Catalunya crea un modelo de atención a la endometriosis, enfermedad femenina "invisibilizada"

Cristina Martínez,Cristina Nadal,Alba Vergés,Francesc Carmona,Cristina Guruchaga
EUROPA PRESS
Actualizado 17/09/2018 15:05:02 CET

Afecta al 10% de las mujeres y tarda 8,3 años de media en diagnosticarse

BARCELONA, 17 (EUROPA PRESS)

La sanidad pública catalana ha incorporado un modelo de atención a la endometriosis, una enfermedad crónica que afecta al 10% de mujeres en edad reproductiva y que está "invisibilizada y estigmatizada" actualmente, con una media de 8,3 años para diagnosticarse en Catalunya, ha explicado la consellera de Salud de la Generalitat, Alba Vergés.

Aunque puede ser muy grave, con dolor crónico e infertilidad, "a menudo las mujeres que sufren la enfermedad no encuentran la comprensión del sistema sanitario, su entorno y la sociedad", porque se normaliza que la menstruación hace daño, no se tiene suficiente conocimiento y no se detecta la enfermedad en casos leves y moderados, ha dicho en rueda de prensa este lunes.

Este modelo sensibilizará a la sociedad y al ámbito médico y reordenará los recursos actuales con un protocolo asistencial-clínico que mejorará la rapidez del diagnóstico, el conocimiento entre los profesionales y las derivaciones a expertos, además de promover una atención integral a lo largo de los diferentes modelos asistenciales, asegurando también la equidad en el territorio.

El modelo, que se implementará en los próximos meses, asegurará que los hospitales de referencia y comarcales tengan los medios suficientes para tratarlo e involucrará a los profesionales en su detección y en la generación de más conocimiento, y la consellera ha remarcado que el modelo se ha realizado con la "incorporación de la voz de las pacientes en la evaluación".

El jefe de Ginecología del Hospital Clínic de Barcelona, Francesc Carmona, ha explicado que la patología consiste en que el tejido que reviste el interior del útero --el endometrio, que cada mes se prepara para el embarazo y se desprende en la menstruación-- aparece en un lugar que no es habitual, como fuera del útero o en otras partes, por ejemplo en ovarios, pelvis, hígado e incluso el pulmón o el cerebro en casos graves.

En la endometriosis, este tejido es capaz de crecer, proliferar, moverse, crear nuevos vasos sanguíneos y hacer metástasis, "y a pesar de todo es una enfermedad benigna, no es un cáncer, pero en algunos casos es más difícil de operar", y ha añadido que es muy prevalente.

DOLOR QUE PUEDE HACERSE CRÓNICO

Los síntomas son dolor difuso en la pelvis --que puede convertirse en crónico y permanecer una vez operada--, dolor durante la menstruación (dismenorrea) y al mantener relaciones sexuales (dispareunia), pero también puede doler en el aparato digestivo o al miccionar, así como llegar a afectar a los nervios de la médula espinal.

La enfermedad puede aparecer en cualquier momento de la vida reproductiva de la mujer: "Que sea dolor de regla, durante las relaciones sexuales e infertilidad ayuda a que esté más estigmatizada", ha reflexionado, y ha destacado que esta enfermedad puede comportar una pérdida importante de la calidad de vida, porque afecta mucho.

"IGNORADAS"

Carmona ha lamentado la gravedad de que se tarde tanto en diagnosticar, con altos costes para la salud pública y, sobre todo, para estas mujeres, y ha atribuido el retraso en el diagnóstico a que socialmente está normalizado el dolor durante la regla, y cuando una mujer explica que le duele se le dice que es débil, pero no es así, tiene una enfermedad: "Tenemos a muchas mujeres que son ignoradas, tratadas de forma que no es normal, a niveles muy altos de la atención".

La presidenta de la asociación EndoCat, Cristina Guruchaga, ha añadido: "Tiene más prevalencia que mujeres y hombres con asma, diabetes y sida juntas, y no solo afecta a las mujeres, también a sus familiares, su entorno social y laboral", ya que según un estudio, comporta que una mujer pierda en su trabajo 11 horas a la semana.

Ha añadido que le llegan cada semana 15 correos electrónicos de mujeres que buscan un médico que las pueda entender, y ha puesto sobre la mesa: "Tenemos un problema de que hay muchos médicos que no son capaces de derivarlas", por lo que ha celebrado que se avance en detectar y controlar los síntomas, mejorando la atención y en consecuencia la salud y calidad de vida.

REORDENAR RECURSOS

La directora general de Planificación en Salud y de Atención Sanitaria del Servei Català de la Salut (CatSalut), Cristina Nadal, ha afirmado que "en un principio, no hace falta nuevos recursos --para implementar el modelo--, sino que se trata de ordenar los actuales", y ha añadido que en un año se evaluará.

La enfermera especialista comadrona Maria Cristina Martínez ha destacado que el modelo introducirá en la práctica asistencial una escala estandarizada de dolor, puntuando numéricamente, y ha reflexionado que "no hay prácticamente nada publicado" sobre algo tan sencillo como esto.

También ha resaltado que, en las sesiones educativas que se realizan en educación Secundaria, profundizarán en la información proporcionada sobre la menstruación en alumnos de primero y segundo, además de las intervenciones en salud afectiva y sexual que se concentran más en tercero y cuarto.

A través de la educación persiguen un "cambio sociocultural en el sentido de que la menstruación no va ligada siempre al dolor", por lo que mejorarán también la sensibilización en personal de atención sexual y reproductiva (Assir) en la atención primaria y en profesionales relacionados.

FALTA INVESTIGACIÓN

Vergés ha reflexionado sobre que el tratamiento es actualmente heterogéneo, según el conocimiento del profesional que atiende a las mujeres: "Uno de los riesgos es que tengamos a las pacientes perdidas en el sistema, y otro que las detectamos muy tarde, por lo que se necesita mejorar el circuito", empezando por que la misma mujer pueda identificarlo y no se normalice este dolor.

A nivel de investigación se reproduce esta invisibilización, por lo que actualmente se desconocen las causas de esta enfermedad, si bien hay hipótesis sobre que puede ser que la regla sale de las trompas además de la vagina y que pueden influir determinados parámetros bioquímicos, pero actualmente se la conoce como una enfermedad rodeada de "intriga e interrogantes", según Carmona.