Publicado 21/10/2020 12:08CET

Las mujeres siguen teniendo poca o nula representación enpuestos directivos en el sector de la animación

COMUNICADO: Las mujeres siguen teniendo poca o nula representación enpuestos de liderazgo en el sector de la animación
COMUNICADO: Las mujeres siguen teniendo poca o nula representación enpuestos de liderazgo en el sector de la animación - MIA

   MADRID, 21 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Las mujeres tienen poca o nula representación en puestos de directivos y de liderazgo, según se desprende de un estudio de la asociación de Mujeres en la Industria de la Animación (MIA) con motivo de la celebración del Día Mundial de la Animación el próximo 28 de octubre.

   De los catorce cargos analizados como característicos o propios del sector, un total de diez han resultado con una representación de mujeres del 0%. Los cargos específicos del género animación se tornan ampliamente masculinizados con una representatividad de mujeres del 10%, según el estudio.

   En concreto, los puestos de dirección tienen una representación de mujeres del 0%; los de guion de un 14%, y los de digitalización o efectos visuales, representan un 22%.

    "El objetivo de esta investigación social es reflejar con datos cómo la animación sigue siendo un sector muy masculinizado, con poca presencia de mujeres en puestos directivos y con un papel muy estereotipado en los contenidos, de ahí que nuestro propósito principal sea dar voz y mejorar las condiciones de las mujeres en la industria que se enfrentan cada día al techo de cristal", ha explicado la presidenta de MIA y miembro de la Academia de Cine, Alicia Núñez.

   Las mujeres, según el estudio, se vinculan al cargo de dirección de producción donde representan un 80%. Único cargo de los estudiados con una representatividad femenina superior al 60%. "Este puesto por el contrario se asocia principalmente con aspectos de organización y gestión de recursos, que encajan a la perfección con ese rol tradicional femenino", afirma la presidenta de MIA.

   Otra de las conclusiones que arroja la investigación es la fuerte y acentuada desigualdad encontrada en el sector de la animación en largometrajes. Una de las representatividades más altas (64%) se alcanza en un apartado referido como 'Other crew' o bajo la categoría de "otros". "Este dato denota que sí "hay mujeres trabajando en el sector de la animación, pero quedan relegadas a un segundo plano, a cargos no prioritarios y no reconocidos dentro de la animación en largometrajes", explica Alicia Núñez.

   Los altos costes que tienen los metrajes de animación también repercuten y dificultan el acceso de las mujeres a puestos de dirección. Según la investigación realizada por MIA, en los únicos proyectos en los que aparecen mujeres directoras a lo largo del estudio es en el metraje corto. "Los largometrajes suponen costes superiores a los cortometrajes por lo que se refuerza esa asociación entre aspecto económico y género. Allá dónde los importes son mayores, las mujeres no tienen presencia", ha expuesto la presidenta de la asociación.

   Por último, el estudio analiza los contenidos en el que las mujeres son retratadas en los personajes que intervienen en las producciones. Las principales conclusiones muestran que el 100% de los comentarios considerados violentos son emitidos por hombres; la representatividad de mujeres queda reducida a un 29% y un 28% en personajes hablantes y no hablantes, respectivamente; las mujeres no aparecen retratadas según la diversidad y realidad social, y el 90% de los personajes con ropas ajustadas o provocativas son mujeres.