Publicado 07/09/2021 12:16CET

"La mayoría de las conocimientos sobre las lenguas sigue siendo una colección de ideas precientíficas", afirma D'Andrés

Archivo - Xulio Concepción xunto a Ramón d'Andrés, coordinador del ciclu.
Archivo - Xulio Concepción xunto a Ramón d'Andrés, coordinador del ciclu. - EUROPA PRESS. - Archivo

OVIEDO, 7 Sep. (EUROPA PRESS) -

El profesor de la Universidad de Oviedo y ganador de la XXVII edición del Premiu Máximo Fuertes Acevedo d'Ensayu por 'Una ciencia sin enfotu. Ensayu sobre la deserción social de la llingüística científica', Ramón d'Andrés, ha afirmado que la mayoría de los conocimientos que tiene la gente común y las élites cultas sobre el lenguaje y las lenguas "sigue siendo una colección de ideas precientíficas y utilitarias, como si el tiempo se hubiera parado desde finales del siglo XIX".

En declaraciones a Europa Press, el profesor ha explicado que esta obra es una reflexión sobre el papel de la lingüística científica en la sociedad. Se trata de una de las ciencias más desarrolladas a lo largo del siglo XX, pero "la mayoría de las conocimientos que tiene la gente común y las élites cultas sobre el lenguaje y las lenguas sigue siendo una colección de ideas precientíficas y utilitarias, como si el tiempo se hubiera parado desde finales del siglo XIX".

Ideas, explica D'Andrés, como que hay lenguas primitivas y otras modernas, que hay lenguas aptas para unas cosas o para otras o que hay palabras más bonitas que otras. "No se sabe diferenciar entre la naturaleza real de las lenguas y su aspecto normativo que surge de las academias y de las conveniencias sociales", ha comentado.

"Todo este conforma un pensamiento precientífico que perpetúa los prejuicios alrededor del lenguaje y las lenguas, como si la lingüística científica no hubiera existido desde hace un siglo o siglo y medio", ha explicado el profesor, para añadir que todavía hoy hay lingüistas "que siguen pegados a conceptos precientíficos y a intromisiones ideológicas en el ejercicio de su ciencia".

Una situación que según el profesor de la Universidad de Oviedo "ayuda a difundir y perpetuar socialmente auténticas boberías alrededor del lenguaje y las lenguas, cuando su función tendría que ser la contraria". "Además muchos lingüistas confunden su papel científico con la exaltación identitaria de la lengua que hablan", ha comentado.

Una confusión que tiene su reflejo en los libros de texto o en el pensamiento general de la sociedad. "La exaltación nacionalista de una lengua mayoritaria es una manifestación extrema de este que digo, pero de por medio hay muchos grados intermedios", ha indicado.

"La mayor parte de las conocimientos que formen la cultura general de la gente sobre el lenguaje y las lenguas son creencias, ideologías y saber popular", ha explicado el profesor, que suma a esta situación que hay lingüistas que se siente a gusto con esas creencias, ideologías y saber popular en el ejercicio de su ciencia. "El panorama supone una auténtica deserción social de la lingüística científica y una situación que es necesario superar", ha sentenciado.

Para leer más