Protestas por la "masificación" de los centros de acogida de Almería ante la "avalancha" de menores no acompañados

Protesta por la masificación de los centros de acogida de menores
CCOO
Actualizado 26/09/2018 13:30:52 CET

ALMERÍA, 26 Sep. (EUROPA PRESS) -

El comité de empresa de la Delegación de Igualdad de la Junta en Almería se ha concentrado este miércoles en protesta por la "masificación" de los centros de atención inmediata (CAI) de Piedras Redondas y el centro Indalo de la capital ante su uso como "centro de emergencia" para la acogida de menores extranjeros no acompañados (MENA) que han provocado que la ratio "casi se duplique" con el mismo número de profesionales, lo que interfiere en los programas que se desarrollan sobre los menores internos.

La entidad ha incidido en el "desbordamiento" que se sufre desde este verano ante la "avalancha" de menores no acompañados llegados a Andalucía; una situación de la que, según han apuntado, se advirtió a la Delegación Territorial antes del inicio de la época estival a fin de que se adoptaran las medidas adecuadas, según han explicado sus representantes a Europa Press.

"Se pretende que seamos centros de emergencia, pero somos centros de acogida, que es distinto", ha explicado Ana Carmona, de las de delegadas del comité por CCOO, quien ha explicado que el centro de Piedras Redondas, con capacidad para 18 menores, ha llegado a acoger a una treintena de ellos mientras que el centro Indalo ha pasado de 30 a 50 menores.

En esta línea, han apuntado la falta de medios en este tipo de centros, al no contar con traductores o mediadores culturales, lo que impide comunicarse adecuadamente con estos menores, con lo que los trabajadores, en ocasiones, "no saben lo que necesitan". Esta situación se une además a la "escasez" de profesionales, cuya plantilla no se ha visto reforzada pese al aumento de menores. "Estamos siempre bajo mínimos", han apuntado.

Así, han reclamado a la Administración autonómica que "se haga lo que sea necesario para paliar la situación, que es caótica" y, a pesar de ello, va camino de convertirse en "rutinaria", según han advertido.

SIN INFORMES MÉDICOS

Otra de las protestas realizadas desde el comité es la llegada de menores extranjeros no acompañados sin informe médico sobre su estado de salud más allá de portar una "pulsera roja", que advierte de la posibilidad de que el pequeño sufra algún tipo de enfermedad infecto-contagiosa. "No se sabe cuáles son las precauciones que se deben adoptar y se pone en riesgo a otros menores y a los profesionales".

Los representantes de los trabajadores han indicado, en este sentido, que se han llegado a detectar durante el verano la llegada de menores que portaban enfermedades, si bien no se han producido contagios y se han aplicado tratamientos para acabar con la patología. "Pueden padecer sarampión o sarna, pero solo llegan con una pulsera y no se sabe qué enfermedad tiene", se han quejado tras detectar algunos casos de sarna prevenidos entre el personal gracias a sus "años de experiencia".

Asimismo, el representante de UGT en el comité, José Antonio García, también han abundado en el "ambiente desagradable" que se crea en los centros, donde se han dado agresiones entre los menores e incluso a los profesionales.

En este sentido, han reclamado que se practiquen pruebas más garantistas para determinar la edad de los supuestos menores, dado que las pruebas oseométricas que se practican en el Hospital Torrecárdenas para intentar ajustar la edad "no son precisas", con lo que en la práctica conviven jóvenes mayores de edad con menores.