El policía local de Sevilla acusado de disparar a asaltantes dice que actuó "como mejor supo" para defender su vida

Sevilla.-Tribunales.-AMPL.-El fiscal rebaja a 16 años la petición de prisión al policía acusado de disparar a asaltantes
CEDIDA PLATAFORMA
Actualizado 29/04/2019 14:30:32 CET

SEVILLA, 29 Abr. (EUROPA PRESS) -

Casimiro V.M., el ex agente de la Policía Local de Sevilla acusado de lesionar y disparar a cuatro personas, las cuales también son encausadas por asaltar la vivienda del propio Casimiro en 2011, ha asegurado en su derecho a la última palabra que actuó "como mejor supo y pudo" para defender su vida, la de su pareja sentimental y su propiedad "sin querer hacer daño a nadie".

Así lo ha indicado Casimiro en la última sesión de esta causa, que se ha celebrado en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Sevilla y ha quedado vista para sentencia, en la que también ha asegurado que siempre declaró "lo mismo" en sede policial y sede judicial y que siempre "hizo y aportó" con todo lo que se le solicitaba en el proceso. Por ello, ha lamentado que durante la causa "se haya querido tratar que existan dos momentos de los hechos" --uno dentro de la casa y otro fuera de la misma, pero dentro de la parcela-- al entender que su casa y su parcela constituyen una "vivienda indivisible".

Igualmente, el ex agente policial ha señalado que los asaltantes tuvieron hasta cinco momentos para deponer su actitud e irse de su propiedad "y no lo hicieron" por lo que ha señalado "no ser responsable" de lo acaecido la noche de autos --tres asaltante fueron heridos por arma de fuego y otro fue lesionado tras una pelea con el propio Casimiro-- y que actúo "según su instrucción como policía" y con el "miedo" de que su vida y la de su pareja corría peligro.

De otra parte, ha hecho uso del derecho a última palabra Julio F.R., uno de los acusados por asaltar la vivienda, quien ha lamentado de que "varios testigos y los medios de comunicación" le metan "en el mismo saco" con el resto de acusados, por lo que ha querido resaltar que no tiene antecedentes, que "en su vida no ha hecho nada malo a nadie", y que como consecuencia de los hechos ha perdido su vida anterior "que no se la va a devolver nadie" dada las secuelas físicas y psicológicas y que desde el día de los hechos "vive en un centro de rehabilitación de discapacitados" y que está estudiando porque "jamás" podrá valerse para trabajos que requieran de actos físicos.

También ha pronunciado su último palabra el presunto asaltante Raúl P.R. quien ha señalado que en "siempre ha declarado lo mismo en el proceso" por lo que en la vista oral "sólo ha ampliado datos" ya que ahora podía hacerlo "porque estaba fuera de la cárcel y ya se aseguraba de no poner riesgo a su familia". Con todo, ha subrayado que entró en la parcela "con el consentimiento" de Casimiro y que este le ha dejado una cicatriz --en referencia a la herida que le ocasionó el ex agente en la nariz de un mordisco-- "para toda la vida".

"CASIMIRO ES UN HÉROE"

Previamente, el letrado que representa a Casimiro V.M., el abogado Luis Romero, ha indicado en la exposición de sus conclusiones que el ex agente de policía "es un héroe" y que tiene la convicción de "que actúo en legítima defensa y con un miedo insuperable" por lo que ha vuelto a solicitar la libre absolución para su defendido.

Así, el abogado de Casimiro ha querido destacar que Casimiro se encontraba durmiendo en la madrugada del día de los hechos en su vivienda, que se encontraba aislada, cuando tuvo que hacer frente a un ataque de los presuntos asaltantes, con una pelea "feroz y de extrema violencia" contra Raúl P.R. y "escuchando continuamente los gritos de 'dispara y mátalo'", lo que le dejó "malherido" y con "un miedo insuperable" lo que le obligó a defender su vida "como mejor pudo".

Continuando esa línea, el letrado ha señalado que el ex agente del que varios peritos han apuntado que cuando disparó a las ruedas de la furgoneta de los asaltantes para inutilizarla "podría tener la visión periférica afectada por las circunstancias, no existía luz diferente y que el propio Casimiro no era un tirador con experiencia" hizo que fallara los tiros y éstos impactaran contra la chapa del vehículo.

Además, ha querido subrayar los informes forenses que señalan que Casimiro y su pareja "tienen diagnosticado un síndrome de estrés postraumático" como consecuencia del suceso así como la declaración del Jefe de la Brigada de la Policía Judicial de Dos Hermanas (Sevilla) que indicó que "era lógica" la actuación de Casimiro ante "una situación de indefensión" ante "asaltantes con un amplio historial delictivo".

Por todo ello, ha indicado que Casimiro "ya ha sufrido bastante estos ocho años" y que el incidente ha dejado secuelas que le impiden desarrollar su vida profesional, por lo que ha pedido para su defendido una sentencia absolutoria con la eximente completa de legítima defensa, la eximente de miedo insuperable, y la eximente de cumplimiento del deber "ya que quiso inutilizar el vehículo de los asaltantes" y su llamada al 112 y a la central de transmisiones "fue determinante" para detener a los presuntos asaltantes "durante su huída".

Cabe recordar que la Fiscalía solicita penas de cárcel para los cuatro asaltantes Iván P.R., Julio R.F., Raúl P.R. y Esmeraldo F.R. En concreto reclama para Iván y Julio tres años de cárcel por un delito de robo con violencia e intimidación, así como cinco años para Raúl y Esmeraldo por el mismo delito. Con respecto a Casimiro, el Ministerio Público pide una pena de 16 años por tres delitos de lesiones, señalando que no ve delito en las lesiones producidas a Raúl P.R. al concurrir la eximente de legítima defensa.

Contador

Para leer más