Justicia agrupará los casos de violencia de género de Nules y Segorbe en el Juzgado exclusivo de Vila-real

Gabriela Bravo en imagen de archivo en Les Corts
CORTS/INMA CABALLER - Archivo
Publicado 13/12/2018 12:25:31CET

   Rechaza que haya insuficiencia de plantilla en el de Castellón donde cuatro funcionarios han pedido trasladado y se ocuparán las plazas

   CASTELLÓN, 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

   La consellera de Justicia, Gabriela Bravo, ha anunciado este jueves que el Ministerio de Justicia ha trasladado un proyecto de decreto a la Conselleria que plantea agrupar los casos de violencia de género que se registren en los partidos judiciales de Nules, Segorbe y Vila-real en el juzgado exclusivo de esta materia de esta última localidad castellonense.

   Bravo ha realizado estas declaraciones ante los medios tras inaugurar el 'Taller sobre Violencia de Género' en la Ciudad de la Justicia y al ser preguntada por la comarcalización del juzgado de Violencia de Género de Vila-real.

   Al respecto, la titular de Justicia ha señalado que la Conselleria ya ha informado "favorablemente" y ya se ha remitido el proyecto de decreto al Consejo General del Poder Judicial, por lo que queda llevarlo al Consejo de Ministros. "Según nos han trasladado desde el Ministerio de Justicia, se pretende que para enero esté ya en marcha que toda la competencia la asuma ya Vila-real", ha añadido.

   Según Bravo, se trata de una respuesta a una "reivindicación histórica" porque todos los sectores, desde jueces, fiscales, el presidente de la Audiencia o abogacía, "han reclamado la unificación de partido, así que esperemos que en enero sea una realidad".

   Bravo ha comentado que este modelo, que será "positivo" en la provincia de Castellón, no se puede extrapolar, por ejemplo, a Alicante, por la distancia entre los pueblos. Así, ha dicho que, para unificar, se debe tener en cuenta que la carga de trabajo que asumirá el juzgado "no supondrá un entorpecimiento" para su funcionamiento y que no se aleje demasiado a la víctima del órgano judicial.

   En este sentido, ha considerado que distancia de entre 15 y 20 kilómetros son "asumibles" para el desplazamiento de cualquier víctima. Preguntada por la distancia que hay entre Segorbe y Vila-real, la consellera ha indicado que, en este caso, "por la configuración geográfica, todo no puede estar tan perfecto".

   No obstante, ha mostrado su seguridad de que la víctima "preferirá ir a Vila-real, donde tendrá centralizados todos los recursos desde el primer momento y con una juez especializada en la materia", a que sea conocido su caso por un juzgado que se ocupe además de otros asuntos diferentes y que hace que se "desdibuje" la "necesaria" especialización que se requiere para trabajar en violencia de género.

   Por otra parte, preguntada sobre las crítica de los sindicatos sobre la situación de Juzgado de Violencia de Género de Castellón, en el que cuatro personas han pedido un traslado, Bravo ha destacado que la plantilla de este juzgado es "la que corresponde", según la normativa del Ministerio de Justicia, "por tanto no hay una insuficiencia de plantilla".

TRASLADO

   En cuanto al traslado de estas personas, la consellera ha apuntado que desde la Conselleria están "alertados" y ha asegurado a la juez que en el momento "en que se produzca el hecho de que estos funcionarios dejen de ocupar su puesto en el juzgado porque han elegido otro lugar, pondremos en marcha el mecanismo de forma urgente para ocupar esas plazas".

   "Se ofrecerán (las plazas) al resto de funcionarios de carrera y, si no las ocupan, las ocuparemos provisionalmente por interinos", ha dicho.

   Interpelada respecto al volumen de trabajo en dicho juzgado, la consellera de Justicia ha señalado que la mecánica de trabajo de los juzgados de violencia es diferente a la de, por ejemplo, un juzgado de instrucción "porque en todos los asuntos que entran con detenidos la ley obliga a practicarse todas las diligencias necesarias de forma inmediata porque se tiene que adoptar una decisión respecto a la orden de protección o no de la víctima".

   Por lo tanto, "obliga al juzgado a una mecánica diaria de trabajo intensa", ha dicho. "El problema de los juzgados de violencia no es tanto de carga de trabajo como de que es una mecánica de trabajo diferente que obliga durante toda la mañana a descansar poco y a tomar pocos cafés".

   Al respecto, ha comentado que la jueza de Castellón ha reconocido que incrementar el número de funcionarios no le resuelve nada "porque jueza hay una y es la que tiene que decidir".