Actualizado 28/06/2007 19:35 CET

Bertín Osborne: Un digno sucesor de Ramón García en "El Grand Prix"

"YO TENGO MI FORMA DE PRESENTAR Y RAMÓN TIENE OTRA DIFERENTE. CADA UNO LE DA SU TOQUE"

Ha sido el seductor de toda una época y se mantiene en sus trece a pesar de ser ya abuelo de un pequeño de cinco meses y todo lo sufrido por el nacimiento prematuro de su hijo con la modelo venezolana Fabiola Martínez. A Bertín Osborne siempre le ha gustado hacer programas de corte familiar y ahora se planta como el sucesor de Ramón García en el clásico programa de verano Grand Prix . Esta vez desde las cadenas autonómicas, encabezadas por Telemadrid, el cantante y presentador se encargará de continuar la tradición televisiva manteniendo en antena un programa que lleva en funcionamiento 12 años y que Ramón García junto con la vaquilla hicieron mítico. El reto para Bertín Osborne es volver a recuperar un programa que encandila a los niños y al que él mismo se considera enganchado. Primero lo vieron sus hijas y de seguir así, su nieto y su hijo también podrán crecer con él.

El cantante estará acompañado por una guapísima presentadora, como no podría ser de otra manera. Ella es Cristina Urgel y ambos trabajarán codo con codo cada jueves para divertir a toda la familia. ¿Se atreverán con la vaquilla?

¿Te había apetecido alguna vez presentar El Grand Prix ?

La verdad es que ha sido una sorpresa que me llamaran porque nunca se me había ocurrido que podría presentarlo. Estaba muy bien presentado por un profesional como Ramón García. Además, yo soy un espectador habitual de los veranos. Cuando tenía niñas más pequeñas, me lo hacían ver y ahora que son mayores, estoy enganchado.

¿Qué novedades tiene esta nueva versión?

Es más moderno en cuestión de escenario, de vestuario y en la mecánica de las pruebas, pero sigue siendo igual de divertido. Sobre todo es un programa para toda la familia. Yo llevo muchos años haciendo televisión familiar, que es lo que me gusta hacer. Quiero hacer programas que no me avergüence verlos delante, ya no de mis hijas que son mayores, pero sí de mi nieto.

Este es un programa que se ha convertido en un clásico y ahora continúas tú la tradición. ¿No temes las comparaciones con Ramón García?

No porque yo ya tengo precedentes en este tipo de formato familiar y de entretenimiento. Vengo de presentar durante ocho años Lluvia de estrellas . Estoy convencido de que nuestro Grand Prix va a ser bastante mejor (Ríe). No, en realidad es inevitable que haya comparaciones pero es que a todos nos da igual. Yo tengo mi forma de presentar y Ramón tiene otra diferente. Cada uno le da su toque y yo pienso darle el mío propio, pero creo que a la gente le gusta Grand Prix y le va a seguir gustando.

¿Cuál es tu prueba favorita?

Me gustan casi todas, pero en la grabación del primer programa nos matamos de la risa con una especie de karaoke en el que al concursante le ponen unos cascos y el invitado famoso y el alcalde tienen que averigüar cuál es la canción que está escuchando a través de lo que cante o tararee. Fue verdaderamente divertido.

¿Y habría alguna prueba que no harías?

Yo creo que las haría todas. Incluidas las pruebas que se hacen con la vaquilla. Estoy seguro de que me divertiría muchísimo.

¿Harás tú la demostración previa a las pruebas?

No, no la voy a hacer. Es que ya se verá, pero quienes hacen la presentación son tan increíbles que le hacen ver a uno su incapacidad física. Son unos tíos que presentas, te hacen un doble salto mortal desde el techo y se te plantan delante. Son unos genios.