La Junta prevé la construcción de 21 plantas fotovoltaicas con 1.200 millones de inversión en Extremadura antes de 2020

José Luis Navarro, en rueda de prensa en Mérida
EUROPA PRESS
Actualizado 19/07/2018 12:49:12 CET

   La sequía y su incidencia en la hidroeléctrica impidió que la región generara el 100% de su consumo procedente de fuentes renovables

   MÉRIDA, 19 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Un total de 21 plantas fotovoltaicas que suman una potencia instalada de 1.800 megavatios (MW) y una inversión cien por cien de capital privado de 1.200 millones de euros, tienen previsto iniciar su construcción en Extremadura este 2018 y el próximo año 2019.

   Esta es la previsión que maneja la Consejería de Economía e Infraestructuras, cuyo titular, José Luis Navarro, ha avanzado además que antes de que finalice el presente mes de julio se iniciarán las obras de un proyecto de 50 MW en Alvarado (Badajoz), y que en el último trimestre se iniciarán las otros dos proyectos de grandes dimensiones.

   Se trata de los localizados, por un lado, entre Usagre e Hinojosa, de 500 MW, y por otro el formado por ocho pequeñas plantas que suman unos 300 MW en Valdecaballeros, ambos en la provincia de Badajoz.

   Así lo ha avanzado el consejero extremeño en una comparecencia en Mérida para ofrecer el balance eléctrico de Extremadura en 2017, en el que ha dado cuenta de la situación actual del sector fotovoltaico extremeño, que pasa por un momento "enormemente ilusionante" de cara a la generación de empleo y de dinamización económica en la región.

   Navarro ha detallado que, en total, se encuentran en tramitación en Extremadura 35 proyectos "concretos" en Extremadura que suman un total de 2.500 MW, algunos de las cuáles cuentan ya con las pertinentes autorizaciones administrativas, entre ellas los 21 proyectos que comenzarán a construirse entre este y el próximo año.

   En concreto, ha dicho que en lo que queda de 2018 comenzarán las obras de una docena de proyectos que suman casi 1.000 MW, y en 2019 empezarían otras nueve que acumulan casi 900 MW.

   A ello hay que sumar, ha señalado, la previsión de que antes de que finalice el presente año estará en funcionamiento el primer parque eólico proyectado en la región, situado en la Sierra del Merengue, en Plasencia (Cáceres), con 40 megavatios y un coste estimado de 38 millones de euros.

   En definitiva, ha señalado que Extremadura esta viviendo "un momento muy especial" en materia de energía fotovoltaica tras seis años "perdidos" por la moratoria aprobada en 2012 por el Gobierno del PP, al tiempo que ha subrayado que estos proyectos son financiados al 100% con dinero privado, en tanto que esta tecnología ya no necesita ayudas públicas para hacerlas rentables.

   Esto supone, ha añadido, una "enorme oportunidad" para una comunidad como la extremeña con mucho suelo, con una buena infraestructura de red eléctrica, y una "altísima radiación solar".

RECLAMACIONES AL GOBIERNO

   Asimismo, ha señalado que "todas las medidas" del nuevo Gobierno de Pedro Sánchez van encaminadas en el "sentido que le interesa a Extremadura", si bien ha anunciado que le trasladará una serie de reclamaciones en esta materia.

   Por un lado, ha solicitado que impulse una ley de cambio climático y transición energética, así como la elaboración del Plan Nacional Integral de Energía y Clima. Por otro lado, ha apostado por un cambio en la regulación del autoconsumo dado que la normativa actual es "enormemente restrictiva".

   Igualmente, solicita que las próximas subastas del mercado eléctrico se basen en el precio de la energía, y que se diferencie por tecnologías de producción (eólica, fotovoltaica, biomasa...), así como que se invierta en las infraestructuras de transporte de la energía para poder absorber el incremento de la producción previsto hasta 2030, fecha en la que la Unión Europea ha establecido el objetivo de consumir al menos el 30 por ciento de su demanda eléctrica procedente de fuentes renovables.

BALANCE ELÉCTRICO 2017

   En cuanto al balance eléctrico en Extremadura del pasado año, cabe destacar que la demanda creció por cuarto año consecutivo hasta situarse en 5.068 MWh, lo que supone un 1,99 por ciento más que en 2016, un crecimiento superior a la media nacional, que fue del 1,14 por ciento.

   Esta demanda supone el 23,92 por ciento de la energía eléctrica producida en Extremadura el pasado año, que fue de 21.185 GWh, lo que representa un 0,81 por ciento más que el año anterior, un aumento contenido debido al descenso registrado del 45 por ciento en la producción hidráulica en 2017 debido a las escasas precipitaciones.

   Por su parte, la energía nuclear, que supone casi la totalidad de la producción no renovable de la región, fue la que mayor cantidad aportó, con 16.345 GWh, un 7,71 por ciento más que en 2016.

   De esta forma, la energía nuclear producida en la central de Almaraz supuso el 77,15 por ciento del total generado en la región en 2017, mientras que el 22,51 por ciento procedía de fuentes renovables.

   En concreto, de las energías renovables la que más aportó al conjunto de la producción fue la solar termoeléctrica, con un 9,71 por ciento del total; seguida por la hidráulica, con el 6,41%; la fotovoltaica, con el 5,28%; y la térmica renovable, con un 1,1%.

   Con todo, la generación renovable hubiera permitido cubrir el 94 por ciento de la demanda total de energía en Extremadura, un dato que es inferior al 116 por ciento del ejercicio anterior debido a la citada reducción de la producción hidroeléctrica, ya que tanto la termoeléctrica como la fotovoltaica, incrementaron sus cifras con respecto al 2016, con un 4,2 y un 5,4 por ciento, respectivamente.

   Según ha indicado el consejero, y tomando como referencia la media de los 15 últimos años en la producción hidroéletrica, tal y como recomienda la UE a modo estadístico para evitar las oscilaciones motivadas por la meteorología, Extremadura habría producido el 111 por ciento de su demanda energética procedente de fuentes renovables.

   Con respecto a la incidencia de las lluvias en la producción eléctrica, el consejero ha apoyado la investigación abierta por la La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) sobre los precios de la electricidad, teniendo en cuenta el incremento experimentado por la factura el año pasado alegando la escasa producción hidroeléctrica por la sequía, que sin embargo este año de abundantes precipitaciones no ha supuesto un descenso en su precio.

ALMARAZ Y EL ATI

   Por otro lado, a preguntas de los periodistas, ha señalado que la Junta comparte con los grupos del PP y PSOE en la Diputación de Cáceres la postura de que no se cierre la central nuclear de Almaraz al término de su vida útil mientras no se cuente con un plan alternativo para la economía de la comarca.

   En este sentido, ha recordado las palabras del presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, en las que señalaba que el Ejecutivo extremeño "no va a permitir" el cierre de la central mientras aunque alcance los 40 años de vida útil si antes no hay "negociado, acordado y puesto en marcha un plan alternativo". "Es absolutamente imprescindible", ha insistido.

   En cuanto al recurso presentado por Ecologistas en Acción y otras organizaciones contra el Almacén Temporal Individualizado (ATI) de la central de Almaraz, ha señalado que "no lo conoce en profundidad", si bien ha cuestionado el recorrido que pueda tener ya que el proyecto "está ya autorizado y puesto en marcha".