Actualizado 09/06/2020 18:07 CET

Angelina Jolie recuerda su historia de amor truncada con Brad Pritt

Angelina Jolie attends the European premiere of "Maleficent: Mistress of Evil" at Odeon IMAX Waterloo on October 09, 2019 in London, England.
Angelina Jolie attends the European premiere of "Maleficent: Mistress of Evil" at Odeon IMAX Waterloo on October 09, 2019 in London, England. - 2019 GETTY IMAGES / TIM P. WHITBY - Archivo

   MADRID, 9 Jun. (CHANCE) -

En el año 2016 nos dimos cuenta que el amor de las películas no es para nada como el de la vida real. Puede que a veces triunfe por encima de todas las cosas, pero eso no es suficiente, por lo menos a largo plazo. Esto fue lo que le sucedió al matrimonio histórico de Angelina Jolie y Brad Pitt, una pareja de película que consiguió traspasar la pantalla para enamorar a todos sus seguidores. Como bien cantaba a grito pelado una de las grandes españolas, Rocío Jurado, no todo es para siempre y es que a estos dos se les terminó rompiendo el amor.

La noticia de su divorcio colapsó toda la prensa internacional. Nadie daba crédito, nadie entendía cómo dos personas que tenían un amor de película pudieran romper y con ellos, un mito cayó. Ahora, cuatro años después, Angelina Jolie ha roto su silencio en una entrevista para 'Le Figaro' y ha explicado cómo fue aquel trágico momento:

ANGELIA JOLIE, SOBRE SU SEPARACIÓN: "FUE UN MOMENTO COMPLICADO, NO ME RECONOCÍA"

"Fue un momento complicado, no reconocía en lo que me había convertido, era más pequeña, como insignificante. Sentí una tristeza profunda y real, estaba herida. Por otro lado, fue interesante volver a conectar con esta humildad e incluso esa insignificancia que sentí" han sido las palabras de la actriz. Parece ser que todo se acaba yendo, que la magia del principio no es duradera y que el amor que tenía que primar por encima de todo se marchitó.

ANGELINA JOLIE: "TENGO QUE REDESCUBRIR LA ALEGRÍA"

Pero esto no es todo, la exmujer de Brad Pitt ha confesado que esa mala época vino acompañada de otros problemas: "Además de todo esto tuve algunos problemas de salud. Todas estas cosas te recuerdan la suerte que tienes de estar viva. Esta es otra lección más para transmitir a mis hijos: la idea de renovación y, sobre todo, un posible regreso a la alegría de vivir. Tengo que redescubrir la alegría".

Cuando una pareja se rompe son muchos los problemas que trae y si además, es un matrimonio consolidado con hijos, la preocupación de cómo éstos llevaran tal trance es primordial. Angelina ha confesado que su papel como madre siempre ha estado por encima de todo: "Ese sin duda prevalece sobre todo. Por la mañana, me despierto mamá. Hoy, mañana otra vez y para siempre porque una vez que te convertís en progenitor pertenecée a otros seres, ya no te perteneces por completo. Toda mi vida y mis elecciones condicionan la vida de mis hijos. Sus necesidades y prioridades son mi prioridad, y estoy muy atenta a cualquier cosa que pueda influir o perjudicarlos. Por lo tanto, soy madre continuamente, y solo cuando están en la escuela puedo comenzar mi trabajo humanitario y político. Llamo a mi oficina, escribo editoriales para la revista Time... Una vez que todo esto termine finalmente puedo dedicarme al cine".

Ahora ve la vida como un camino en el que andar y como tal, se dará cuenta que las sorpresas y las oportunidades vienen cuando menos te lo esperas: "Siempre busco la libertad, y si a veces puedo parecer atrevida, es porque realmente no elijo la prudencia o la moderación. Tengo una casa en el fondo de la selva, y nunca me he negado a ir a un territorio en conflicto. Trabajo en la ONU, colaboro con el ejército, me esfuerzo por vivir experiencias que considero necesarias para mi construcción como ser humano. Me obligo a hacer cosas que me intimidan y que a veces me asustan".