Barcelona ha abierto 210 sanciones por exponer flores a la venta en la calle sin licencia en 2018

Comisión de Economía del Ayuntamiento de Barcelona
EUROPA PRESS
Publicado 16/10/2018 18:31:07CET

Casi 100 establecimientos han regularizado su situación desde abril y otros 25 están en trámite

BARCELONA, 16 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Barcelona ha resuelto este año 210 expedientes sancionadores por exponer flores a la venta en la vía pública sin la licencia correspondiente, la mitad de los cuales han afectado a floristerías y la otra mitad a bazares y tiendas multiprecio, ha detallado este martes el concejal Agustí Colom.

De estos 210 expedientes sancionadores, 135 se han archivado porque ya se han pagado, otros siete han sido archivados por motivos de forma y otros 68 están en trámite, ha concretado en la comisión municipal de Economía en una comparecencia solicitada por el concejal del PP Javier Mulleras.

Colom ha resaltado que en abril de 2018 existían 41 establecimientos con venta de flores con licencia para hacerlo en la vía pública y que desde entonces han regularizado su situación 99 más, mientras que otras 25 licencias están en trámite.

Ha resaltado que en diciembre del año pasado el Gremi de Floristes de Catalunya contactó con el Ayuntamiento para informar de que había establecimientos que vendían flores en la vía pública sin la correspondiente licencia, en referencia sobre todo a bazares y tiendas multiprecio, tras lo que se hizo un análisis y se impulsó esta campaña de inspección de venta de flores.

Colom ha explicado que ocupar vía pública sin la licencia correspondiente es una infracción considerada muy grave en las ordenanzas y que se sanciona con una multa de hasta 1.800 euros, pero que las sanciones que se han tramitado por el caso de las flores han sido de 900 euros, que cuentan con un descuento del 65% si se pagan en el plazo correspondiente, por lo que se reduce a 315 euros.

Ha advertido que las campañas de inspección no pueden ser arbitrarias y sancionar sólo a tiendas multiprecio y no a floristerías si tampoco cuentan con la licencia adecuada, y ha resaltado que los importes están establecidos en una ordenanza de 1999, por lo que ha criticado que grupos de la oposición los tachen de desproporcionados y no lo cambiaran en mandatos anteriores.

Además, la comisión ha aprobado una propuesta de Cs para instar al Gobierno municipal a corregir la tasa que permita a los floristas exponer flores y plantas ante sus establecimientos para que sea más adecuada a su actividad y volumen de negocio y estudiar la posibilidad de aplicar una tasa cero en casos especiales, ante lo que se ha abstenido el Gobierno de BComú, porque antes se debe poder valorar y trabajar, ha dicho Colom.

CRÍTICAS DEL GREMIO

El asesor del Gremi de Floristes, Miguel Segura, ha detallado en declaraciones a los medios que el gremio advirtió de tiendas que ocupaban de forma indiscriminada las aceras, y ha lamentado que esperaban que los establecimientos sin la licencia adecuada --muchos por desconocimiento, según él-- recibieran un aviso para regularizar su situación antes de la sanción.

Ha sostenido que se trata de una "revancha" contra el sector por avisar de comercios que ocupan la vía pública de forma indiscriminada, como tiendas multiprecio y bazares, y ha pedido reducir la tasa de ocupación de la vía pública en función del espacio que utilicen las floristerías.

"DOBLA VARA DE MEDIR"

El concejal del PP ha sostenido que el Gobierno de Ada Colau persigue a determinados sectores mientras que actividades como el 'top manta' tienen "carta blanca en la ciudad", tras lo que Carina Mejías (Cs) ha dicho que se han puesto multas desproporcionadas y que el ejecutivo municipal tiene una doble vara de medir en función del tipo de actividad.

Raimond Blasi (PDeCAT) ha pedido una flexibilización de los requisitos de ocupación de la vía pública y revisar las tasas para los floristas, para lo que ha ofrecido su colaboración al resto de grupos municipales, y Trini Capdevila (ERC) ha pedido al ejecutivo municipal dialogar con el gremio.

La socialista Montserrat Ballarín ha acusado al equipo de Colau de tener poca sensibilidad hacia el sector y ha pedido más políticas de promoción, mientras que el concejal no adscrito Joan Josep Puigcorbé ha defendido que "las plantas y las flores son cultura", por lo que aboga por relajar las ordenanzas y las tasas que afectan al gremio.