Publicado 16/03/2022 20:21

Feijóo denuncia el "pasotismo" a Sánchez por posponer a fin de mes medidas frente a la crisis y le afea su "ego"

El presidente de la Xunta de Galicia y candidato a la presidencia del PP nacional, Alberto Núñez Feijóo, saluda en la celebración de un acto del PP de Galicia en la Cidade da Cultura.
El presidente de la Xunta de Galicia y candidato a la presidencia del PP nacional, Alberto Núñez Feijóo, saluda en la celebración de un acto del PP de Galicia en la Cidade da Cultura. - Álvaro Ballesteros - Europa Press

Erige al PP en "esperanza" para reunificar el centroderecha y tener un Gobierno estatal "sin caos": "Quiero para España lo logrado en Galicia"

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

   El presidente de la Xunta y candidato a la Presidencia del PP, Alberto Núñez Feijóo, ha denunciado este miércoles el "pasotismo" del jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, por posponer a fin de mes la adopción de medidas para hacer frente a la crisis económica recrudecida por la invasión rusa en Ucrania, y se ha preguntado "por qué espera" cuando "ya no hay colchón económico" y los españoles "no llegan a fin de mes".

   En su acto de campaña más multitudinario hasta ahora, ya que la organización ha trasladado que se reunieron unas 2.500 personas en el Museo de la Cidade da Cultura de Santiago, Feijóo, quien ha urgido reiteradamente a Sánchez a bajar impuestos para paliar los efectos del alza de precios --con el foco en la energía y en los hidrocarburos--, ha recriminado al Gobierno posponer la concreción de medidas hasta final de mes, tras la celebración del Consejo Europeo.

   "Nos dicen 'ya veremos dentro de 15 días' y que estemos tranquilos porque con o sin Europa, bajarán los precios. Pero si es con o sin Europa, ¿A qué esperamos a que bajen los precios? ¿Por qué no bajan los precios ya? ¿Por qué no tomamos decisiones ya?", ha proclamado Feijóo.

   Tras asegurar que no se pueden "aplazar" las decisiones sino que hay que "agilizarlas", Feijóo ha avisado al jefe del Ejecutivo que los marineros, los ganaderos, los agricultores y los transportistas "no pueden esperar a fin de mes". "Si los españoles no podemos llegar a fin de mes, ¿Por qué realmente tanto pasotismo?", se ha preguntado, ante un auditorio entregado, que le ha interrumpido en numerosas ocasiones.

   Además, el presidente de la Xunta ha resaltado que parece "una broma" que "mientras el mundo trabaja para evitar una tercera guerra mundial", Sánchez "no sea capaz de convencer a sus socios de Podemos" para que "entiendan la gravedad" de la situación. "Parece una broma que menos de 34 horas después de anuncia un incremento del presupuesto de Defensa, una parte del Gobierno central diga que no lo ve y que no está de acuerdo", ha resaltado.

"EL PEOR GOBIERNO DE LA HISTORIA RECIENTE DE ESPAÑA EN EL PEOR MOMENTO"

   Pero "la triste realidad", ha continuado el dirigente gallego, es que "en este momento, en el peor momento", los ciudadanos del país tienen "al peor Gobierno de la historia reciente de España". "Lamentablemente, no es una broma, es verdad", ha clamado.

   "Cuando España necesita respuestas, liderazgos sólidos y gobiernos comprometidos, cuando necesita acciones, resulta que la respuesta son titubeos y perder el tiempo, el tiempo que no tienen las familias españolas", ha censurado.

   Tras remarcar que Sánchez ha contado con el apoyo del PP para cuestiones como la posición exterior frente a la invasión rusa, ha lamentado que tenga la "oposición" dentro de su propio Ejecutivo --en alusión a las discrepancias con Podemos-- y que, mientras "se tambalea la estructura económica y social", centre sus esfuerzos "insultar a un simple candidato de un partido", en referencia a él mismo.

"EGO" DE SÁNCHEZ

   Muy crítico con Sánchez, Feijóo ha defendido que el reto del PP debe ser "ganar y gobernar, en este orden", y ha ironizado con que la aspiración no es vencer en "ego". "En cuestión de egos, es imposible competir con quienes nos dirigen; si queremos hacer una clasificación de egos, Sánchez gana y nosotros perdemos, no tengo duda", ha esgrimido.

   Y ha insistido en que determinados pasos del Gobierno pudieran parecer "una broma", aunque son "verdad". "Parece una broma que mientras a 25 kilómetros de la frontera europea se está desatando una guerra sin cuartel, La Moncloa se quiera convertir en un plató de televisión, para grabar una serie, en mejor honra del Gobierno", ha ejemplificado.

"QUIERO PARA ESPAÑA LO QUE LOGRAMOS EN GALICIA"

   Enfrente, en clave interna, Feijóo ha reivindicado la labor que el PP ha realizado en Galicia y ha asegurado que lleva años "haciendo política nacional intentando que la política nacional se parezca más" a lo que han hecho en su tierra, donde el "populismo" no tiene representación en la Cámara autonómica --ni Vox ni Podemos, recuerdan los populares, se sientan en el hemiciclo gallego--, y se ha unido al centroderecha en torno al PP.

   Un Feijóo muy aplaudido por los suyos e interrumpido en varias ocasiones a gritos de "presidente", ha añadido que en Galicia, además, el nacionalismo "grita" pero "no gobierna".

   "Yo he venido haciendo política nacional en los últimos años. Ser presidente de Galicia es ser el representante ordinario del Estado en Galicia. La política nacional se hace en cualquier parte; es posible dirigir una nacionalidad histórica y ser leal al Estado", ha esgrimido, para añadir que también se puede gobernar con dos lenguas sin privilegiar ninguna", ha ejemplificado.

   Y en esta coyuntura, ha asegurado que el PP no tiene "otro reto" que llevar "la estabilidad política e institucional" que hay en Galicia "al resto de España". "Quiero para España lo que logramos en Galicia", ha proclamado, para subrayar que es su tarea y antes de recordar que en la Comunidad logró recuperar el Gobierno en poco tiempo, pese a que fue el sucesor de alguien "insustituible", Manuel Fraga.

LA "ESPERANZA" DEL PP

    Y antes de lanzar su despedida gallega, con un mensaje tranquilizador a los suyos sobre la sucesión, ha concluido que la "ilusión abrumadora" que está viendo en su gira por el territorio le reafirma en la convicción de que "el PP es la esperanza de que España recupere un Gobierno unido y con los cinco sentidos puestos en defender los intereses generales".

   Además de esa "ilusión", ha advertido que la "unidad" y "trabajar todos los días" será clave para lograr la meta electoral que puso sobre la mesa en el mismo día que anunció su candidatura: gobernar el país. Y hacerlo, ha concluido, "sin caos ni división". "Igual que hemos gobernado sin caos ni división desde 2009 en Galicia, vamos a conseguir volver a gobernar España sin caos ni división", ha zanjado.