Actualizado 16/10/2007 21:30:38 CET

Zapatero responde a Ibarretxe que su plan "no se puede hacer, no se va a hacer y no se hará"

CALIFICA DE "DISLATE" EL ARGUMENTO DEL LEHENDAKARI DE QUE NO PUEDE NEGARSE A HABLAR CON ÉL LO QUE YA NEGOCIÓ CON ETA

No, no y tres veces no. Eso fue lo que recibió el lehendakari, Juan José Ibarretxe, del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, al presentarle su plan soberanista que incluye una consulta a la ciudadanía vasca y un referéndum. Y es que se trata de una propuesta que no hace otra cosa de reeditar el fracasado Plan Ibarretxe que en 2005 ya rechazó el Congreso de los Diputados y que, en palabras del propio Zapatero, "no se puede hacer, no se va a hacer y no se hará". Además, el presidente del Gobierno se negó a comentar el "dislate" que a su juicio supone el argumento de Ibarretxe de que no puede negarse a negociar con él lo que hasta hace cuatro meses habló con ETA.

En esta ocasión fue el propio Zapatero -y no la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, como ha ocurrido tras otras reuniones- el que compareció ante los medios para dar su versión de las más de dos horas de encuentro con el lehendakari en La Moncloa. "Le he dicho que las propuestas políticas, cualquiera que sea su naturaleza solo tienen un camino, el de la legalidad y la Constitución", proclamó Zapatero que realizó un diagnostico de la reunión muy distinto del que minutos antes había hecho Ibarretxe.

El presidente del Gobierno aseguró que durante su reunión le dejó "muy claro" que el único límite al diálogo es el "respeto a las reglas del juego" y que, en consecuencia, cualquier consulta popular debe estar autorizada por el Estado, bien por el Gobierno o por las Cortes Generales, dependiendo de su valor jurídico. Y señaló que también le recordó a Ibarretxe cuales son las competencias que tiene un lehendakari, entre las que no están convocar una consulta a la ciudadanía, y cuales tienen las instituciones del Estado.

LA SECUELA DEL PLAN IBARRETXE

Escuchando a Ibarretxe, Zapatero ha confesado que ha tenido la impresión de que estaba ante una "reformulación" del Plan Ibarretxe, ante "una segunda parte" que, anunció, correrá la misma suerte que la primera, es decir, "no será ni aprobado ni puesto en practica". En este sentido dijo sentirse sorprendido ante el hecho de que el lehendakari hable de la "apertura de un camino" ya que lleva "siete años hablando de lo mismo". En este punto, Zapatero mostró su esperanza de que Ibarretxe aprenda de la "experiencia", "reflexione" y dé cuenta de que "solo hay un camino".

Y ese camino no es otro que "la Constitución y la legalidad" y "todo lo demás va a tener el destino que ha tenido durante siete años la propuesta que viene formulando". Zapatero insistió en que lo que pretende Ibarretxe "no se puede hacer, no se va a hacer y no se hará" y mostró su confianza en el el lehendakari rectifique y no insista en una vía que no tiene ninguna posibilidad de cristalizar.

Y es que, según el presidente del Gobierno, Ibarretxe debería centrar sus esfuerzos en "el objetivo fundamental", que no es otro que "combatir y erradicar la violencia y el terror", además de "procurar el mejor entendimiento entre las fuerzas políticas en Euskadi". "Ese es el camino que debe recorrer y en el tendrá la colaboración del PSE", proclamó Zapatero que acto seguido le advirtió que si sigue perseverando en una vía "que no tiene ningún fundamento legal y que no tiene un respaldo político" tendrá la oposición del Gobierno del PSOE y del PSE.

QUE REFORME EL ESTATUTO

Zapatero señaló que cualquier modificación para mejorar el autogobierno de Euskadi debe tener como única vía la reforma del Estatuto de Guernica, para lo que le aconsejó que logre un acuerdo "transversal que englobe todas las sensibilidades" políticas presentes en el País Vasco. "El límite del diálogo está en el respeto a la ley y a la Constitución", insistió.

Interrogado sobre las palabras del lehendakari advirtiendo que sería "una contradicción difícil de entender" que Zapatero se negara a habar con él de temas que ya trató con Batasuna e incluso con ETA, el presidente no quiso comentar esta valoración, aunque sí la tildó de "dislate". "No voy a entrar en las valoraciones que ha hecho sobre la tarea de buscar el fin de la violencia en el proceso de paz. Lo digo porque normalmente no me gusta entrar en valoraciones que suponen un dislate", sentenció.

Lo más leído

  1. 1

    Claudia Jiménez, la hija de Raquel Revuelta y Miguel Ángel, se despide de su padre con una emotiva carta

  2. 2

    Verdeliss denuncia públicamente los motivos por los que no ha entrado a su casa nueva

  3. 3

    Alessandro Lequio, tras el ingreso de su hijo: "El cáncer es una enfermedad larga y dura"

  4. 4

    Plácido Domingo, comunicado completo pidiendo perdón por los abusos

  5. 5

    Vanessa Bryant se despide de su hija Gianna con este emotivo discurso