Activistas LGTBI sopesan su próximo paso en Taiwán tras el rechazo al matrimonio homosexual en referéndum

Defensores del matrimonio homosexual en Taiwán
REUTERS / TYRONE SIU
Publicado 26/11/2018 12:23:30CET

KUALA LUMPUR, 26 Nov. (Thomson Reuters Foundation/EP) -

La comunidad LGTBI de Taiwán estudia llevar su causa a los tribunales después de que en un referéndum celebrado el sábado dos terceras partes de los votantes respaldasen la definición de matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer, pese a los teóricos avances judiciales y políticos de los últimos años.

La consulta se celebró a pesar de que, en 2017, el Tribunal Constitucional sentenció que las parejas del mismo sexo tenían derecho legal a casarse. El fallo, inédito en Asia, estableció un plazo de dos años para la legalización, pero está por ver ahora la fórmula que se utiliza.

Tras la consulta del sábado, la portavoz del Gobierno, Kolas Yotaka, ha confirmado la voluntad de las autoridades de redactar una ley especial para favorecer la igualdad, pero los activistas ya han alertado de que esta vía paralela sería discriminatoria y han tachado de ilegal el referéndum.

Jennifer Lu, de la Coalición por la Igualdad del Matrimonio, ha reconocido la "decepción" tras la consulta, aunque ha dicho no estar sorprendida por la "desinformación" que, según ella, difundieron durante las semanas previas los detractores de la legalización.

Los activistas LGTBI han recibido unas 2.000 denuncias de irregularidades y ahora planean analizarlas para estudiar "el próximo paso". Entre las opciones que figuran sobre la mesa esta una "acción legal", ha confirmado Lu en declaraciones telefónicas a la Thomson Reuters Foundation.

La Coalición por la Felicidad de la Futura Generación, contraria a las bodas gays, ha zanjado que las quejas "no tienen ninguna base". "Es una victoria para los valores familiares. Es una victoria clara, así que todos deberían aceptar los resultados", ha señalado el presidente del grupo, Tseng Hsien Ying.

La presidenta de Taiwán, Tsai Ing Wen, afirmó este año que la sociedad sigue dividida sobre el tema, aunque ella misma hizo campaña en favor de la legalización al aspirar a la reelección en los comicios de 2016.