAJE".

Es actor, guionista, director de cine y productor, aunque él se denomina a sí mismo un show business, y es que Santiago Segura es, en sí mismo, el espectáculo hecho persona. A sus 41 años puede presumir de haber hecho realidad su sueño, el de hacer pasar un buen rato al público que asiste a sus películas. Ahora, regresa al cine con la segunda parte de Isi Disi, Alto Voltaje , junto a Florentino Fernández, el Gran Wyoming y Kira Miró, entre otros. Y además, continua cosechando éxitos en el teatro con el musical Los Productores .

¿Cómo es tu personaje?

Es un tío que está un poco escarmentado. Como la primera película estaba tan enamorado y fracasó totalmente, ahora es más cínico, descreido, ligón. Pero al final, como tiene un fondo noble, acaba bien la cosa.

¿En qué te basas a la hora de crear este tipo de personajes?

En mí mismo, que soy una persona amoral y descreida. Yo me considero todo, es decir, que todos tenemos dentro de nosotros muchas cosas, así que a la hora de crear un personaje lo que hay que hacer es pulsar las teclas correspondientes. Yo, por ejemplo, soy un tipo bastante tímido, no soy muy gamberro pero sí que he tenido momentos de gamberrismo y de vencer esa timidez.

¿Qué mensaje se transmite con esta película?

De esta película lo que más me gusta es que muestra una cuestión: lo que tu quieres que pase en la vida y lo que realmente pasa. Hacer que coincidan es muy complicado, porque por mucho que luches te puede acabar atropellando un autobús. Para Isi y Disi lo máximo es el rock y no quieren terminar trabajando como oficinistas, pero ya son muy mayores. Hay mucha gente que se rendiría, pero ellos no. Por supuesto es una película, pero las películas están hechas de sueños y es bonito ir al cine a soñar.

Dices que es difícil hacer coincidir los deseos con lo que realmente ocurre al final, ¿hay algo que hubieras querido hacer y no has podido?

Sin querer pecar de fantasma, yo soy de esas personas que intentan vivir lo que quieren vivir. A mí me gustaría no ser víctima de mi vida, sino ser protagonista, director y guionista. Yo sí que he conseguido muchas de las cosas que quería.

¿Qué soñabas ser de pequeño?

De niño quería dedicarme a lo que más me gusta, que es el show business, que es una palabra muy absurda pero que define muy bien lo que es el mundo del entretenimiento. Si no hubiera sido esto, sería guía turístico e iría en un autocar. Vivir de contar historias a los demás y de hacer reír a la gente, eso me encanta.

¿Ha habido algún momento duro en tu camino?

Por supuesto, de hecho, a pesar de lo bonito que te estoy contanto, es que eso es lo que tiene la vida, que los sueños no son tan agradables como los esperas. Por ejemplo, yo estoy haciendo ahora un musical, que era uno de mis grandes sueños, y sufro cada día pensando que a la mañana siguiente no voy a tener voz. Es durísimo el esfuerzo que se hace, hablar y cantar al mismo tiempo, hacer un protagónico. Estoy quemadísimo, me gustaría irme ya, pero tengo contrato hasta junio.

En esta película, Pilar Rubio y tú os dais un apasionado beso...

Y me ha encantado de verdad, porque como yo no soy galán, de las veinte o treinta películas que habré hecho, en ninguna he besado a nadie. Y en esta película he besado a un par de chicas, así que estoy muy contento, y encima una de ellas es Pilar Rubio, que es una chica espectacular. La verdad es que Pilar besa tan bien, fue una sensación tan agradable, que disfruté como un cosaco. Es un poco frívolo hablar de esto, seguro que para ella fue un momento terrible, pobrecilla, pero yo me lo pasé bomba.