El alcalde de Granada dice que no aportará "polémica añadida" al debate sobre la alcaldía y vuelve a remitir a Madrid

Publicado 28/08/2019 12:54:49CET
El alcalde de Granada, Luis Salvador, en una entrevista con Europa Press
El alcalde de Granada, Luis Salvador, en una entrevista con Europa Press - AYUNTAMIENTO

GRANADA, 28 Ago. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de Granada, Luis Salvador (Cs), ha indicado que no quiere aportar "ni un gramo de polémica añadida" al debate sobre si habrá o no rotación en la alcaldía con el PP, formación con la que cogobierna, destacando que, como regidor, tiene que tener "muchísima paciencia" y "la máxima comprensión" con "las inquietudes de todo el mundo".

En una entrevista con Europa Press, Luis Salvador ha vuelto a derivar el asunto a las direcciones nacionales de ambas formaciones una vez que pase el "periodo vacacional" de estos últimos días de agosto.

El pasado jueves, en un acto de partido en Órgiva, en la Alpujarra, el presidente provincial del PP y primer teniente de alcalde de Granada, Sebastián Pérez, emplazó a Luis Salvador a hacer un "posicionamiento sin titubeos" en el que se comprometiera a "cumplir" el acuerdo que volvió a mantener que alcanzaron con un apretón de manos para rotar en la alcaldía a mitad de mandato, apuntando a que su grupo, de lo contrario, podría pasar a la oposición.

El asunto ha de hablarse entre los concejales y con las direcciones de los partidos, y ello no está afectando a "la normalidad en la gestión del día a día", ha señalado Salvador, quien, preguntado por el acuerdo alcanzado antes del Pleno de investidura con su socio de gobierno, ha desvelado que entiende las alusiones al apretón de manos entre él y Pérez "como una metáfora".

"No nos estrechamos las manos como tal", ha especificado, añadiendo que lo que "sucediera" concretamente en aquella reunión "compete" a quienes allí estaban, y ha insistido en que "la ropa se lava en casa". El proyecto al que "todos", y él mismo en su discurso, se refirieron en el Pleno de investidura es para cuatro años, ha afirmado también en la entrevista que ha concedido a Europa Press.

Ha indicado que aquella reunión previa "partía" de un pacto que "estaba cerrado" en el ámbito nacional, y que era "similar" a los que han dado gobiernos a Madrid, Castilla León, Murcia, o, en la provincia granadina, Motril o Almuñécar.

En Granada capital, "si hay alguna diferencia de interpretación sobre lo que realmente se pudo haber acordado y algunos de los términos" del pacto, el también portavoz provincial de Cs ha explicado que en los partidos "nos debemos todos a nuestras direcciones nacionales y autonómicas".

De lo contrario, "sería la primera vez que dirigentes provinciales o locales se saldrían de la lógica de sus partidos" tal y "como siempre ha sido". Además, "ese fue el compromiso de Sebastián Pérez y mío" en julio, esto es, "buscar, desde finales de julio, la oportunidad de vernos con nuestras direcciones, hablar, y a partir de ahí terminar entendiendo y concluyendo que la interpretación del acuerdo es la misma para todos".

Sea como sea, "hay un refrán muy claro español que dice que dos no se pelean si uno no quiere, y yo tengo claro que la responsabilidad como alcalde de Granada" es que "no tengo que pelearme con nadie de ninguna manera", pensando "en el interés general" y en "todos esos votantes que han pedido un gobierno de cambio".

Ha enfatizado la necesidad de que la capital granadina esté "en la misma mesa que Málaga o Sevilla", dejando desavenencias políticas a un lado, y ha criticado la oposición que está haciendo el PSOE, que ha puesto un "apellido peyorativo para intentar hacernos daño" a un gobierno local que trabajará para que la ciudad dé "el salto de calidad que llevamos demandando desde hace muchos años".

Para leer más