Publicado 25/11/2020 13:54CET

"Sabemos que hoy no se acaba", lamenta sobre la violencia de género González, quien llama a tomar conciencia

Minuto de silencio en la plaza Mayor de Gijón con motivo del Día Internacional contra la Violencia de Género
Minuto de silencio en la plaza Mayor de Gijón con motivo del Día Internacional contra la Violencia de Género - EUROPA PRESS

GIJÓN, 25 Nov. (EUROPA PRESS) -

La alcaldesa de Gijón, Ana González (PSOE), ha señalado este miércoles que es un día "especialmente doloroso" porque recordamos, sin ninguna duda, a quienes fueron asesinadas o son golpeadas o sufren cualquier otro tipo de violencia, pero también porque "sabemos que hoy no se acaba", ha lamentado.

"Y lo más probable que el año que viene tampoco", ha añadido, en declaraciones a los medios de comunicación tras guardar junto a la Corporación Municipal --excepto Vox--, colectivos feministas y sociedad civil un minuto de silencio con motivo del Día Internacional contra la Violencia de Género, en una concentración simbólica en la plaza Mayor y ajustada a las restricciones higiénico sanitarias por la COVID-19.

González, con referencia a la gijonesa asesinada a manos de su ex pareja, Lorena Dacuña, ha apuntado que cuando se lamenta el asesinato de una mujer gijonesa es "mucho más doloroso", por la cercanía, pero todas las víctimas "nos duelen por igual", ha apuntado.

"Estamos ante un maltrato y unos asesinatos que no tienen ninguna justificación, absolutamente ninguna", ha sostenido, al tiempo que ha llamado la atención sobre que sustentan en el hecho del desprecio a las mujeres y en la negación de que estas tienen derechos, son libres y pueden desarrollar su proyecto de vida.

Se ha preguntado, al tiempo, sobre cómo es posible que en lugares que nos decimos civilizados y en los que se hacen campañas de concienciación, no se logre erradicar esta violencia.

Mención aparte ha tenido para aquellos que intentan utilizar la violencia de género para otros fines. Sobre la no presencia de Vox en el minuto de silencio guardado, ha indicado que lo que tiene que entender la ciudadanía es que no todos los partidos ni todas las ideologías hablan de una violencia contra las mujeres como un elemento estructural, es decir, sobre el que se monta la estructura social.

Algo que ha incidido en que no es exclusivo de la formación política Vox, sino que hay, a su modo de ver, otros que no creen en ello tampoco y que lo demuestran no apoyando acciones contra la violencia machista.

"La violencia contra las mujeres no tiene matices", ha asegurado, por contra, la alcaldesa gijonesa, quien ha opinado que en algunos sectores hay poca interiorización de lo que realmente estamos hablando, que es el asesinato, el maltrato, la minusvaloración y el decirnos a las mujeres que somos menos.

Con esa base se ha construido el modelo social y ahora, según la regidora gijonesa, tenemos que deconstruirlo para hacer una cosa diferente.

Sobre si ahora que se cumplen el aniversario de la Casa Malva de Gijón va a seguir por esa línea de vanguardia, ha respondido un rotundo sí. Ha señalado que están haciendo un profundo cambio de las políticas de igualdad, "que estaban adormecidas en nuestra ciudad", ha apuntado.

Sí que ha destacado que se han ido introduciendo cambios "significativos", como pueda ser en la propia oferta formativa que hace el Ayuntamiento, al reconocer que anteriormente había claramente un "sesgo sexista".

Ha puesto de ejemplo que los cursos para camarera de pisos eran para mujeres, algo que se ha cambiado, al tiempo que ha defendido que están haciendo un esfuerzo para acabar con este sesgo.

CONVIVIR CON EL MALTRATADOR

En cuanto a si ha agravado la pandemia el problema, ha reconocido que todas las medidas que implican pasar más tiempo en los domicilios aumenta el riesgo para las mujeres que son víctimas de la violencia de género.

Ha indicado que por eso lanzaron una campaña en pleno confinamiento, para que quien no la sufra sea consciente de lo que pasa en otros hogares y se pueda ir en contra de esa violencia y proteger a las mujeres.

Y si bien ha indicado que durante el confinamiento bajaron las denuncias, lo ha achacado a que en ese periodo no se iba a trabajar en muchos casos y pasaban con su maltratador todo el día, lo que les hacía imposible denunciar por estar más vigiladas.

Ya cuando empezó la desescalada se observó un aumento de denuncias. Ha aprovechado, asimismo, para felicitar al Centro Asesor de la Mujer de Gijón, que durante todo el confinamiento no dejó de trabajar ni de atender a las mujeres, eso sí, de las que se tenía constancia.

También desde los colectivos feministas que han participado en el minuto de silencio se ha lanzado la voz de alarma sobre el agravamiento de la violencia de género. "Tiene que ser terrible", han destacado, a lo que han animado a la gente a pensar lo que tiene que ser vivir 24 horas con su maltratador.

TODAS LAS VÍCTIMAS IGUALES

En el caso de Vox Gijón, su portavoz, Eladio de la Concha, ha remitido un comunicado para dejar claro que se acuerdan de las víctimas de la violencia todos los días del año y recuerdan a todas las víctimas, no solo a las mujeres.

"No hay, ni debe hacerse, distinción por razón de nacimiento, sexo, edad, raza o ideología, como bien se dice en el art. 14 de nuestra Constitución y, además, declaramos la necesidad de defender a cualquier víctima de violencia y de condenar por igual a los agresores y asesinos, sean hombres o mujeres", ha defendido.

Para él, la Ley de Violencia de Género acaba con la presunción de inocencia "y discrimina al varón por el mero hecho de serlo, ha resultado totalmente ineficaz para disminuir el número de mujeres asesinadas a manos de sus parejas y, por otro lado, discrimina y no contempla la situación de otras mujeres lesbianas que son agredidas por sus parejas, también mujeres", ha argumentado.

Asimismo, ha apuntado que en la actualidad, lamentablemente, asistimos con preocupación cómo modos de vida de otros lugares y de relación con las mujeres en las que se las trata como inferiores "se van infiltrando en nuestras calles y en nuestros barrios poniendo en riesgo la convivencia y la seguridad de las mujeres", ha considerado De la Concha.