Acusada de estafar a clientes de un banco de Cantillana (Sevilla) dice que actúo "bajo órdenes"

Sevilla.- Las dos Salas del TSJA en Sevilla ingresan un total de 13.030 procesos judiciales en 2018
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 14/05/2019 18:48:20CET

SEVILLA, 14 May. (EUROPA PRESS) -

El juicio contra M.M.N. y M.C.L.R., acusados de estafar más de 800.000 euros a varios clientes de una entidad bancaria de la localidad sevillana de Cantillana, ha continuado este martes en la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Sevilla, con la declaración de M.C.L.R. que ha negado haber cogido dinero de cuentas de clientes "a excepción de cinco casos concretos" en los que anticipó el dinero de préstamos "por indicación" de M.M.N., responsable de la agencia en la que trabajaba.

En su declaración, M.C.L.R. ha explicado que el otro acusado la contrató para su sociedad inmobiliaria y financiera, que desde 2002 tenía un contrato de agente colaborador con una entidad bancaria para que mediara en nombre del banco en la realización de operaciones de pasivo, activo y servicios en la localidad de Cantillana, con el objetivo de atender al público y la realización de ingresos, reintegros, actualización de libretas bancarias y el ofrecimiento de servicios como hipotecas y fondos de inversión.

La acusada ha señalado que en la oficina estaba "siempre ella" y que M.M.N. "sólo estaba puntualmente" a lo largo del día, y que fruto de ese trabajo, en octubre de 2015, dos directivos del banco "quedan con ella en un bar" para ofrecerle que ella se encargase de la agencia de colaboración por que el otro acusado "no estaba nunca al frente y no aumentaba el número de clientes". Así, M.C.L.R. ha señalado que "rehusó" a esa petición por "no tener patrimonio para afrontar ese contrato de colaboración", por haberse quedado encinta y "para no traicionar a M.M.N." quien "había depositado mucha confianza" en ella.

Igualmente, M.C.L.R. ha indicado que el 17 de abril de 2016 una clienta quería sacar de su cuenta unos 30.000 euros y que tuvo que indicarle que volviera al día siguiente porque el máximo del crédito que disponía la agencia colaboradora era de 15.000 euros. Así, ha señalado que ante esa operación, el banco le preguntó a esa clienta si había sacado ese dinero "y ella dijo que no", por lo que al final "se tuvo que reintegrar ese dinero, que estaba en caja" al día siguiente.

Tras este hecho, la acusada ha indicado que un directivo del banco acudió a la agencia y se llevó "todo el efectivo de la caja de la oficina" y que se quitó la línea conectada a la red bancaria, y que cuando ocurrió esto M.M.N. "estaba en la feria de Sevilla".

Así, M.C.L.R. ha apuntado que el otro acusado le conminó firmar un papel de baja voluntaria para "que no tuviera problemas" con su baja maternal y que ella lo firmó "sin leerlo" y "sin saber" que ese papel indicaba que había realizado reintegros de dos cuentas bancarias de dos clientes a su favor algo que en sala judicial ha negado haber hecho "nunca jamás".

Tras esto, la acusada ha señalado que M.M.N. le pidió que firmase una declaración jurada y que le amenazó que si no lo hacía "iba a llenar Cantillana de papeles" para difamarla. De esta manera, la encausada ha indicado que aceptó firmar esa declaración jurada a la que quitó "mucho contenido" porque le acusaba de "muchas cosas" y ha detallado que finalmente firmó cuando la declaración indicaba "únicamente" su responsabilidad con respecto a la tramitación de cinco préstamos a clientes.

En concreto, M.C.L.R. ha señalado que anticipó dinero a clientes que había pedido préstamos "cumpliendo órdenes" de M.M.N. que le dijo que para dar esos anticipos "cogiera dinero de su cuenta".

Contador