¿Sabes que el 48% de los españoles tiene problemas para dormir? Un buen descanso, clave para nuestra salud

No dormir lo suficiente afecta directamente a nuestro bienestar físico y mental
No dormir lo suficiente afecta directamente a nuestro bienestar físico y mental - BRIAN BUCHARD / CORTESÍA
Publicado: miércoles, 20 marzo 2024 9:59

   MADRID, 20 Mar. (CHANCE) -

Dormir bien es todo un lujo, y no está al alcance de cualquiera. Factores como el frenético ritmo de vida que llevamos, el estrés, una mala alimentación, la falta de una rutina constante a la hora de irnos a la cama, o un excesivo uso del móvil influyen en que más a menudo de lo que queremos admitir muchos de nosotros no consigamos dormir 'a pierna suelta' y no descansemos lo suficiente para afrontar el día a día con energía.

En concreto, el 48% de los españoles reconocen que tienen problemas para dormir o alteraciones del sueño. Algo que se acentúa, como refleja el estudio Cigna 360-Vitality, en las ciudades -donde reside la mayor parte de la población- por elementos como la contaminación del aire, la falta de espacios verdes o la saturación de estímulos visuales y auditivos, además de los anteriormente mencionados (principalmente el estrés por intentar rendir al máximo no solo en el terreno profesional sino también en el personal).

De ahí que el descanso se haya convertido en un "lujo" al alcance de muy pocos y el insomnio en un problema que cada vez afecta a más gente -12 millones de personas confiesan tener problemas de sueño en nuestro país- que provoca a su vez otro tipo de problemas como el cansancio crónico, alteraciones hormonales, dificultades para concentrarse, una mayor irritabilidad, empeoramiento en la memoria e incluso un mayor riesgo de desarrollar enfermedades crónicas como la diabetes tipo 2, enfermedades cardíacas y obesidad.

   Con motivo del Día del Sueño el pasado 15 de marzo te contamos, de la mano de Hästens y del doctor Chad Eldridge, varias claves que reflejan la importancia de un sueño reparador y de un buen descanso, pilares del bienestar físico y mental.

1. La calidad del sueño está directamente relacionada con los aspectos de la salud más importantes: la función cognitiva, el procesamiento emocional y la función inmunológica. Por ello, cuidar el sueño es vital para mejorar la salud de las personas, ya que la falta de descanso conlleva un mayor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares o neurológicas, además de provocar -como ya os hemos señalado- trastornos que afectan a nuestra rutina como sensación de cansancio permanente, dificulad para concentrarse o desgana a la hora de cumplir con nuestras obligaciones.

2. Las temperaturas frescas están relacionadas con un mejor descanso: una cama que ofrece transpirabilidad no se ve afectada por la acumulación de calor, lo que contribuye a mantener una temperatura adecuada para un sueño de calidad. Así que invertir en un buen colchón, un buen somier o una buena almohada mejorarán tu descanso. Además, es importante intentar dormir en una posición que relaje los músculos y respalde la columna vertebral, claves para un sueño reparador.

3. La carga de estrés sí se reduce a través del sueño: La falta de sueño ejerce una carga de estrés en el cuerpo que tiende a acumularse, lo que se asocia no solo a un malestar físico sino con una amplia gama de enfermedades. Es decir, intenta hacer gestos tan sencillos como dejar el móvil 'aparcado' y no mirarlo desde una hora antes de acostarte, cenar ligero, o intentar olvidarte de los problemas diarios al irte a la cama. Es complicado, pero si pones la mente 'en blanco' tu organismo te lo agradecerá.

4. El objetivo es llegar a la fase REM: un sueño adecuado permite al cerebro llevar a cabo la fase REM, que es cuando, se borran los recuerdos a corto plazo en el hipocampo y se seleccionan los importantes para almacenarlos en la memoria a largo plazo. Ahí es cuando nuestro cuerpo libera tensiones, descansa y recarga pilas para afrontar con energías el día siguiente.

5. Regularidad, el ingrediente más importante: la regularidad del sueño tiene un mayor impacto en todas las causas de mortalidad que la duración del sueño, por eso es importante establecerse un horario y pegarse a él. Es decir, aunque parezca mentira es mejor ser constante en nuestro descanso -aunque durmamos menos horas de las que nos gustaría- que dormir más pero a horas intempestivas que alteran nuestro bioritmo y acaban pasándonos factura.

6. Horario estable para combatir el insomnio: a la hora de superar el insomnio, hay que establecer un horario para dormir realista, ya que todos sabemos que acostarnos a las 21.00 -por poner un ejemplo- es casi una quimera. La clave, limitar y evitar cosas que nos estimulen, crear un ambiente de sueño que nos permita estar relajados y cómodos y no crear una relación de ansiedad con el sueño (relacionado directamente con intentar reducir la carga de estrés).

7. Ambiente tenue y sin ruido: el ambiente define el estado de ánimo para dormir, por eso, hay que mantener un ambiente oscuro, limitar la luz, mantenerlo fresco para conseguir una temperatura corporal fresca y limitar el ruido todo lo que se pueda. Tu cuerpo ¡y tu mente! te lo agradecerá.

Contador