Xavi Hernández y su mujer solidarios con los niños enfermos

Publicado 03/06/2015 10:14:27CET

MADRID, 3 Jun. (CHANCE) -

Xavi Hernández y su mujer Nuria Cunillera, unos futuros papás muy pendientes de los niños enfermos. El Hospital de Sant Joan de Déu de Esplugues de Llobregat abrió las puertas de su nuevo hospital de día, un equipamiento que dobla la capacidad del actual y que permitirá atender de forma ambulatoria a niños con enfermedades crónicas, sin necesidad de que se queden ingresados.

XAVI HERNÁNDEZ Y SU MUJER NURIA CUNILLERA, UNOS FUTUROS PAPÁS MUY PENDIENTES DE LOS NIÑOS ENFERMOS

La jornada de puertas abiertas contó con la participación de pacientes, trabajadores y donantes, entre los que estaban el presidente de la Fundación Bancaria La Caixa, Isidre Fainé, y el jugador del Barça y embajador de la Obra Social La Caixa, Xavi Hernández, cuyas aportaciones económicas sirvieron para iniciar el proyecto en febrero de 2014.

El hospital de día fue posible gracias a la aportación de un millón de euros por parte de entidades, fundaciones y miles de particulares, que han respondido al llamamiento del Hospital de Sant Joan de Déu y a las campañas de recaudación como la que se realizó en las farmacias catalanas mediante la venta de cajitas de caramelos solidarios. Xavi y Nuria donaron al Hospital Sant Joan de Déu los regalos de su boda para este proyecto.

El Hospital de Sant Joan de Déu, el hospital de día es una unidad asistencial en la que los niños pueden recibir de forma ambulatoria el tratamiento que necesitan de patologías como el cáncer, la insuficiencia renal o la diabetes.

FELICES, EL JUGADOR Y SU ESPOSA ENTRARON AL HOSPITAL COGIDOS DE LA MANO

El nuevo equipamiento, que se pondrá en servicio a finales de junio, ocupa 1.000 metros cuadrados y dobla la capacidad del actual. El hospital de día dispone de dos salas para pequeñas intervenciones quirúrgicas y de 32 camas, dos de las cuales serán habitaciones de aislamiento y otras dos estarán preparadas para hacer diálisis.

Su diseño simula un bosque, con árboles y espacios verdes, y los boxes son individuales, para garantizar la intimidad y el descanso de los niños, y amplios, para que los padres puedan estar con los pacientes.

El jugador del Barcelona y su mujer entraron al hospital cogidos de la mano. A Nuria, embaraza de poquito, todavía no se le notan los cambios físicos de su nuevo estado. Lució para la ocasión pantalón blanco y top de tirantes del mismo color.

Para leer más