Publicado 21/07/2021 19:25CET

Confebask dice que "lo peor de la crisis ha quedado atrás, pero la quinta ola crea incertidumbre y tendrá repercusiones"

Ve positivo el ascenso de Calviño, pero cree que el planteamiento de Trabajo sobre la reforma laboral añade "más dificultades" para el empleo

BILBAO, 21 Jul. (EUROPA PRESS) -

Confebask cree que "lo peor de la crisis ha quedado atrás" y espera que la recuperación "afiance y acelere" en los próximos meses, aunque reconoce que la quinta ola genera "incertidumbre" y "tiene repercusiones" en la economía.

El presidente de Confebask, Eduardo Zubiaurre, ha realizado estas manifestaciones en la rueda de prensa ofrecida en el Palacio Euskalduna con motivo del habitual Consejo General anual de la patronal vasca, que ha contado con la participación de su Comité Ejecutivo y los presidentes y directores generales de sus organizaciones miembro, Adegi, Cebek y Sea.

Eduardo Zubiaurre ha señalado que "lo peor de la crisis sanitaria y económica ha quedado atrás" y que, después de más de un año de crisis sanitaria y económica, se observa un "escenario de progresiva recuperación, con distintos ritmos", según países en función de la evolución de la pandemia y la vacunación, pero con "una mejoría clara" de la economía global en su conjunto, y con una revisión "al alza" de las previsiones de los distintos organismos a medida que pasa el año.

A su juicio, la recuperación "se afianzará y acelerará en los próximos meses". No obstante, reconoce que existe incertidumbre por esta quinta ola que también está incidiendo, además de en la sociedad, en las empresas.

Zubiaurre, que ha señalado que se está ante una crisis "atípica y muy difícil de gestionar", ha afirmado que seguramente las consecuencias de esta quinta ola se van a notar "rápidamente" en algunos sectores.

El presidente de Confebask ha indicado que las empresas viven un momento de recuperación, pero estar "viviendo una quinta ola tiene repercusiones en todos los niveles, porque toda la economía está relacionada". Uno de los efectos es "muchos miles de personas confianadas", de manera que la tasa de absentismo es "altísima". "La incertidumbre está ahí porque vivimos una crisis que todavía no está superada", ha apuntado.

Por otra parte, tras repasar la previsiones para EEUU y la UE, ha señalado que en Euskadi, tras la superación de un primer trimestre "renqueante" marcado por la "mala" evolución de la pandemia y la "lentitud" de la campaña de vacunación, se afronta "con esperanza este segundo semestre del año".

Zubiaurre ha subrayado que la confianza económica de empresas y
consumidores sigue "mejorando de manera clara" y la producción industrial en Euskadi es "ya casi la misma que antes del covid". Además, los indicadores de actividad de todos los sectores "apuntan a una segunda mitad de año de clara mejoría".

Zubiaurre ha señalao que, según las encuestas de Adegi, Cebek y Sea, las empresas vascas están "experimentado ya un importante rebote de su actividad", aunque no está siendo "igual en todos los sectores" y en algunos todavía hay "camino por recorrer". No obstante, ha indicado que, por término medio, la industria, la construcción y los servicios a las empresas "mejoran claramente sus expectativas".

De acuerdo a esas encuestas, entre el 85 y el 90% de las empresas
consultadas prevé mantener o incluso aumentar su plantilla. Además, ha indicado que en Euskadi se está ya "a unos pocos miles" del número de afiliados a la Seguridad Social que se tenía antes de la pandemia, en concreto, en torno a 6.500 personas. A su juicio, son cifras que reflejan "muy bien el compromiso social de las empresas vascas con la
recuperación del empleo y previamente con su mantenimiento".

PREVISIONES

En este escenario, Confebask mantiene básicamente las previsiones para la economía vasca realizadas en diciembre, con un crecimiento para este año que rondará el 7%, "con una horquilla entre el 6% y el 8%", en función de cómo avancen aspectos clave como son la vacunación y los rebrotes de la pandemia.

En relación al empleo, siguen pensado que se recuperará, probablemente "con algo más de intensidad" de lo que estimaron en diciembre y creen que se generarán 5.000 empleos al cerrar el ejercicio y la tasa de paro cerrará el año en torno al 10,5%.

Zubiaurre ha indicado que, a pesar de la "progresiva mejoría" de la actividad, la "incertidumbre" sigue "siendo muy elevada" y las empresas les transmiten varias preocupaciones, entre ellas, la "debilidad" de la economía española y también la de la economía internacional, así como el descenso en la rentabilidad de las ventas y los "elevados" costes laborales.

En relación al Gobierno central y a la remodelación del Ejecutivo, considera "positivo" el ascenso de Nadia Calviño, que ha pasado a ser la vicepresidenta primera, porque es una "persona muy conocedora" del ámbito europeo y "eso siempre ayuda", porque "una de las claves de la recuperación y de la transformación que puede tener la economía española y vasca va a ser la correcta canalización y empleo de los fondos europeos".

En este sentido, espera que "tenga acierto" a la hora de afrontar "la buena gestión de estos fondos y de los condicionantes con los que vienen", como son un programa de reformas "muy ambicioso", entre ellas, la laboral.

En relación a la reforma laboral, cree que Europa lo que está marcando son "unas prioridades y unas líneas de actuación". "No sé si opuestas, pero sí muy diferentes a las manifestaciones que se han trasladado desde el ministerio de Trabajo", ha precisado.

Zubiaurre cree que el mercado laboral español no está siendo "muy eficiente" y "pierde empleo con demasiado facilidad y le cuesta mucho recuperarlo" porque hay una normativa que "no favorece la contratación, la estabilidad". "Es muy rígida y las ideas que pretende Trabajo no van en la buena dirección, sino en introducir más rigideces, más condicionantes y más dificultades a las empresas para contratar", ha añadido. Por lo tanto, cree que pueden introducir "más incertidumbre y más dificultades para el empleo y su recuperación".

Por otro lado, el presidente de Confebask ha advertido de que "un factor claro y de creciente preocupación empresarial" a medida que la recuperación económica se afianza, es "el rápido y elevado encarecimiento" de los costes de la energía y de las materias primas y de la logística, así como los "problemas de abastecimiento de ciertos productos" para sectores clave de la economía, como el automóvil.

Asimismo, ha asegurado que otro de los asuntos que les "preocupa y ocupa" tiene que ver con el acceso empresarial a los fondos europeos 'Next Generation' y su repercusión en la transformación y modernización de la economía y las empresas vascas.

En este sentido, cree que el Gobierno español tiene "todavía mucho por concretar" respecto "a cómo piensa canalizar dichos fondos a la economía real y a las pymes en particular". "Esto es, cómo se adjudicarán esos fondos y los criterios que se van a seguir. Lo único que conocemos hasta ahora es que deben responder a los tres ejes de transformación competitiva marcados por Bruselas: el digital, el energético y el medioambiental. Sabemos que Euskadi tiene proyectos tractores muy bien posicionados en esas áreas y que la red de pymes está muy alineada también con esos proyectos. Pero, a partir de ahí, todavía desconocemos a quién, cuándo y cómo se va a materializar", ha añadido.

No obstante, ha apuntado que, en todo caso, deberían ser una "oportunidad" para "la transformación competitiva del país que no se puede perder". En este sentido, ha destacado la importancia de la colaboración público-privada.

Por último, en relación al Plan de Desarrollo Industrial e Internacionalización 2021-2024 aprobado por el Gobierno vasco, ha señalado que ya dieron su conformidad al Gobierno vasco y están "dispuestos a colaborar para que se puedan materializar".

Contador