Actualizado 20/05/2015 15:30 CET

El acoso sexual destruye la educación de las niñas en Sierra Leona

Niñas van a la escuela en Sierra Leona
Foto: PLAN INTERNACIONAL/MARK READ
  

Profesores que abusan de sus alumnas a cambio de buenas notas o alumnos que molestan a sus compañeras son frecuentes

   MADRID, 20 May. (Por Nancy, una joven de 19 años de Moyamba (Sierra Leona) -  y miembro del Comité de Jóvenes Asesores de Plan Internacional)

   Como parte de un programa de Plan Internacional hice varias entrevistas a "Niños/as del Milenio" acerca de la violencia de género en los colegios. Descubrí como el acoso sexual determina la educación de las niñas sierraleonesas, y sus vidas en general.

   Los responsables son mayoritariamente profesores varones. Según los jóvenes de Moyamba, "raramente pasa un día sin un caso de acoso, incluyendo violaciones, penetración o agresiones". Podemos encontrar espeluznantes relatos de niñas de tan solo 4 años que han sido violadas en nuestra comunidad. A pesar de los muchos esfuerzos de las ONG por combatir esta plaga que arrasa Sierra Leona, parece que el número de casos no hace más que aumentar.

ACOSO SEXUAL: PROFESORES

   Solo pensar en este problema me asusta y más saber que combatir el acoso sexual en los colegios es complicado. Las niñas son muy vulnerables, suelen ver a los profesores como a sus padres y, normalmente, confían mucho en ellos. Pero las niñas de mi comunidad no se sienten así. Y espero que esto cambie algún día.

   En mi comunidad hay muchísimos casos de profesores que se sienten atraídos por sus alumnas. El profesor aprovecha su posición para que sus alumnas paguen por mejores notas, material escolar o libros, cosas que el profesor sabe que no se pueden permitir. De esta forma, los profesores empiezan ofreciendo dinero a las niñas o haciendo que estas trabajen para ellos: haciendo la colada, cortando el césped o cualquier tarea doméstica. Si las chicas se niegan, comienza el acoso para mantener relaciones sexuales.

   Algunos profesores ayudan a sus alumnas pagando sus gastos escolares u otras cosas que necesitan. En algunas ocasiones, incluso les prometen construirles una casa. Todo ello con el único objetivo de acostarse con ellas.

Plan Internacionanl

Foto: PLAN INTERNACIONAL/MARK READ

   Este tipo de propuestas, y las continuas presiones de los profesores, han hecho que muchas niñas se cuestionen su asistencia al colegio. Hablé con una chica de 17 años que fue víctima de estos abusos: "muchas de nosotras, muchas chicas, somos acosadas por los profesores, nos proponen relaciones sexuales a cambio de pasar de curso o buenas notas. Cuando voy al colegio siento miedo". "Algunos profesores nos acosan sexualmente o abusan de nosotras cuando nos invitan a sus casas con la excusa de que nos darán las notas", añadió.

   Los profesores pueden llegar a pedir unos 10 dólares por aprobar una asignatura. Su lema es: "si tu cerebro te falla, tu bolsillo no debería fallarte. Si tu bolsillo te falla, tu sexo, tu condición de mujer, no debería fallarte". En muchas ocasiones, las amenazas de los profesores son claras: "si no aceptas mis deseos sexuales te suspenderé".

VIOLENCIA DESDE LOS ALUMNOS

   Algunos colegios mixtos no cuentan con suficientes baños, por lo que los alumnos y las alumnas los comparten. Una estudiante me contó que en su colegio los baños estaban más cerca del bosque que del propio colegio, lo que aumenta el riesgo de abusos. Algunos chicos se dedican a molestar a las niñas mientras estas están usando el baño. Esta situación se ha convertido en algo muy peligroso. De hecho, ya ha habido casos de chicas violadas por otros estudiantes en los baños.

EL MIEDO A DENUNCIAR

   Se han creado muchas medidas para proteger a las niñas en los colegios. Por ejemplo, 'El Código de Conducta del Profesor', 'Actos de Ofensas Sexuales' y 'Los derechos de los niños/as' de 2007. Sin embargo, raramente estas leyes son implantadas por los colegios o defendidas por los agentes del Estado. Una de las principales consecuencias es que la mayoría de los casos no sean denunciados, y los que lo son, no transcienden, debido al prestigio de los culpables, normalmente profesores.

Plan Internacionanl

Foto: PLAN INTERNACIONAL/MARK READ

   Las menores también temen que al denunciar o al negarse a mantener relaciones sexuales, el resto de profesores se ponga en su contra. En Sierra Leona hay un dicho que reza que "un profesor nunca traiciona a otro profesor". En muchos casos, los acosadores aprueban a sus alumnas, pero hablan con otros profesores para que sean ellos los que las suspendan.

INTERVENCIÓN DE LOS AGENTES DE PROTECCIÓN INFANTIL

   Como menores de edad, necesitamos protección y colegios seguros. Una solución sería aumentar la conciencia y el apoyo social tanto desde el Gobierno como desde las agencias de protección infantil y las familias. De esta manera, se podría asegurar que aquellos que cometen estos crímenes sean castigados.

   La ignorancia de las autoridades escolares es imperdonable. El miedo a dañar la reputación del colegio hace que infravaloren la magnitud del problema. Por su parte, los padres deberían reclamar el cumplimiento de las leyes y apoyar a sus hijas.

   Una chica de 13 años, que fue violada, me dijo: "La violencia sexual puede destruir el futuro de cualquier niña. No deberíamos permitir que la sociedad acepte estos abusos".