El programa de detección precoz de cáncer de mama detectó posibles lesiones en 4.000 mujeres en 2018

Un nuevo método de inteligencia artificial predice el riesgo futuro de cáncer de mama
HM DELFOS - Archivo
Publicado 29/05/2019 18:06:23CET

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 29 May. (EUROPA PRESS) -

   El Programa gallego de detección precoz de cáncer de mama (PGDPCM) permitió detectar en 2018 lesiones sospechosas a un total de 4.114 mujeres, un 2,45% de las participantes, que fueron así remitidas a una unidad de diagnóstico y tratamiento para complementar las pruebas y contar con un diagnóstico definitivo.

   Así se recoge en los datos trasmitidos por el conselleiro de Sanidade al Consello de la Xunta celebrado este miércoles, sobre la evolución global del Programa entre 1992 y 2018.

   Durante el pasado año, se alcanzó una participación del 80,91% y se revisó a un total de 167.733 mujeres, la cifra más alta hasta el momento. Con datos provisionales, en 2018 se diagnosticaron 655 casos de cáncer de mama.

   Entre 1992 y 2018 se alcanzó una participación del 78,94%, lo que supuso un total de 2.555.261 de exploraciones a mujeres, a las que algo menos de un 3% se les indicó una valoración clínica adicional.

   Los datos de participación superan los valores establecidos por las Guías europeas de garantía de calidad en cribado y diagnóstico mamográfico, tanto en el valor aceptable (situado en el 70%) como en el deseable (en el 75%), de forma continuada desde 2006.

   En concreto, entre las 2.555.261 exploraciones entre 1992 y 2018, más del 97% de las mujeres obtuvieron un resultado normal en la exploración mamográfica y al 2,88% se les derivó a una valoración clínica adicional.

   Entre 1992 y 2007 se diagnosticaron 8.598 cánceres entre las pacientes remitidas al hospital para estudio. Esto supone una tasa de detección global en este período de 3,6 cánceres por 1.000 mujeres exploradas.

IMPACTO SOBRE LA MORTALIDAD Y SUPERVIVENCIA

   Según varios estudios realizados por la Dirección Xeral de Saúde Pública con los datos del programa entre 1980-2012, en mujeres de 50 a 69 años se produjeron "910 menos muertes por cáncer de mama de las esperadas".

   Es decir, la mortalidad por cáncer de mama en mujeres gallegas que participan en los cribados ha descendido en más de un 20%, respecto de lo previsto sin cribado.

   Además, entre 1996 y 2009 también se ha extendido la supervivencia de las mujeres entre 50 y 69 años diagnosticadas de cáncer de mama. Las participantes en el programa presentaron una supervivencia relativa a los 5 años del 96,6%, superior a la del mismo grupo de edad diagnosticada al margen del programa (83,1%).

   El programa fue puesto en marcha en 1992, dirigido a mujeres de entre 50 y 69 años, tal y como marcan las directrices de la UE. La prueba básica de cribado es la mamografía, con una periodicidad de dos años. Se realizan dos proyecciones mamográficas (cranio-caudal y oblicua-medio-lateral) en cada mama.

   La citación es personal y por carta y se envía en los 10-15 días previos a la cita.

Contador

Para leer más