Actualizado 13/03/2007 18:50 CET

Un Shakespeare más músico y gitano se manifiesta en "El sueño de una noche de verano", en el Teatro Albéniz de Madrid

ALBA FLORES, LA NIETA DE "LA FARAONA" PARTICIPA EN ESTA OBRA TEATRAL

El Shakespeare más gitano y musical aparece en la obra 'El sueño de una noche de Verano', en una adaptación de Juan Bosco, bajo la dirección de Tamzin Townsend y con la dirección musical de Antonio Carmona que se estrena el próximo 15 de marzo en el Teatro Albéniz y estará en cartel hasta el 8 de abril.

La idea principal de esta versión es trasladar el concepto de la obra a una cultura mediterránea más próxima. La acción transcurre en una playa en la que habitan seres mágicos y dónde las criaturas emergen de las profundidades del mar. "No es una perversión del texto", destacó la directora de la obra, Tamzin Townsend quien comentó además que se ha respetado el texto de Shakespeare, "la adaptación ha sido muy fiel".

La música y las canciones cobran protagonismo ya que los temas además de ilustrar pasajes de la obra, potencian el sentimiento gitano que envuelve la historia. Un total de ocho canciones compartirán escenario con las palabras del autor inglés. "Se incluye música gitana, no flamenco", aclaró Mariola Orellana, a cargo de la dirección musical junto a Antonio Carmona.

UNA OBRA CORAL

Un total de quince actores estarán sobre las tablas en esta obra y también cuatro músicos que compartirán protagonismo con ellos. "No hay protagonistas, es una obra muy coral", señaló el actor de la obra, Asier Etxeandía.

"Es muy complicado trabajar con música", afirmó Townsend, para la que compaginar actuación y música en directo ha sido muy complicado. Esta es la innovadora propuesta de esta obra que llega a Madrid tras su paso por el Festival de Málaga y una gira de dos meses.

"Impresiona entrar en Madrid", destacó la directora de la obra, que cuenta en su haber con la dirección de obras como 'El método Gronholm', 'Closer' o 'Gorda'. 'Sueño de una noche de verano', "no es un musical", precisó, aunque destacó que, junto al trabajo de los actores, la fuerza de la obra radica en gran medida en la música.