Multan a unos padres de Girona por el absentismo escolar de su hijo cuatro años

Publicado 09/10/2018 18:02:58CET

El juez cree que los padres "no pueden escudarse en el miedo" a que le pasara algo

GIRONA, 9 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado Penal 3 de Girona ha multado con 1.080 euros a unos padres de Girona por el "absentismo escolar reiterado" de su hijo durante cuatro cursos, y no ha considerado eximente el miedo por la salud del menor.

En una sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, el juez ha señalado que la asistencia regular a la escuela es uno de los pilares fundamentales en la educación del menor, y ha sostenido que la salud del menor no le impedía asistir a clase.

La sentencia señala que el menor --que ahora tiene 14 años-- tuvo una tasa de absentismo del 60% en el curso 2012-2013, del 64% en el 2013-2014, del 78% en el 2014-2015 y del 91% en el 2015-2016, en dos centros diferentes.

La juez señala que las faltas de asistencia fueron en dos centros, sin que haya quedado probado en el juicio que ninguno de ambos dijera a los padres que su hijo no podía ser atendido debido a sus problemas de salud.

La defensa de los acusados no discutió la ausencia del menor, y pidió la libre absolución porque una de las testigos dijo que la mayoría de las ausencias las justificaba la madre, según el juez, tal justificación "no deja de ser una mera excusa sin apoyo médico alguno".

La sentencia señala que la médico forense aseguró en el juicio que el menor podía hacer una "vida escolar normal y con mera información al centro escolar bastaba".

La juez asegura que no se está ante "hechos aislados o puntuales, sino ante una conducta reiterada que no ha sido revertida", y que la salud del menor no le impedía asistir a clase.

La sentencia remarca que los padres "no pueden escudarse en el miedo a que le pasara algo a su hijo estando en el centro escolar para desatendenr sus obligaciones legales consistentes en proporcionarle asistencia al colegio".

Por ello, la juez ha impuesto a cada uno de los progenitores a una multa de seis meses a razón de una cuota diaria de tres euros, lo que suma un total de 1.080 euros.

Contador