Empresarios de Ceuta reclaman otro Plan Estratégico para la ciudad con la fluidez fronteriza como principal preocupación

Publicado 23/12/2018 13:20:05CET

CEUTA, 23 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Confederación de Empresarios de Ceuta (CECE) ha cerrado su actividad de 2018 con una última reunión de su Junta Directiva antes de las fiestas navideñas en la que ha reclamado la elaboración de un nuevo Plan Estratégico para la ciudad autónoma que venga respaldado por el compromiso "para su correcta implantación" de instituciones, agentes sociales y ciudadanía con el fin de superar los temas que "más preocupación" generan a la patronal local, sobre todo "la situación del entorno fronterizo".

Los colapsos casi permanentes del paso del Tarajal son el asunto que más inquieta a la CECE, a cuyo Comité Ejecutivo también preocupan especialmente "las restricciones al movimiento de efectivo y los cierres de cuentas bancarias llevados a cabo por las entidades financieras, el régimen impositivo indirecto de los servicios profesionales y la importación, la seguridad ciudadana, la gestión de concesiones portuarias, la lentitud en la tramitación del nuevo PGOU y la situación del sector de la Construcción".

Según ha explicado la Confederación en un comunicado a los medios tras la última reunión de su Junta Directiva, la patronal ve necesario un nuevo Plan Estratégico que sustituya al aprobado en la Mesa de la Economía por la Administración y los agentes sociales en 2011, de cuyas 74 medidas apenas se ha desarrollado con éxito ninguna.

Aquel documento abogaba por desarrollar "el potencial de demanda que el país vecino representa para el comercio, los servicios y el turismo" de Ceuta, y por incentivar la radicación de "actividades encuadradas en servicios de alta cualificación como la medicina privada y el asesoramiento profesional".

Durante el último lustro, la fluidez de tránsito por la frontera para entrar o salir de la ciudad española no ha dejado de empeorar y la patronal sigue esperando la prometida rebaja generalizada de los tipos del IPSI --el equivalente local al IVA a tipos reducidos con un máximo del 10%-- que según el Gobierno autonómico que preside Juan Vivas (PP) está pendiente del visto bueno del Ministerio de Hacienda, que deberá asumir su posible coste debido a que la recaudación está garantizada por ley.

El propósito de esta medida sería "que los turistas procedentes de Marruecos perciban a la ciudad como una gran tienda libre de impuestos" y "crear una 'marca Ceuta". También se planteó la conveniencia de "habilitar una aduana comercial en la frontera" e incluso "facilitar un visado temporal y exclusivo para Ceuta a turistas no residentes en la provincia de Tetuán".

El Ejecutivo local mantiene la aspiración de aprobar antes de que termine la legislatura el nuevo Plan General de Ordenación Urbana que lleva tramitando desde hace más de diez años para reemplazar al de 1992, y ha puesto en marcha un proyecto de 'Ciudad Segura' que permitirá a las Fuerzas de Seguridad disponer, desde primavera, de un sistema de videovigilancia callejera con casi 70 cámaras de última tecnología.