Saravia recuerda que el Puente Mayor necesita una obra más amplia, lo que no impide que se hayan mejorado las aceras

Publicado 26/09/2018 14:12:03CET

VALLADOLID, 26 Sep. (EUROPA PRESS) -

El concejal de Urbanismo, Infraestructuras y Vivienda del Ayuntamiento de Valladolid, Manuel Saravia, ha recordado este miércoles que el Puente Mayor necesita una obra más amplia, que ha situado en el entorno de los 4 millones de euros, para su rehabilitación, lo que considera que no debía impedir la actuación que se ha llevado a cabo en los últimos meses para mejorar la transitabilidad de las aceras y sustituir las farolas.

Así lo ha explicado el edil de Valladolid Toma la Palabra tras la reunión de la Comisión de Urbanismo, en la que ha tenido lugar una discusión entre el equipo de Gobierno y el Grupo Popular sobre las obras del Puente Mayor, criticadas este martes por el principal partido de la oposición.

Saravia ha recordado que "se sabe desde hace mucho tiempo" que el Puente Mayor necesita una intervención en conjunto "grandísima", que ha cifrado en el entorno de los 4 millones de euros de presupuesto, para, entre otras cosas, retirar la estructura metálica sobre la que se sitúa la actual plataforma, quitar la tubería del anillo 1.000 que va adosada al viaducto y para la que habría que buscar otra solución, y rehabilitar los arcos medievales.

"Esta obra no se hace en un momento", ha incidido Saravia, que ha explicado que actualmente el Ayuntamiento se plantea como ejecutar esta actuación.

Pero, a su juicio, eso no impide que se pueda realizar otra intervención para mejorar el tránsito de las aceras, como la que se concluye durante estos días y que ha contado con un presupuesto de unos 475.000 euros. "Hemos visto muchas veces que como hay que hacer una obra enorme, no se hace nada", ha aseverado Saravia, que ha recordado que en los últimos 20 años no se había realizado intervención alguna.

El concejal también ha reiterado la defensa del proyecto llevado a cabo por el Ayuntamiento, a la que ha insistido en definir como "razonable, sensata y moderada", con la instalación de un pavimento de caucho que absorbe movimientos, la sustitución de las estructuras de las luminarias que eran de hierro forjado y se encontraban en malas condiciones, o la instalación de una nueva barandilla interior, "por motivos de seguridad del tráfico", que ha sido diseñada por ingenieros de la Universidad de Valladolid.