Actualizado 01/02/2021 14:15

El PP pide informes sobre la incidencia de la cepa británica en la Comunitat y más controles en aeropuertos

Catalá y Bonig comparecen en la sede del PPCV
Catalá y Bonig comparecen en la sede del PPCV - PPCV

   VALÈNCIA, 1 Feb. (EUROPA PRESS) -

   La presidenta del PPCV, Isabel Bonig, ha reclamado este lunes a la Conselleria de Sanidad que realice estudios sobre la incidencia de la cepa británica y otras en la Comunitat Valenciana, ya que "por los altos contagios y la mortalidad parece que ya está instalada". Asimismo, ha reclamado un refuerzo de los controles en los aeropuertos.

   Tras el consejo de dirección del PPCV, Bonig ha anunciado una serie de peticiones ante la "presión insoportable" que sufren los hospitales valencianos. "A ver si somos capaces de adelantarnos de una puñetera vez al virus; el gobierno de Ximo Puig ha ido por detrás desde el 14 de marzo", ha enfatizado en rueda de prensa.

   Entre estas medidas, Bonig ha exigido que Sanidad haga estudios "rigurosos y científicos" sobre la incidencia de las nuevas cepas al igual que otras comunidades donde gobierna el PP. También ha pedido que imite a Madrid, que este lunes inicia los test de antígenos en farmacias y clínicas odontológicas, y haga cribados masivos en zonas de gran incidencia.

   Pero, sobre todo, ha advertido que "es imposible controlar el virus" si no se refuerza el rastreo y la frecuencia de las pruebas en la sanidad pública. "Se están retrasando siete días en hacer una PCR, es un descontrol. Si tienes dinero, vas a la privada y te la hacen rápidamente", ha asegurando recordando que el Botànic era "el gobierno que decía que la sanidad era pública, de calidad, en valenciano y 'per a tots'".

   Otra de las propuestas que ha lanzado es la de que los estudiantes de último curso de Enfermería, Ciencias de la Salud o Medicina puedan realizar tareas de apoyo en hospitales con tutores, como Sanidad aprobó al inicio de la pandemia, de forma voluntaria y para reducir la presión en las UCI. A su juicio, esto se podría haber organizado en verano para afrontar mejor la segunda y tercera ola.

   Al margen de la sanidad, la 'popular' ha urgido a la Generalitat a tramitar todas las sanciones por incumplir las restricciones y que "el peso de la ley caiga sobre ellos". Ha defendido que los políticos tienen un "plus de responsabilidad" y ha alabado "la inmensa responsabilidad de la inmensa mayoría de valencianos".

   "Las sanciones están durmiendo el sueño de los justos, no se están tramitando. Es algo muy español, muy de la izquierda: hago leyes duras y luego no ejecuto ninguna, así no vamos bien", ha alertado, para instar a Puig a destinar alguno de sus "330 altos cargos" a tramitarlas.

   Sobre las últimas medidas, como la mascarilla obligatoria para hacer deporte de 10 a 19 horas, ha insistido en que las restricciones "no sirven de nada si no van acompañadas de gestión" y ha criticado la falta de dispositivos policiales en zonas de gran afluencia como la playa de la Malva-rosa de València.

HOSPITALES DE CAMPAÑA Y ANTIGUA FE

   Por otro lado, la líder del PPCV ha vuelto exigir la documentación que acredita que la Generalitat recepcionó la obra de los hospitales de campaña y que las instalaciones estaban en condiciones de recibir pacientes. "Si no nos lo dan, iremos al Tribunal Superior de Justicia y pasará como los expedientes de los hermanos Puig", ha avisado.

   En lugar de estas "carpas de falla en las que llevan gastados 16 millones", ha defendido la posibilidad de habilitar el antiguo hospital militar de Mislata (Valencia) como han hecho en Sevilla. También ha recordado que el PP tenía presupuestado cuando gobernaba el derribo de la antigua Fe para crear un nuevo hospital "en condiciones". "Hoy podría ser el Zendal valenciano", ha añadido la portavoz municipal y diputada, María José Catalá, en alusión al nuevo hospital de emergencias de Madrid.

   Las 'populares' han criticado las "graves deficiencias" de la antigua Fe tras el traslado de pacientes del hospital de campaña durante las últimas semanas, ante la información publicada este fin de semana por 'El Español' que recoge una carta anónima de una enfermera quejándose de la situación. Sanidad, por su parte, desmintió la versión y defendió que todas las medidas adoptadas han sido para proteger a los paciente. La Conselleria cifra en un centenar los pacientes en la antigua Fe, la mayoría de más de 80 años y con enfermedades asociadas, y de todos ellos, un tercio en estado leve.

   "Nada más tener conocimiento de esa denuncia, que nos llegó por otras fuentes, acudimos al Síndic de Greuges para que iniciara una investigación de oficio y lo pusimos en conocimiento del Juzgado de Guardia de Valencia para que dé traslado a la Fiscalía e inicie una investigación de oficio", ha afirmado Bonig, quien se ha mostrado "absolutamente convencida" de que será así.

   Catalá también ha pedido explicaciones a Puig porque "diga lo que diga, el comunicado de Sanidad dice otra cosa: la situación allí es precaria y es indecente tratar así a nuestros mayores". "De aquellos polvos, estos lodos. Había más opciones, pero se apostó por un hospital de campaña que no sirve para nada", ha lamentado, para criticar que "una de las primeras decisiones del Botànic fue paralizar un nuevo hospital (el nuevo Arnau) con una inversión de 65 millones para estar listo en 2018".

Más información