Una exposición muestra en Mérida casi una treintena de monumentos de todo el mundo a través de maquetas

412650.1.644.368.20181028112014
Vídeo de la noticia
Publicado 28/10/2018 11:20:14CET

   MÉRIDA, 28 Oct. (EUROPA PRESS) -

   La exposición de maquetas de madera 'Monumentos del Mundo', realizada por el autor extremeño Francisco Collado, y que cuenta con casi una treintena de obras, puede visitarse en el Centro Cultural Alcazaba de Mérida hasta el próximo jueves, 8 de noviembre, con entrada totalmente gratuita.

   El autor, natural Casas del Castañar (Cáceres), aunque residente en Calamonte (Badajoz), ha subrayado que "todo está hecho a mano con segueta y con lijas". "Es manual, totalmente manual", ha remarcado.

   En declaraciones a Europa Press Televisión, Collado ha indicado que hace las maquetas a partir de una o varias fotografías, elige la parte del monumento por la que va a empezar y "de abajo a arriba" empieza a construir.

   Entre los edificios expuestos se encuentran el Parlamento de Budapest, el Puente de Londres, el Taj Mahal de la India, la Plaza de Toros de Las Ventas de Madrid o la Giralda de Sevilla, es decir, monumentos "de todo el mundo", ha indicado Collado.

   Además, también están presentes en la exposición monumentos extremeños, como son la fachada del Monasterio de Guadalupe y el Templete, Puerta Palma de Badajoz, el Puente Lusitania y el Teatro Romano de Mérida o el Puente de Alcántara.

   Todas estas obras han sido realizadas con madera okume, que son tableros de 2x3 metros, que Francisco Collado adquiere en almacenes de carpintería.

   A este respecto, el autor ha indicado que "todos" los edificios "son costosos" de construir y que "dependiendo del tamaño" puede emplear "más o menos" tiempo en su elaboración. "Las maquetas más grandes he estado trabajando con ellas un par de años, otras seis meses, no tengo prisa en construirlas", ha apuntado.

   Finalmente, Collado ha puesto en valor que "no hay nadie que no se quede maravillado" al ver sus trabajos, toda vez que ha añadido que los visitantes "no entienden que se pueda hacer manual con el lujo de detalles que tienen".