Publicado 08/03/2021 20:49CET

Valladolid "grita más fuerte que nunca" por la igualdad

Concentración por el 8M en la Plaza Mayor de Valladolid.
Concentración por el 8M en la Plaza Mayor de Valladolid. - PHOTOGENIC/CLAUDIA ALBA

VALLADOLID, 8 Mar. (EUROPA PRESS) -

Más de un centenar de personas han gritado hoy en Valladolid "más fuerte que nunca" por la igualdad en derechos y saliros entre hombres y mujeres en una de las tres concentraciones que se han celebrado en la ciudad con motivo del Día Internacional de la Mujer.

La Coordinadora de Mujeres 8M de Valladolid ha preparado con "detalle" para cumplir "escrupulosamente" las recomendaciones sanitarias debido a la pandemia una concentración que se ha llevado a cabo en la Plaza Mayor. Así, han pintado señales en el suelo, con una distancia de separación de dos metros, en las que se han ido colocando los participantes en el acto. Además, durante el mismo, se ha estado recordando por megafonía todas estas medidas y voluntarias de la coordinadora, ataviadas con chalecos amarillos, han estado velando por su cumplimiento.

A ritmo de batucada y con lemas como 'Mujer levántate y lucha. Ni un paso atrás'; 'A palabras machistas, oídos violetas' y 'Las calles también son de las mujeres' el acto reivindicativo se ha desarrollado con total normalidad.

"Este año, precisamente, alcanzamos los 30 años organizando esta concentración y entendemos que es la más importante de todas en la defensa de nuestros derechos porque nos están atacando desde todos los lados", ha lamentado una de las portavoces, Marisol Morais, que ha ironizado con que ellas ni son "futboleras", en relación a la concentración que seguidores del Atlético de Madrid realizaron ayer a las puertas del Metropolitano, ni "fascistas", por la movilización organizada en Valladolid por la Falange, que parece "sí se pueden manifestar".

Morais ha admitido que hoy importaba más el mensaje que el número de personas concentradas. "No estamos pensando en si somos 500, 1.000 o 1.500... lo que queremos es gritar más fuerte que nunca porque este año es necesario por los ataques que hemos recibido", ha incidido.

En este sentido, desde la Coordinador reivindican la igualdad "real" entre hombres y mujeres, en "derechos", "salarios" que, a su juicio, siguen siendo "inferiores", al tiempo que ha reivindicado el papel de la mujer en la pandemia, al estar "siempre en primera línea de fuego".

Por último, Morais ha insistido en su denuncia de que tanto la derecha como la extrema derecha están intentando "debilitar" el movimiento aprovechando la crisis sanitaria. "No les gusta el feminismo. Hemos demostrado el gran poder que tenemos, con grandes movilizaciones, y eso no ha gustado. Por eso nos quieren debilitar y ver otra vez en casa. Por eso tenemos que estar en la calle. Con nuestros derechos no se juega, hemos luchado mucho y no vamos a dar ni un paso atrás", ha zanjado.

Durante la concentración, además, se ha leído un manifiesto en el que han puesto de manifiesto que la mujer tiene que seguir siendo considerada "esencial" más allá de la pandemia. De ahí que hayan reivindicado el fin de la "precariedad laboral" que conduce a una pobreza "claramente feminizada". "Equiparar salarios y tiempos cotizados a lo largo de toda la vida laboral de mujeres y hombres. Reconocimiento y mejora de las condiciones laborales de los trabajos feminizados, esenciales, vitales, imprescindibles para nuestra sociedad. Si las mujeres seguimos acumulando precariedad laboral nunca podremos hablar de una sociedad igualitaria", señala.

También han reclamado "flexibilización y racionalización" de las jornadas de trabajo, que permitan una conciliación "real" junto con el impulso de medidas que fomenten la "corresponsabilidad", sin la cual, aseguran, "no hay conciliación". Además apuestan por un avance en la "coeducación" y la incorporación del derecho a una formación en educación sexual que garantice unas relaciones de pareja "igualitarias, sanas y libres de violencia". "Coeducación y pedagogía feminista poniendo en valor el conocimiento, la producción científica, tecnológica o artística realizada por mujeres, sin olvidarnos de enseñar la importancia de cuidar y que nos cuiden y de rechazar cualquier tipo de violencia", continúa el manifiesto.

También han reivindicado que las mujeres del mundo rural sean "protagonistas" de los cambios y tengan "autoridad" para liderar procesos de transformación. "Apoyamos el trabajo de muchas compañeras que en su defensa por preservar y defender sus cultivos y tierras ponen en riesgo sus vidas. Las mujeres de todo el mundo tenemos un papel primordial en la lucha contra el cambio climático", agrega.

Por último, han exigido que se garanticen los medios más adecuados para sensibilizar, visualizar y concienciar a la sociedad sobre la violencia de género como un problema público, que atenta contra la democracia y contra los derechos fundamentales de las mujeres; una perspectiva de género real y ser las protagonistas de sus vidas, de su salud y de sus cuerpos, "sin que sean mercadería ni objeto". "Y tener voz propia, dejar de ser cuestionadas por la sociedad patriarcal cuando exigimos nuestros derechos, haciéndonos culpables de pandemias o cuestionando nuestros derechos", han subrayado.

En este punto han recordado las palabras de Simone De Beauvoir: "No olvidéis jamás que bastará una crisis política, económica o religiosa para que los derechos de las mujeres vuelvan a ser cuestionados", para terminar la lectura del manifiesto con un "¡Feminismo para avanzar, 8M hasta el final!".

Para leer más