Actualizado 27/04/2010 19:48

La Cuenca del Ruhr, la capital cultural europea más innovadora

Parque Paisajístico De Duisburgo
EP

MADRID, 27 Abr. (Por Diego García) -

En nombre de 53 ciudades, con casi cinco millones y medio de habitantes, la Cuenca del Ruhr es este año Capital Cultural de Europa. Situada en el corazón de Europa, la región constituye la tercera mayor zona de aglomeración de la UE y se siente orgullosa de poder presentar su singular herencia cultural y la asombrosa transformación que ha experimentado recientemente.

La Cuenca del Ruhr estuvo dedicada durante décadas a las industrias del carbón y el acero. En la actualidad ha logrado convertirse en una atractiva y dinámica mega-ciudad que viene definida por la diversidad cultural de sus habitantes, procedentes de más de 170 países, un floreciente sector de servicios y creatividad, su oferta cultural de reconocido prestigio internacional, sus impresionantes monumentos industriales y una amplia oferta de lugares de ocio.

En 2006 la ciudad de Essen fue distinguida con el título de Capital Cultural de Europa en nombre de toda la región, como señal de reconocimiento por la fabulosa energía cultural que había propiciado su incomparable transformación. Durante este año, la distinción proporciona a la Cuenca del Ruhr la oportunidad de presentarse como una metrópolis innovadora y poco convencional, plasmada en 300 proyectos y 2.500 eventos de muy diferente carácter.

INNOVADORA Y POCO CONVENCIONAL

La economía de la Cuenca del Ruhr estuvo centrada durante más de cien años por las industrias dedicadas al carbón y al acero. Sus habitantes trabajaban en condiciones de extrema dureza, lo que convirtió una franja de terreno significante en la verdadera central de energía de la industria alemana. A pesar de la barrera del idioma y de las diferencias culturales, los obreros aprendieron en los altos hornos y en las siderurgias a confiar ciegamente los unos en los otros. Este sentimiento de pertenencia recíproca constituye el fundamento de la identidad de la región, del mito del Ruhr.

La decadencia de la industria del carbón y del acero después de la Segunda Guerra Mundial supuso un nuevo reto que los habitantes de Cuenca del Ruhr afrontaron con su proverbial coraje y pragmatismo. Mientras las antiguas instalaciones industriales -pozos, minas de carbón, gasómetros, altos hornos e incluso fábricas de cerveza- se iban transformando poco a poco en extraordinarios monumentos industriales a lo largo de la llamada "Ruta de la cultura industrial", la Cuenca del Ruhr se convertía al mismo tiempo en sede de 19 universidades, 100 salas de conciertos, 120 teatros y más de museos y festivales.

En la actualidad, la región está formada por más de 53 ciudades, entre las que destacan por su tamaño Dortmund (587.000 habitantes), Essen (583.000 habitantes), Duisburgo (497.000 habitantes) y Bochum (382.000 habitantes). Todas estas ciudades están situadas sin solución de continuidad a lo largo de la arteria de tráfico principal de la Cuenca del Ruhr, la autopista A40, sin que sea posible percibir los límites de cada una o un centro urbano común.

En el sur atraviesa la región el río Ruhr, que durante mucho tiempo fue símbolo tanto del apogeo como del declive de esta Cuenca, incluso en lo referido a los daños medioambientales. En la actualidad, tanto el Valle del Ruhr como los ríos Emscher y Lippe, han recobrado toda su belleza natural, que aporta aire limpio, verdes paisajes y numerosas áreas de esparcimiento, con una afluencia de visitantes cada vez mayor durante los fines de semana.

El parque paisajístico de Emscher forma un pasillo verde de la metrópolis del

Ruhr con su naturaleza virgen, nuevos jardines, zonas de deporte y ocio así como la "Emscherkunst.2010", una original exposición de arte al aire libre.

LA VISITA A ESSEN

Patrimonio de la humanidad UNESCO Zeche Zollverein

Estas instalaciones mineras construidas en estilo Bauhaus en 1932 fueron las últimas en cerrarse. La que una vez fue la más grande y más bella mina de carbón de Europa, es hoy un significativo monumento industrial. Las áreas más emocionantes de la historia de la minería, como por ejemplo las máquinas extractoras, la nave Wipperhalle y la sala de las calderas pueden ser visitadas

La Catedral de Essen con el Tesoro de la Catedral

Después del arreglo de los daños ocasionados por las bombas, la Catedral se ve hoy como a comienzos del siglo XIV. La versión de Westfalia de una nave de iglesia gótica temprana descansa en los fundamentos de la primera colegiata de Essen. Dentro del tesoro de la Catedral cuentan muchos objetos de arte, como por ejemplo la Virgen Santísima dorada, la antigua figura moldeada de Maria del Occidente.

La Antigua Sinagoga

En 1913 fue inaugurada la sinagoga por la comunidad judía en Essen. La monumental cúpula construida por el arquitecto Edmund Körner ofrece lugar para aproximadamente 1.400 personas. El 9 de noviembre de 1938, la sinagoga se incendió durante la noche pogromo conocida como "Reichspogromnacht", pero por otro lado el edificio soportó la guerra casi sin daños. Desde su restauración, la sinagoga es lugar conmemorativo con numerosas exposiciones.