Manifestación en Osuna por la "pésima situación" del centro de salud y el "desmantelamiento" de los recursos

Publicado 25/02/2019 10:56:10CET
Sevilla.- Manifestación en Osuna por la "pésima situación" del centro de salud y
CEDIDA

OSUNA (SEVILLA), 25 Feb. (EUROPA PRESS) -

La localidad sevillana de Osuna ha sido este pasado domingo el escenario de una manifestación ciudadana en protesta por la "pésima situación" del centro de salud del municipio y el "desmantelamiento" del área sanitaria de la comarca que encabeza dicho pueblo.

La manifestación, promovida por la asociación Pulso, comenzó en la Plaza Mayor y recorrió diversas calles de la localidad, hasta acabar a las puertas del centro de salud. En su escrito de protesta, recogido por Europa Press, el colectivo promotor de esta manifestación critica el "cierre del centro de salud en horario de tarde desde Navidad".

"Aunque según los profesionales sigue la negociación con la Administración (autonómica), el refuerzo que se ha contratado sólo tendrá la duración de un mes y ni siquiera es especialista en médico de familia. Los médicos de centro de salud se niegan rotundamente a ejercer más horas extraordinarias remuneradas en horario de tarde porque expresan que eso no es una solución y aumenta la carga del profesional sanitario", detalla la asociación, agregando que en este centro de salud "sólo hay una pediatra fija y otra con una reducción de jornada que tiene que cubrir el cupo de pueblos de alrededores de Osuna, como La Lantejuela y El Rubio" y que para el horario de tarde "aún no se ha contratado a ninguna pediatra".

Al respecto, la asociación denuncia el "desmantelamiento continuado del área sanitaria de Osuna, donde "no se ofrecen contratos de calidad a los profesionales y eso hace muy difícil su permanencia en la comarca, pues en estas condiciones es extremadamente complejo poder asentar un proyecto de vida a medio plazo".

El colectivo, además, muestra su "solidaridad con los profesionales que trabajan diariamente por ofrecer el mejor servicio sanitario posible pese a los muchos obstáculos con los que se enfrentan". "No aceptamos parches, no queremos medidas improvisadas que calmen a la población, pero no solucionen nuestros problemas. No podemos permitir que se sigan destruyendo las zonas rurales a base de acabar con sus servicios básicos", concluye el manifiesto.