Actualizado 29/03/2019 18:01:00 +00:00 CET

La Diputación se suma a La Hora del Planeta apagando la iluminación de sus edificios más emblemáticos

Jaén.- MásJaén.- La Diputación se suma a La Hora del Planeta apagando la ilumina
DIPUTACIÓN DE JAÉN

JAÉN, 29 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Diputación de Jaén se sumará un año más a La Hora del Planeta apagando la iluminación de sus edificios más emblemáticos entre las 20,30 y las 21,30 horas de este sábado.

En concreto, el Palacio Provincial, el Centro Cultural Baños Árabes y la Casería Escalona dejarán de estar iluminados durante ese tiempo, según ha precisado la Administración provincial, desde la que se ha recordado que esta iniciativa surgió hace doce años para intentar frenar el cambio climático y concienciar a la ciudadanía sobre la necesidad de hacerlo.

Junto a la inactivación de las luces de estos edificios, la Diputación se suma a esta campaña difundiendo entre los 97 municipios de la provincia y la ciudadanía en general esta acción de concienciación contra el cambio climático.

En la capital, además, se apagarán las luces de otros enclaves como el Ayuntamiento, la Catedral, el Castillo de Santa Catalina, el Arco de San Lorenzo y las iglesias de San Ildefonso, La Merced y San Juan, según ha añadido, por su parte, el Consistorio, que también se une a la iniciativa para "asegurar un futuro más sostenible".

Desde la Administración local se ha instado a la ciudadanía a participar en ella apagando las luces de sus casas e incorporando nuevos hábitos de ahorro energético. Y es que, La Hora del Planeta debe ser todos los días porque el cambio climático es cosas de todos y depende en gran medida de la suma de pequeñas acciones que se pueden realiza a diario.

De este modo, los enclaves jiennenses se unirán a otros monumentos y edificios de todo el mundo. De hecho, en 2018 participaron en esta propuesta miles de ciudades de 188 países que apagaron más de 17.000 monumentos y edificios icónicos.

Este año, esta iniciativa quiere ir más allá y ha propuesto otros retos, como no consumir carne durante todo el día, dado el impacto que la ganadería tiene en la emisión de gases de efecto invernadero y no utilizar envases de plástico de un solo uso para no incrementar sus restos en unos mares que ya están saturados de este material.

También se plantea ahorrar energía en el hogar y en desplazamientos para contribuir así a reducir las emisiones de CO2 en un momento en el que el cambio climático está más presente que nunca, con los años más cálidos de la historia, olas de calor y sequías prolongadas y fenómenos meteorológicos extremos cada vez más frecuentes.

Para leer más