La directora del IAA considera "razonable" incluir parte de la inversión y amortización de depuradoras en el gravamen

Inés Torralba.
EUROPA PRESS
Publicado 01/10/2018 14:49:26CET

ZARAGOZA, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

La directora del Instituto Aragonés del Agua (IAA), Inés Torralba, ha considerado "razonable" incluir parte de la inversión y la amortización de las infraestructuras de depuración en el gravamen autonómico, actualmente el Impuesto sobre la Contaminación de las Aguas (ICA).

Ha comparecido en la Comisión especial de estudio sobre la aplicación del ICA, de las Cortes de Aragón, donde ha explicado los puntos básicos del impuesto y ha defendido la inclusión en el mismo de los costes mencionados, aparte de los gastos de explotación y mantenimiento, "como mínimo".

Ha señalado que, en comparación con otras comunidades autónomas, el ICA es el impuesto más caro para el contribuyente, pero ello se debe a que sirve para financiar un mayor porcentaje de los gastos.

La directora del Instituto ha puesto de relieve el carácter finalista del gravamen, indicando que "toda la crítica de la que ha sido objeto el modelo de depuración se ha empleado para restar legitimidad al recurso utilizado, pero el Gobierno ha tomado decisiones que tratan de contener el incremento del coste de la depuración derivado del sistema de concesiones".

Al respecto, ha dicho que "estamos tratando de continuar la actividad inversora para dotar a nuestros pueblos de depuradoras y, al mismo tiempo, cumplimos los compromisos del pago de tarifas". Torralba ha recordado que la UE ha determinado que este gravamen debe responder al principio de recuperación de costes.

También ha comentado que el hecho imponible del ICA es la producción de aguas residuales y los vertidos, añadiendo que la promoción del uso racional del agua "aconsejan que sea el usuario el que contrae la obligación" fiscal. Actualmente tiene un componente fijo de 5,95 euros para el usuario doméstico y de 19,162 para el industrial, con un tipo variable por metro cúbico sin progresividad.

Ha apuntado que con las bonificaciones en función de que la localidad tenga o no estación depuradora en funcionamiento se logra "un efecto similar al gallego", es decir, similar al cobro de una tasa, precisando que "no es equivalente" porque en Aragón no es tasa, sino impuesto.

"Parece justificado buscar la progresividad, que no sea más barato el metro cúbico cuanto más se consume, sino al contrario, que se penalicen los consumos excesivos" y considerar como supuestos de bonificación los hogares con más miembros que la media, como los de familias numerosas, o determinadas industrias que podrían resultar penalizadas sin bonificación por su elevado consumo, como peluquerías, lavanderías o restaurantes.

Inés Torralba ha informado de que el ICA está justificado constitucional y estatutariamente y que ya desde 1995, con el Plan Nacional de Saneamiento y Depuración, se establece un sistema para que las comunidades autónomas contribuyan al pago de los costes de la depuración de las aguas residuales. "El ICA no es ningún impuesto nuevo", ha aseverado.

Ha expuesto que el impuesto se creó mediante la Ley de Aguas y Ríos, de Cortes de Aragón, reservándose el Gobierno de Aragón la potestad reglamentaria, y que la previsión anual de ingresos por este concepto se establece en la Ley de Medidas Fiscales y Administrativas que acompaña a los Presupuestos regionales cada año.

Ha llamado la atención sobre "la mayor visibilidad" que ha cobrado el impuesto con la implantación del nuevo sistema de recaudación, a partir del 1 de enero de 2016 y también debido a que el gravamen "se desgaja del recibo del agua y cada usuario sabe a qué entidad paga", por lo que el Ejecutivo regional "se hace visiblemente responsable".

ZARAGOZA

También es relevante la "polémica" por la incorporación, en enero de 2016, de la ciudad de Zaragoza al sistema autonómico de manera "efectiva y en igualdad" con el resto de municipios, ya que las Cortes de Aragón decidieron, en la Ley de Medidas de 2016, poner fin a la moratoria acordada en 2008, ha dicho.

Ha precisado que los zaragozanos tuvieron una bonificación del 70 por ciento en 2016 y del 60 por ciento los años siguientes. Inés Torralba ha comentado que las restantes comunidades autónomas "nunca" han exceptuado a las poblaciones de mayor tamaño.

Además, ha apoyado la decisión de las Cortes de Aragón de que los zaragozanos empezaran a pagar --en 2016-- el ICA, considerando "un error" que la entrada efectiva de estos contribuyentes dependiera de un acuerdo entre el Gobierno regional y una corporación municipal.

INTENSIDAD DE ACTUACIÓN

El director de la Unidad del ICA y otros ingresos tributarios del IAA, Cecilio Vallés, ha considerado que los elementos esenciales del ICA están regulados "correctamente", siendo una regulación "equivalente" a la normativa de otras comunidades autónomas. Ha advertido de que "cualquier modificación" del impuesto debería mantener la regulación "esencial".

Cecilio Vallés ha apoyado el procedimiento de recaudación, indicando que "está funcionando suficientemente bien y no creo que haya motivos para la revisión del sistema de recaudación directa".

Asimismo, ha comentado que la intensidad de la actuación de la Administración no es igual en todos los municipios, ya que en algunos hay depuradora y en otros no, por lo que se regula la carga fiscal en función de este criterio mediante un sistema de bonificaciones.

Vallés ha opinado que el sistema de impuesto con tasa y no solo impuesto, como hasta ahora, arroja un resultado similar en cuanto al pago del gravamen, ya que el pago depende de la mencionada "intensidad de actuación".