VOX afirma que "la izquierda y el ecologismo logrará una Asturias paradisiaca en la que no viva nadie"

Dirección de VOX Asturias
VOX - Archivo
Publicado 24/10/2018 11:31:26CET

OVIEDO, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Presidente provincial de VOX Asturias, Rodolfo Espina, ha lamentado el anuncio de cierre de la planta de la multinacional de Alcoa en Asturias y se ha posicionado al lado de las familias "que se asoman al abismo de precariedad de la falta de trabajo". Y ha afirmado que "al final del cuento, la izquierda y el ecologismo, lograrán la paradisíaca región, de pastos y aire limpio, en la que no viva nadie".

Sostiene que Alcoa, es "otro problema generado por políticos". Y ve en un deber de todos "hacer lo posible para que la planta no cierre, por el bien de Asturias y por el bien de sus trabajadores". "Pero no debemos conformarnos con prolongar una agonía de anuncios de cierres, negociaciones y rectificaciones, que acabarán con la marcha definitiva de la empresa. Si no se pone remedio a todos los obstáculos creados para que la industria se instale en Asturias y la que hay no tenga intención de abandonarnos lo antes posible, deben cambiar muchas cosas", añade.

Destaca que Asturias tiene los impuestos más altos de España, la tasa de actividad más baja del país, la población de mayor edad y la menor tasa de natalidad. "Somos campeones también en deslocalización de jóvenes, con premio especial a la región de España que más población pierde. Presumimos de demonizar a los empresarios, cual devoradores de recién nacidos, y si con yanquis los representamos como al mismísimo satanás. Tenemos una de las tasas más alta de absentismo laboral. Nos enorgullecemos de la conflictividad laboral y de lo aguerridos que son nuestros sindicatos, algo que 'desea' cualquier empresario", apunta.

A nivel nacional, explica Espina, "se insiste en mantener una alta imposición a la empresa, que soporta la mayor carga social de toda Europa a través de las cuotas de la seguridad social. Las políticas energéticas de molinillo, panel solar, prohibición de nucleares y fracking, y la transición energética exprés, disparan los costes energéticos".

"Han sido políticos imprudentes, muchos de los cuales ni siquiera han trabajado en una empresa, los que han generado un ambiente tan tóxico para la industria. Ciertamente es un milagro que aun queden industrias en Asturias. Y mientras esto sucede, el presidente de Asturias, Javier Fernández, más pendiente de su jubilación y dorado retiro en Somió, se dedica a dar charlas sobre Federalismo".

"Alcoa debe quedarse para darnos la oportunidad de demostrarle que Asturias y los Asturianos somos su mejor opción. Pero si sólo exigimos a la empresa nos estaremos equivocando, son nuestros políticos los que deben dejar de entorpecer la actividad de quienes lideran proyectos que dan empleo a muchos de nuestros vecinos", concluye Espina.