La policía afirma que el acusado por un robo en Siero "actuaba de manera violenta y sorpresiva"

Publicado 09/07/2019 10:39:03CET
Juzgado de Oviedo, Audiencia Provincial de Oviedo
Juzgado de Oviedo, Audiencia Provincial de OviedoEUROPA PRESS - Archivo

   OVIEDO, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

   La mujer víctima de un robo en Siero en febrero de 2017, ha declarado este martes ante el juez que el acusado "le cogió del cuello, y sin saber como lo hizo pero le apretó y quedó sin conocimiento". "Me mordí la lengua y todo, y cuando desperté no sabía donde estaba, hasta que me di cuenta que estaba en casa y estuve mal", ha relatado la víctima.

   Así mismo, el agente de la Policía Nacional encargado de instruir el atestado ha manifestado que a raíz de los hechos denunciados lograron esclarecer otros "cuatro o cinco hechos similares" cometidos por el acusado en esas fechas. Ha manifestado que el procesado siempre actuaba de manera "violenta y sorpresiva, apretando las carótidas de las víctimas para que no lo pudiesen reconocer y eligiendo víctimas de edad avanzada".

   Durante la celebración del juicio, en el Penal 1 de Oviedo, la victima ha relatado como sucedieron los hechos. Ha explicado que ese día cuando fue abrir la puerta del portal de su edificio se le acercó el acusado y se le adelantó, algo que le extrañó al ver que no era una persona conocida del edificio.

   "Cuando llegó a los ascensores dio la vuelta. El día anterior me había muerto un hermano y me puse a abrir la correspondencia que tenía en el buzón. Él --el procesado-- estaba por donde los ascensores. Luego me alcanzó me cogió por el cuello y me tiró, cuando me desperté no sabía donde estaba hasta que me di cuenta que estaba en casa", ha relatado.

   Ha relatado que le llevó dos pulseras de oro y una cartera con unos 50 euros. También ha reiterado que cuando la llamó la Policía para que fuese a comisaría lo vio allí y lo reconoció entre otras personas. "Me pusieron varias personas y vi que era el segundo", ha dicho en varias ocasiones.

   Por su parte el acusado ha negado los hechos y ha asegurado que no hay ninguna prueba de que fuese él el autor de los mismos. Sí ha reconocido que en las fechas de los hechos, 25 de febrero de 2017, si estaba en Asturias. Así ha negado también ser el culpable de otros hechos similares producidos en Mieres.

   El procesado, de origen rumano, ha declarado por videoconferencia desde el Centro Penitenciario de Dueñas donde cumple condena por otros hechos diferentes a los que se juzgan. Su letrado ha indicado que la víctima tiene algunas lagunas en su testimonio, sin recordar por ejemplo que se le sometió a un reconocimiento fotográfico.

   "Se debe ser escrupuloso en tomar ese testimonio porque es la única prueba de carga contra mi cliente", ha indicado el letrado del acusado, que ha manifestado en un hecho traumático como este no es habitual que se reconozca tiempo después de una manera tan clara al autor de los hechos. Por ello ha solicitado la libre absolución del procesado.

   El Ministerio considera probado que sobre las 21.45 horas del día 25 de febrero de 2017, la víctima, de 78 años, entró en el portal de su domicilio en Pola de Siero. A la vez que ella accedió el acusado, rumano de 40 años, que aprovechó el momento en que la mujer recogió la correspondencia del buzón para abalanzarse sobre ella.

   Después le puso las manos en el cuello y le apretó, lo que provocó que la mujer perdiera el conocimiento y se mordiera la lengua.

   A continuación el acusado se apoderó de dos pulseras de oro y de

   la cartera de la mujer, que contenía 50 euros en efectivo.

   La víctima tuvo lesiones consistentes en mordedura lingual por síncope, eritema en el cuello y ansiedad de los que tardó 30 días en curar.

   Por ello ha mantenido la solicita de una pena de 5 años de prisión y 3 meses de multa con una cuota diaria de 10 euros, con responsabilidad personal subsidiaria en caso de impago.

   Además en concepto de responsabilidad civil, el Ministerio Fiscal solicita que el acusado indemnice a la víctima con 1.200 euros por las lesiones y otros 1.000 por daño moral, y a la compañía aseguradora con 654,14 euros por el dinero que le abonó a la víctima como indemnización por la sustracción. La acusación particular se ha adherido a la petición de penas solicitadas por el fiscal.

Contador

Para leer más