El 15% de los CAP de Barcelona no son accesibles comunicativamente y el 2%, físicamente

Ramon Lamiel, Gemma Tarafa y Marta Chandre en el CAP Guinardó
EUROPA PRESS
Publicado 30/10/2018 14:51:51CET

Detectan pequeñas mejoras que permitirían un salto cualitativo, como señalética accesible

BARCELONA, 30 Oct. (EUROPA PRESS) -

El 15% de los centros de atención primaria (CAP) de Barcelona no cumplen con la normativa vigente en accesibilidad comunicativa, para personas con discapacidad visual, auditiva o intelectual, y el 2% no tienen suficiente accesibilidad o practicabilidad física, según un estudio que ha medido todos los tipos de diversidad funcional con personas afectadas.

Se trata de un análisis del Ayuntamiento de Barcelona y el Servei Català de la Salut (CatSalut) de la Generalitat, que ha detectado una accesibilidad adecuada en la práctica totalidad de los centros --el 98% físicamente y el 85% comunicativamente pero ha propuesto mejoras "dedicadas a buscar la excelencia", ha explicado en rueda de prensa este martes el gerente del Institut Municipal de Persones amb Discapacitat de Barcelona (IMPD), Ramon Lamiel.

Han realizado el estudio en el terreno un grupo de 40 personas con discapacidad, en un plan de empleo, que han visitado 53 de los 56 CAP de la ciudad, y el trabajo ha aplicado la metodología Clear Code Architecture, que tiene en cuenta estándares de excelencia, y han propuesto "pequeñas mejoras" que permiten hacer un gran salto cualitativo, por ejemplo señalética accesible y pavimento podotáctil.

En el acto, la comisionada de Salud del Ayuntamiento, Gemma Tarafa, ha destacado que aunque los porcentajes en los que falta accesibilidad pueden parecer bajos, son relevantes porque "esto quiere decir que hay personas que no salen de su casa porque no tienen accesibilidad", ante lo que ha reivindicado llegar al 100% que marca la ley.

Ha puesto en valor que las personas con discapacidad que han realizado este plan "han ayudado a ver dónde estaban los problemas, más allá de los elementos normativos", y aunque ha reconocido que hay un atraso en la accesibilidad comunicativa, ha remarcado que son cambios posibles porque no requieren una partida presupuestaria muy grande, y ya han hablado con la Generalitat en este sentido.

La subdirectora del CatSalut, Marta Chandre, ha asegurado que se incoporarán en estos centros las recomendaciones del estudio y que incluirán esta "mirada específica" sobre diversidad funcional en la encuesta que hacen a los usuarios.

LAVABOS, LOS MENOS ACCESIBLES

La puerta de los centros es el ítem más accesible (96%), seguido de la recepción y los despachos (ambos con el 91%), mientras que los espacios con menos accesibilidad son los lavabos (70%), que "normalmente cumplen los cánones mínimos de accesibilidad, pero a veces la disposición de los elementos no es la más correcta".

En los baños han recomendado instalar pestillos y grifos accesibles, luces automáticas y espejos a la altura adecuada --una de la falta de usabilidad mas frecuente--.

La urbanización tiene un 74% de accesibilidad, y aunque tiene accesibilidad para las personas con movilidad reducida y buena iluminación, recomiendan añadir pavimento podotáctil para discapacitados visuales, arreglar los pavimentos en malas condiciones, mejorar las barandillas y colocar un cartel de confirmación de destino para ciegos.

En la recepción (accesible en el 91%) y las salas de espera (83%) haría falta mobiliario accesible --con sillas para personas obesas y espacios para sillas de ruedas-- y apoyos a la comunicación y señalética, por ejemplo con avisos de turnos visuales y auditivos.

En los pasillos (89%) ven necesidad de eliminar elementos que reducen su dimensión y proteger elementos de seguridad --como mangueras y apaga incendios--, y en las escaleras (89%) indican la necesidad de instalar dos alturas de barandillas y la señalística.

El estudio se enmarca en el Plan de Accesibilidad Universal de Barcelona 2018-2026 que coordina el IMPD con el fin de adaptar la ciudad a los niveles más altos posibles, y la mayor diferencia detectada entre los ambulatorios tiene que ver con su edad constructiva.

Lamiel ha explicado que el lunes hubo una reunión con el Consejo de accesibilidad de Catalunya, en la que se dijo que en nueves meses estará desarrollado el reglamento de la ley catalana de accesibilidad porque ya ha entrado a trámite el decreto, que tiene "unas dimensiones muy considerables", equiparable a diez decretos.

Los 13 grupos que analiza la metodología utilizada comprenden las personas que no ven, ven poco, confunden los colores, no oyen bien, utilizan lenguaje de signos, no comprenden el lenguaje, no caminan, caminan con mucha dificultad, caminan con dificultad, manipulan con dificultad, con déficit cognitivo, de talla baja y con hipersensibilidad.